Giovanni Sartori en 10 frases

Giovanni Sartori en 10 frases

5 de abril del 2017

Toda ciencia tiene un “padre”. El de la biología moderna fue Charles Darwin; Isaac Newton el de la física, Pitágoras, padre de las matemáticas; y Julio Verne lo era el de la ciencia ficción. En esos términos, este cuatro de abril, murió un hombre que podría considerarse el “padre” —o uno de los padres— de la ciencia política: Giovanny Sartori.

En 1946 se obtuvo su licenciatura en Ciencias Sociales en la Universidad de Florencia. Trabajó como docente de filosofía, lógica y teorías del Estado, además ayudó a fundar una de las primeras facultades de ciencia política de Europa. En 1971 creo la Rivista Italiana de Scienza política. Entre sus aportes académicos más importantes está la elaboración de una “teoría de la democracia”, por lo que fue un defensor de las garantías y la libertad de las “sociedades abiertas”. Por eso también criticó duramente a los regímenes totalitarios.

Además de la democracia, estudió los Sistemas de partidos políticos, la ingeniería constitucional comparada. Hizo, en general, aportes muy importantes a las ciencias sociales, por lo que distintas, y muy prestigiosas Universidades del mundo, le dieron el doctorado honoris causa.

Entre sus obras más importantes están: La política: lógica y método en las ciencias sociales (1979); Qué es la democracia (1993); La democracia después del comunismo (1993); Ingeniería constitucional comparada (1994); Homo videns: la sociedad teledirigida (1997); La sociedad multiétnica. Pluralismo, multiculturalismo y extranjeros (2000), entre otros.

Murió a los 93 años en Roma.

Las frases.

“Actualmente el pueblo soberano “opina” sobre todo en función de cómo la televisión le induce a opinar. Y en el hecho de conducir la opinión, el poder de la imagen se coloca en el centro de todos los procesos de la política contemporánea”.

“El problema es que el niño es una esponja que registra y absorbe indiscriminadamente todo lo que ve (…) El niño formado en la imagen se reduce a ser un hombre que no lee, y, por lo tanto, la mayoría de las veces, es un ser “reblandecido por la televisión”, adicto de por vida a los videojuegos”.

“Hasta ahora se consideraba que en política la solución de los problemas de la gente había que reclamársela a los políticos (al igual que en medicina hay que pedírsela a los médicos, y en derecho a los abogados). No obstante, el gobierno de los sondeos, los referendos y la demagogia del directismo atribuyen los problemas a los políticos y la solución a la gente”.

“El homo insipiens (necio y, simétricamente, ignorante) siempre ha existido y siempre ha sido numeroso. Pero hasta la llegada de los instrumentos de comunicación de masas los “grandes números” estaban dispersos, y por ello mismo eran muy irrelevantes. Por el contrario, las comunicaciones de masas crean un mundo movible en el que los “dispersos” se encuentran y se pueden “reunir”, y de este modo hacer masa y adquirir fuerza”.

“Estamos en manos de políticos ignorantes, que no conocen la Historia ni tienen cultura. Solo se preocupan por conservar su sillón. Pasan el día escuchando la opinión del contrario y pensando en qué respuesta darle. Así no se construye nada. No hay líderes ni hombres de Estado y así nos va: la Unión Europea es un edificio mal construido y se está derrumbando. La situación se hace más desastrosa porque algunos han creído que se podían integrar los inmigrantes musulmanes, y eso es imposible”.

“Es cierto que la televisión, a diferencia de los instrumentos de comunicación que la han precedido (hasta la radio), destruye más saber y más entendimiento del que transmite”.

“Fue una payasada, reflejo de un mundo imbécil que hace solamente lo que encuentra útil y conveniente al momento. Uno tiene derecho a que se respeten sus principios y tradiciones». «El islam es incompatible con nuestra cultura. Sus regímenes son teocracias que se fundan en la voluntad de Alá, mientras que en Occidente se fundan en la democracia, en la soberanía popular”.

“No se puede practicar una política de puertas abiertas, como ingenuamente cree alguna izquierda. Está bien hablar de solidaridad, porque los inmigrantes pueden ser un elemento positivo para nuestra economía, pero los flujos migratorios hay que regularlos. Quien entra en Europa debe tener documentos, una identidad segura”.

“Estamos en manos de políticos ignorantes, que no conocen la Historia ni tienen cultura. Solo se preocupan por conservar su sillón. Pasan el día escuchando la opinión del contrario y pensando en qué respuesta darle. Así no se construye nada”.

“No hay líderes ni hombres de Estado y así nos va: la Unión Europea es un edificio mal construido y se está derrumbando. La situación se hace más desastrosa porque algunos han creído que se podían integrar los inmigrantes musulmanes, y eso es imposible”.

“Estamos en manos de políticos ignorantes, que no conocen la Historia ni tienen cultura. Solo se preocupan por conservar su sillón. Pasan el día escuchando la opinión del contrario y pensando en qué respuesta darle. Así no se construye nada. No hay líderes ni hombres de Estado y así nos va: la Unión Europea es un edificio mal construido y se está derrumbando. La situación se hace más desastrosa porque algunos han creído que se podían integrar los inmigrantes musulmanes, y eso es imposible”.