¿Cuándo perdimos nuestra virginidad digital?

¿Cuándo perdimos nuestra virginidad digital?

17 de noviembre del 2015

El investigador francés Frederic Martel viajó a más de 50 países para explorar hacia dónde va internet. El resultado es su último libro ‘Smart, internet (s): la investigación’.

Frederic Martel hizo miles de entrevistas, no quiso hacer una investigación desde la pantalla, “algo que se podría hacer perfectamente”, según él mismo afirma, sino que prefirió ir al terreno para ver cómo evoluciona la actual revolución digital, que, aclara el autor, apenas comienza.

“Smart -dice el libro- es una investigación sobre el terreno acerca de la globalización digital. En Gaza, en La Habana o en Soweto, y en total en unos cincuenta países, este libro trata de describir la transición digital que estamos viviendo y el mundo digital que se anuncia.”

La investigación de Frederic Martel desmitifica varios preceptos. El primero es que la globalización tecnológica es una uniformización. Falso. “A pesar de su imagen global uniforme, internet es diferente en todas partes”, escribe Martel en su investigación. En Gaza, Cuba y Sudáfrica se usa internet, con herramientas creadas en Silicon Valley, sí, pero cada uno lo utiliza para diferentes propósitos, adaptados a sus necesidades locales.

Otro tema que Frederic Martel controvierte es que la monetización en internet es difícil de alcanzar. Pone, en el caso de los medios de comunicación, el ejemplo del New York Times, cuya edición digital genera más dinero que la impresa; y también habla de otros ejemplo en diferentes terrenos, ajenos a Facebook, Google, Amazon, que ya lograron un modelo de negocio viable.

Además, desde una visión bastante realista, Frederic Martel habla del día en que el mundo perdió la virginidad digital, es decir, el momento en el que descubrimos que los datos en la nube corrían riesgo, podían ser vulnerados. El autor francés es escéptico en cuanto al aporte de la red a los derechos humanos y la política. Dice que internet puede, por supuesto, contribuir a la mejora de los derechos humanos y de la democracia, pero también ya está siendo usado por agentes terroristas y no ha demostrado ser un vehículo para enriquecer la democracia participativa.

De estos temas Frederic Martel, autor también de Cultura Mainstream y Global Gay, habló con KienyKe.com.

Internet es geolocalizada

Si de momento los avances de internet le parecen asombrosos, no sabe lo que le espera en los próximos diez años. Según Frederic Martel la revolución digital apenas está comenzando, el siglo digital está en pañales y aún no tenemos certeza de cómo impactará temas y servicios como los medios de comunicación, la cultura, la salud, los hoteles, el transporte, la agricultura, la forma de enamorarnos y conocer gente. En esta cápsula el autor de ‘Smart’ toca estos temas y habla de cuántas personas están hoy conectadas a internet, cuántas lo harán en diez años.

Los derechos humanos e internet

Martel es claro en este tema: “Internet no está ni a favor ni en contra de los derechos humanos”, dice, es una herramienta que también puede ser usada por terroristas. Esta entrevista fue realizada antes de los atentados del viernes 13 en París, y el autor advertía que los movimientos extremistas usan con habilidad internet. Complementa su idea diciendo que si bien la red es fundamentalmente positiva, tiene efectos perversos sobre la privacidad de sus usuarios y otros defectos como la abundancia de contenido y la vertiginosidad que ha dado al día a día.

El día en que perdimos nuestra virginidad digital

A Frederic Martel lo sorprendió ver en una calle de Bogotá un grafiti dedicado a Edward Snowden. Ese nombre tiene mucho que ver con el día en que perdimos nuestra virginidad digital. En cuanto a la política e internet el autor es igualmente escéptico. Dice que no hace falta soñar demasiado con que la red va a mejorar la democracia, y va más allá desmitificando el papel de las redes sociales en la llamada Primavera Árabe.

Empresas que ganan dinero en internet

Una de las grandes dudas que genera la red es si es posible, por lo menos en el corto plazo, echar a andar empresas que hagan dinero. Por supuesto, no nos referimos a Facebook o a Amazon, sino a aquellas startups que empiezan con pequeños capitales. Además, Martel también habla de si las industrias culturales pueden vencer esta inquietante paradoja.

¿Es posible controlar la avalancha informativa?

En internet abunda la información. ¿Es posible hacer un filtro? Martel cree que sí y por eso acuñó el término curaduría smart. Aquí explica en qué consisten las smart cities y ese papel dual de internet: usa herramientas creadas en Silicon Valley, pero es capaz de crear lenguajes propios para cada país como Colombia.