“No vivo de miedos”: Freddy Rincón

30 de abril del 2018

El exfutbolista habló con KienyKe.com

“No vivo de miedos”: Freddy Rincón

Minuto 88. El gol de Pierre Littbarski sepultó las esperanzas de la Selección Colombia de clasificar a la siguiente ronda del Mundial Italia 90. El país entero lloró; cuatro minutos más tarde, cuando faltaban segundos para que se escuchara el pitazo final, después de una recuperación de balón que inició Leonel Álvarez, en la que intervino ‘el bendito’ Fajardo y ‘el pibe’ Valderrama, él logró definir entre las piernas del portero alemán Bodo Illgner. Ferddy Rincón marcó el gol más importante de su carrera. Gracias a ese gol y a muchos más que consiguió con su potente derecha, Colombia pasó del llanto a la alegría.

Ese momento siempre estará en su memoria y en la de todos los colombianos que vivieron o no aquella hazaña. Aquel relato de los hechos ocurridos el 9 de junio de 1990 en el estadio Renato Dall Ara de Bologna, han trascendido de generación en generación.

A sus 51 años Freddy Eusebio Rincón disfruta de lo que cosechó a lo largo de su carrera profesional. Ídolo en dos equipos importantes del fútbol colombiano como lo son Independiente Santa Fe, en el que inició su carrera profesional y América de Cali, club en el que se bañó de gloria y conquistó dos títulos de liga y una destacada participación en Copa Libertadores que le permitieron dar ese salto al balompié internacional y convertirse en el primer colombiano en vestir la camiseta del Real Madrid, uno de los clubes más importantes del mundo.

En la cancha se caracterizó por ser un jugador hábil, potente y con un estado físico envidiable. Fuera del terreno de juego es sonriente, amable, piensa muy bien lo qué va a decir y la forma en lo que lo dirá, sabe que cualquier palabra que pronuncie se puede transformar en noticia. Mientras camina no duda en atender a todo aquel que se acerque a pedir una foto o autógrafo, es algo que agradece porque siente que es el reconocimiento a más de 40 años dedicados al fútbol en diferentes facetas.

“Yo aún juego fútbol, hago gimnasio, no soy ese atleta que fui en su momento, pero me mantengo. Soy un hombre que se considera vencedor y eso es algo que no voy a perder nunca”, confiesa con orgullo a KienyKe.com.

Foto: Andrés Romero/KienyKe.com

La palabra que más lo representa es luchar. No fue fácil salir tan joven del calor y el mar de Buenaventura, al frío de Bogotá donde venía a probar suerte en Independiente Santa Fe. En principio no fue sencillo, pero sabía que era una oportunidad única que no podía desaprovechar y bajo las ordenes de Jorge Luis Pinto se encargó de demostrar todo su potencial y en su primer partido marcó dos goles contra el Junior de Barranquilla.

Posteriormente, pasó al América de Cali, equipo que en ese entonces dominaba el fútbol colombiano. La transferencia no fue bien recibida por muchos hinchas por lo que significaba Freddy como jugador para los ‘cardenales’, sin embargo, la tentación de estar cerca a su tierra y pelear títulos fue mucho más fuerte.

Con los ‘escarlatas’ fue figura, se cansó de anotar goles en el campeonato local y Copa Libertadores, lo que le significó llegar a la Selección Colombia dirigida por ‘Pacho’ Maturana donde además de hacer una labor importante de sacrificio, se deshacía de rivales como si fuesen conos de entrenamiento.

Pero ‘el coloso’ quería más. Sentía que el fútbol de este lado del continente se le había quedado pequeño, fue allí cuando decidió dar el salto al balompié italiano logrando grandes números en el Napolés. En 1995 el director técnico del Real Madrid, Jorge Valdano, puso sus ojos en él y solicitó a las directivas su fichaje.

La operación finalmente se cerró por 4 millones de euros y Freddy se convirtió en el primer futbolista colombiano en llegar a la casa blanca. Sin embargo, no logró adaptarse y poco a poco fue perdiendo importancia en la alineación. Con la llegada del nuevo entrenador, Arsenio Iglesias Pardo, finalizó su etapa en el Real Madrid, disputando un total de 21 partidos (13 como titular y solo cuatro los 90 minutos).

Fue el fútbol brasileño el que le abrió las puertas nuevamente. Por segunda ocasión vistió la camiseta del Palmeiras siendo figura,  provocando su traspaso al Conrinthians donde logró un Mundial de Clubes y es considerado como uno de los grandes ídolos.

Una nueva etapa

Ya son más de 14 años desde que disputó su último partido como profesional. Las ganas de volver al terreno siempre están latentes, pero sabe que a pesar de que se encuentra en un estado físico envidiable, difícilmente podrá encontrar esa anhelada oportunidad.

“El fútbol fue algo que nació conmigo”.

Siempre ha buscado mantenerse cerca de ese deporte que tanto ama. Ha sido técnico, comentarista, juega partidos aficionados y por supuesto, sigue la actualidad de la Selección Colombia, sobre la que tiene bastantes reparos en la parte técnica.

“No me gusta como juega la selección, dependemos de individualidades para poder conseguir los resultados. No es una selección como tal, es un equipo”.

Ahora se prepara para participar en ‘Exatlón Colombia’ el nuevo programa del Canal RCN en el que buscará demostrar sus habilidades y que se encuentra en buena forma. Al igual que mientras estuvo en la Selección Colombia, los demás participantes lo ven como un líder, referente y modelo a seguir gracias a sus capacidades.

“Estoy preparado para los retos que se vienen. Yo no vivo de miedos, vivo de desafíos (risas). Voy a luchar por superar los retos que me pongan”.

No descarta su participación como comentarista en algún medio de comunicación durante el Mundial de Rusia, en el que a pesar de no estar conforme con el juego, tiene toda la fe en lo que puedan hacer jugadores como Davinson Sánchez, James Rodríguez y Falcao García, quienes han tenido una temporada bastante destacada a nivel individual en sus equipos.

Por: Andrés Romero Cuesta

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO