Fútbol: un instrumento para distraer al país de la realidad

28 de mayo del 2019

El deporte y la paz son usados por los políticos como cortinas de humo.

Fútbol: un instrumento para distraer al país de la realidad

Para el profesor Alejandro Villanueva politizar el fútbol no es un asunto reciente en el país ni el mundo.

El docente, invitado al III Foro: Fútbol, Universidad y Sociedad, organizado por la Asociación Deportiva de Egresados de la Universidad Nacional de Colombia (EXUN), recordó que en 1974 la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) designó a Colombia como sede de la Copa Mundial 1986, pero finalmente el evento no se realizó en el país.

La razón fue que “en 1982 el presidente Belisario Betancur anunció públicamente que Colombia renunciaba a ser la sede. Recuerdo que dijo: ‘qué pena, ya no podemos hacer el Mundial, el país está muy mal y se necesitan hospitales, escuelas, infraestructura deportiva y solo por esa razón tan importante no vamos a hacer el Mundial’. Finalmente el evento no se hizo acá, pero tampoco se construyeron las escuelas ni estadios ni la infraestructura vial, ni los hospitales”, recuerda el profesor Villanueva.

Lo mismo ocurrió en el gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002): justo cuando los bancos fracasaban, se crea el 2 x 1.000 y el desempleo está disparado, sale la Copa América, a la que el exmandatario bautizó como “Copa de la Paz”, un discurso que mantuvo durante los diálogos con la guerrilla de las Farc.

Mientras en el gobierno de Álvaro Uribe se hicieron muy pocas menciones sobre el fútbol y la política, posiblemente por la mala racha de la Selección Colombia, el gobierno de Juan Manuel Santos fue el que más usó este deporte como una simbiosis entre la coyuntura nacional con el proceso de paz y la Copa Mundial en Brasil (2014).

“Las despedidas de las delegaciones deportivas fueron más allá de una representación deportiva y mostraron al deporte como un hecho sociocultural. Era la selección de la paz. El eslogan de Avianca fue “Aquí viaja un país” y la camiseta Adidas decía: “Unidos por un país”; eso va más allá del lenguaje y tiene que ver con los nacionalistas”, comenta el académico.

Figuras como José Néstor Pékerman, exdirector técnico, James Rodríguez y otros integrantes de la Selección se abocaron para difundir el mensaje “Voten por la paz”, justo días antes de que se llevara a cabo el plebiscito del 2 de octubre de 2016 y del partido contra Paraguay por las eliminatorias a Rusia 2018.

“Fue impresionante ver cómo la gente usó la camiseta de la Selección Colombia para ir a votar por el plebiscito, un acto que no tenía que ver con el fútbol, pero que validó al otro”, comenta el profesor Villanueva, y recuerda que además de la camiseta, muchos de los votos en las elecciones de 2014 decían: “ni Zuluaga ni Santos, Pékerman presidente”.

Camiseta de la paz

Retomando los diálogos de paz con las Farc en La Habana, el docente rememora una alocución presidencial en la que el exmandatario Santos rompió el protocolo del traje y salió con la camiseta de la Selección y la paloma de la paz.

“Pero si por un lado iba Santos, por el otro la gente del secretariado de las Farc estaba en las mismas, saliendo con la camiseta a dar declaraciones en ruedas de prensa; cuando se presentaron tensiones políticas, el fútbol distensionaba esas situaciones, incluso en las zonas campamentarias, donde los guerrilleros jugaban y veían fútbol”, afirma.

“Leer el conflicto armado en clave de fútbol es una forma alternativa, no solo de hacer pedagogía, sino de pensar distinto un proyecto de paz y no solo una forma de representación desde los pantalones cortos, los cuerpos disciplinados, homogeneizados y, desde luego, las representaciones atléticas”, señala el docente.

La camiseta también funcionó para bajar la tensión entre los gobiernos de Rafael Correa y Juan Manuel Santos, tras la injerencia de las fuerzas militares colombianas en territorio ecuatoriano, en el que fue dado de baja Raúl Reyes, hombre clave de las Farc.

“Juan Manuel Santos tenía orden de captura de un juez de Ecuador, así que, durante un encuentro con el presidente Correa, Santos le entregó la camiseta de la Selección Colombia al mandatario ecuatoriano, una metáfora de cómo se llevan las relaciones exteriores”, comenta el profesor invitado.

En la política mundial

Señala además que en 1986, cuando Argentina venció 2-1 a Inglaterra, en una “lección de dignidad” Diego Maradona trató de resarcir simbólicamente la frustración del pueblo argentino por la Guerra de Las Malvinas.

“Al respecto, la antropóloga argentina Verónica Moreno dice algo bellísimo: el nuevo padre fundador de la patria en Argentina no es San Martín sino Maradona, porque le devolvió esa dignidad al pueblo argentino”.

A este III Foro se sumaron invitados como Germán “Basílico” González, exfutbolista y entrenador de fútbol; Vanessa Córdoba Arteaga, futbolista; Artistas Fútbol Club, equipo integrado por personajes famosos de la farándula nacional; y Carlos Turriago, abogado de la U.N. y representante de futbolistas. Todos ellos reflexionaron sobre la situación actual de los deportistas y el valioso aporte de la educación al fútbol.

Con información de Unimedios.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO