Franco Armani: El hasta luego de la leyenda

5 de enero del 2018

Sin guantes, ni medias largas y guayos, el arquero se despidió de Nacional.

Franco Armani: El hasta luego de la leyenda

El guardameta argentino saltó al gramado de juego el viernes 5 de enero ante la hinchada de Atlético Nacional. Esta vez, en su aparición número 110 en el Atanasio Girardot, ante los seguidores del club paisa, Franco Armani, sin guantes, ni medias largas y guayos puestos, se despidió del equipo luego de 249 partidos disputados y 13 títulos ganados.

Con rumbo a cumplir un sueño, el jugador más ganador en la historia del Verde decidió dar un paso al costado para defender los colores de River Plate, equipo de su país y del cual se dice es hincha.

Un estadio lleno, colmado de lágrimas no solo de los miles de seguidores sino de las nubes, que con la lluvia intermitente no impidió que los fanáticos asistieran en masa al ‘Coloso de la 74’ a despedir a Armani.

Tal fue el escenario que muchos que dialogaron con Kienyke.com se atrevieron a compararlo con el homenaje que el club le hizo a las víctimas del accidente aéreo ocurrido en la Unión, donde fallecieron integrantes del equipo de fútbol Chapecoense.

Camilo Beltrán, estudiante de derecho, solo pudo decir que la partida del golero es más que triste: “Es lo peor que le ha pasado a mi equipo”. Para muchos, Franco Armani es el jugador más grande de la historia de Nacional.

Foto: Julián Medina – Kienyke.com

Por su parte, Esteban Zapata, un comerciante de 25 años de edad, asegura: “Si el deseo de Franco (Armani) era irse, yo estoy feliz, y toda la hinchada también debería estarlo, él nos lo dio todo”.

Franco saltó a la cancha y el estadio explotó

Mientras todos cantaban: “Se llama Franco Armani/ Es argentino/ En ídolo verdolaga se ha convertido“, la emoción estalló al ver a la leyenda, como decían los trapos de las barras, salir al campo de juego.

Rodeado de sus 13 títulos, acompañado de su esposa Daniela Rendón, y alentado por cerca de 28.000 personas, sólo podía contener sus lágrimas con una mano, mientras con la otra sostenía el micrófono con el que se iba a despedir.

Foto: Julián Medina – Kienyke.com

Quién más, si no René Higuita, uno de sus maestros en los últimos días, para dar las primeras palabras, frases que no solo hicieron llorar más a Armani, sino que hicieron gritar y aplaudir al público. El agudo grito se dio cuando ambos héroes se dieron, quizá, el abrazo más importante en la historia del club, el abrazo de los dos pilares de las copas Libertadores que conquistó, la primera en el 89, la segunda en 2016.

Dentro de su discurso le tiró un dardo al número 34 de Nacional. René le dijo a Armani con orgullo: “Busca tu sueño, lucha de nuevo, pero nunca olvides que en Atlético Nacional te hiciste, de Atlético Nacional eres, y de Atlético Nacional siempre serás”.

A Kienyke.com, Higuita le confesó que para el grupo fue muy difícil la noticia de su partida, porque para el club “era un líder sin la cinta (de capitán)”. Además, aseguró que no le preocupa saber que su legado puede ser superado por Armani: “Solo me interesa saber que la hinchada me quiere y sé que Armani es enorme”, dijo el ‘Loco’.

Foto: Julián Medina – Kienyke.com

Y se despidió Franco Armani

Con lágrimas, acompañado en la tarima por los líderes de la barra, el gran Franco Armani, sin necesidad de leer un discurso, sacando sus palabras desde lo más profundo del corazón, se despidió.

Aseguró que siempre se sintió en casa, y que quiere vivir en Medellín cuando se retire, pero eso no es todo, antes de finalizar un discurso con más lágrimas y amor que dicción, Armani logró recrear el grito de la hinchada el día que Nacional quedó campeón de la Libertadores: “Me comprometo a que mi final de carrera será en Nacional”.

En ese momento nadie sabía que hacer, solo quedaba llorar, incluso, quien escribe esta nota alcanzó a sentir como todo su cuerpo se erizaba al saber que la mayor admiración de muchos se iba, pero no se despedía, sino que se alejaba por tres años, lo que durará su contrato en River.

Levantó la copa que él se ganó en Rosario, con la tan recordada triple atajada en cuartos de final. Dio la vuelta olímpica como si hubiera ganado un título, y terminó su estadía en el Atanasio con atención a los medios.

Foto: Julián Medina – Kienyke.com

Sin decir mucho, agradeció a la gente de Medellín, que le dio a su esposa y todo su amor, también dejó las puertas abiertas al club y habló sobre su nuevo contrato.

Afuera la gente lo sigue cantando a pesar de que ya no está en el estadio, porque Franco Armani no se fue, Franco Armani quedó en el corazón de todos aquellos que siguen a Atlético Nacional, y muy seguramente, como lo dijo su compañero Alexis Henríquez, terminará su carrera en el club que le dio todo, al lado del también ídolo samario Henríquez Charales.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO