¿Quién ha visto a Gabo en Cartagena?

¿Quién ha visto a Gabo en Cartagena?

10 de abril del 2013

Por estos días en el centro amurallado de Cartagena muchos se preguntan entre sí quién ha visto a Gabo. Como dice la señora Adelaida, ama de casa, “joven, mire una cosa, el señor García Márquez no se deja ver. Yo no entiendo, si él tiene su casa aquí”. Y así es, a sus 86 años, el premio Nobel volvió a la ciudad que lo inspiró para su novela ‘El amor en los tiempos del cólera’ y donde tiene una casa. En las noches, el novelista se ha encontrado con sus amigos más cercanos en compañía de su esposa, Mercedes Barcha.

Álvaro Delgado es uno de los fotógrafos más tradicionales de Cartagena, con más de cincuenta años en el oficio. Él considera que la visita de García Márquez a Cartagena es muy importante, “este es su segundo hogar, aquí estuvo trabajando en  el periódico El Universal”. Este diario cartagenero publicó recientemente en una edición especial, con motivo de sus 50 años, una de sus primeras columnas. Pero don Álvaro tampoco lo ha visto.

Quien sí lo ha visto y estuvo con él fue Juliana Rojas, cartagenera y una de las propietarias de un exclusivo restaurante a puerta cerrada en el centro de la ciudad: La Casa del Escalón. Allí, García Márquez cenó hace unos días con amigos mexicanos y cartageneros. “El negocio se llama La Casa del Escalón porque tiene unos escalones; apenas llegó le dije ‘¿te sientes contento de estar acá?’, él me dijo, ‘muy feliz’. Hizo un buen esfuerzo para subir los escalones, así que hizo un esfuerzo para ir al restaurante”, dijo Juliana, quien recordó la amabilidad, gentileza y buena disposición del Nobel. “Estuvo con nosotros, con un grupo de amigos muy cercano a él. Cocinamos exclusivamente para ellos. Fue una experiencia muy bonita, se sintió muy a gusto. Nosotros tenemos un menú de siete escalones, así que siempre fue una noche de degustación de comidas muy agradable”.

Gabo, Juan Pablo Bustamante, Piedad Román, Fernanda Familiar, Cecilia Bustamante, Mercedes, Marcela Briz y Jaime Abello, Kienyke

García Márquez durante una cena en La Casa del Escalón, en Cartagena

En el restaurante, con capacidad máximo para veinte personas que tiene una  exclusiva colección de arte contemporáneo y mobiliario diseñada por Suso Ruiz Lab, se sirvió la cena: vino blanco, escabeche de pulpo y crema de portobello con plátanos maduros. Este plato le gusto tanto a García Márquez que repitió. También se sirvió matambre relleno con carne molida de cerdo con tocino sobre un puré de papa criolla en reducción de vino tinto.  Luego una cherna con una vinagreta de caracol y tomate, acompañado de un risotto de avellanas. El postre fue mousse de chocolate y milhojas de dulce típico cartagenero, acompañadas de un café exclusivo que sirve la Casa del Escalón: tagua, traído de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Roxana Ávila es socia de Juliana en este restaurante cerrado en el sector de  San Diego, centro de la ciudad. Ella también estuvo con el nobel. “El hecho de que Gabo viva en México, hace que tengamos el mejor embajador posible. Como enamorado del Caribe es tanto el cariño que transmite a sus amigos, que todos quieren venir. En la mesa se dio un bonito intercambio cultural a través de la comida.”

Los invitados de la noche que se encontraban con Gabo, estaba Fernanda Familiar de Bueno,  Marcena , que es la dueña del restaurante El Cardenal de México, Manuel Domingo Rojas y su esposa, Juan Pablo Bustamante, entre otros invitados, confirmó Juliana quien no sabe hasta cuándo se quede García Márquez en Cartagena. Lo único es que seguirá siendo muy difícil encontrar a Gabo en alguna de las calles de La Heroica, en donde hace muchos años él caminó, seguramente, pensando en las mariposas amarillas de Mauricio Babilonia.

Casa del Escalón, Kienyke

La casa del Nobel en Cartagena