Gabriel de las Casas: la voz más desafinada de la radio

13 de febrero del 2012

"Conozco gente que quisiera insultarlo cuando canta o da alaridos que ofenden el oído": Édgar Artunduaga.

Gabriel de las Casas: la voz más desafinada de la radio

Nadie hubiera apostado por el éxito radial de Gabriel de las Casas hace 30 años, cuando las voces eran exquisitas, del tipo Juan Harvey Caicedo o Alberto Piedrahita. Después esas sinfonías degeneraron en Darío Arizmendi y Juan Gossaín, hasta llegar a la estridencia de Pacho Santos.

De las Casas hoy es figura en ‘La Luciérnaga’ y reemplaza –para sorpresa general– a Hernán Peláez en sus ausencias, que no son muchas, a Dios gracias. Creativo, espontáneo, bárbaro (Gabriel, no Peláez, el más grande de la radio de estos tiempos).

Conozco gente que quisiera insultarlo cuando canta o, mejor, da alaridos que ofenden el oído. Sin embargo, como suele suceder, el experimento es tan horrible que resultó exitoso.  No es raro en tiempos en que un programa “guache” en Candela ocupa primeros lugares de sintonía y las barbaridades ingeniosas de “La Mega” arrastran miles y miles de oyentes.

De las Casas no es grosero. Peláez no se lo permitiría. Pero sin ser bruto se ha especializado en sandeces, majaderías, estupideces, como papel, como actuación, porque cuando modera el programa está a la altura.

Carlos Duque desnudó a 22 personajes famosos del país. Uno de los escogidos por el fotógrafo fue De Las Casas.

Hablo bien de Gabriel. De su capacidad y frescura para hacer el ridículo, cuando corresponde aportar a la picardía de ‘La Luciérnaga’, donde otros hacen de cicutas (Gardeazábal) o de ilustrados (Pascual).

A sus 44 años sigue siendo un niño grande. En su casa, la esposa cría y educa a tres jóvenes, los dos hijos y Gabriel. Patanean, pisan charcos, se embarran, juegan Wii y Xbox. Juegan fútbol en la sala. De las Casas no resiste la tentación de los cholotes y duerme con un vaso de Coca-Cola en la mesa de noche. Se toma dos litros al día. Y Paula, su mujer, se llena de paciencia para soportarlos (a sus tres hijos, incluyendo a Gabo). Ha aprendido a hacerlo en estos 16 años de matrimonio, donde su hogar es una locura y su oficina todo orden. Es presidenta del gremio de los agentes de viajes, ANATO.

Creció como todos, admirando a Pacheco y con el radio de su casa primero puesto en Todelar y después en Caracol. Ex alumno del Claustro Moderno, de la familia Medellín, empezó en 1985 la carrera más larga del mundo, Comunicación Social en la Javeriana. Y es la más larga porque sólo 20 años después, en octubre pasado, recibió su diploma profesional.

Entró en diciembre de 1989 a hacer prácticas de Radiodeportes de Caracol. Guillermo Díaz Salamanca se lo llevó a Radioactiva. Ahí empezó la carrera de disc-jockey en una época de buena radio juvenil comandada por Tito López y en la que estuvo por 4 años antes de entrar a La Luciérnaga en 1996, donde era el último de la fila y se veía como mosco en leche. La disciplina fue la clave para mantenerse.

Cuando Hernán Peláez no está en el programa, Gabriel De Las Casas lo reemplaza. 

Apasionado por la tecnología, vive pendiente de todos los lanzamientos de computadores, iPads, iPods, teléfonos y le gusta estar al día en esta materia.

Cambia una buena rumba por un juego de golf. No tiene problema en madrugar un fin de semana a las 5 a.m. para irse a jugar. Iván Mejía, César Augusto Londoño, Néstor Morales, Adolfo Pérez, son buenos “partners” de juego.

‘Dr. House’ es su serie de televisión favorita, y cualquier canal de deportes. Twitter adicto. @gabodelascasas es su nombre en la red (para quienes quieran incomodarse).

Aunque ustedes no lo crean, se ha ganado dos premios nacionales de periodismo Simón Bolívar, uno con ‘La Luciérnaga’ y otro por la mejor entrevista en radio.

Relaciones públicas, reputación empresarial y publicidad son otros campos en los que ha trabajado y le apasionan. Recomienda Managment tv y seguir  bloggers y “tuiteros” sobre el tema.

Y como nadie es eterno en el mundo, muchos sufren al pensar que retirado Peláez (ojalá sólo en 20 años)…el sucesor sería de las Casas.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO