Gobernador del Casanare logró domar al potro

20 de septiembre del 2019

Josué Alirio Barrera, considerado uno de los mejores gobernadores del país.

Gobernador del Casanare logró domar al potro

Como quien domina a un potro arisco Josué Alirio Barrera,  se sentó, hace un poco menos de cuatro años, de manera muy firme en la silla de la gobernación del Casanare, para administrar un departamento difícil y en problemas.

Entregará el 31 de diciembre su departamento con las finanzas saneadas, 35 obras, que encontró a medio construir, terminadas y también universidad pública.

Este joven sin experiencia administrativa resultó ser toda una sorpresa como mandatario regional.

Antes de llegar a la gobernación su vida transcurrió entre fincas y caballos, a los que aprendió a amansar desde niño.

Es subcampeón mundial de coleo y dice que está listo para saltar de la silla de la gobernación a la de su caballo, que ama con el alma.

Kienyke.com dialogó con él y se encontró de verdad con un valiente domador de un potro desbocado al que sacó de problemas: el departamento del Casanare.

Domador y administrador

Cuando faltan pocos meses para entregar el cargo muestra una gestión que tiene asombrados a sus coterráneos, porque recuperó al departamento “administrándolo como se administra una finca”, dice.

De su padre aprendió a domar caballos y gracias a su afición por ellos conoció al expresidente Álvaro Uribe, quien le propuso lanzarse a la gobernación de su departamento por el Centro Democrático.

Un día antes de cerrarse la inscripción de candidatos aceptó presentarse y obtuvo una votación histórica para el Casanare 85.500 votos.

No solo batió récord en las elecciones regionales, también en lograr, gracias a su trabajo y al de su equipo mantenerse en el cargo todo el período sin acusaciones de corrupción y sin líos legales.

Es el único, después de once mandatarios regionales destituidos, que terminará su período.

Otro de sus logros fue hacer de su departamento el más productivo del país por habitante.

Durante 9 años los casanareños vieron desfilar, antes de Barrera, a  once gobernadores. Uno a uno fueron saliendo uno sin completar su mandato, señalados, investigados, algunos condenados y en la cárcel por actos de corrupción.

Elefantes blancos

El gobernador Barrera recibió el departamento con solo 17 por ciento del presupuesto, además quebrado, endeudado y con por lo menos 35 “elefantes blancos” como él los califica, a medio construir.

A la fecha esas obras ya fueron terminadas con recursos de la administración y sin endeudar en un solo peso al departamento con los bancos.

“Terminamos muchas obras inconclusas, entre otras el parque de las Aguas, el de los Hobos, varias vías que estaban paradas, el colegio de la Inmaculada, más de 7 internados y muchas más.” Josué Alirio Barrera

Lamenta que al llegar al cargo cada gobernador al iniciar su período arrancara nuevas obras y dejara abandonadas las de su antecesor, ocasionando un grave daño al Casanare.

“Empezamos  por distribuir recurso propios de Faed, de Ocad y a hacer esta gestión para pagar 127 mil millones que adeudaba el departamento y más 20 mil millones en intereses.  Ya saneamos totalmente las finanzas.”

Josué Barrera tiene ya el paz y salvo del Banco Agrario, en el que consta que termina su período sin que el departamento le deba un solo peso.”

Universidad para el Casanare

Este joven, domador de caballos, de extracción campesina, tenía como única experiencia política el haber sido concejal de su municipio, Aguazul.

Solo cursó hasta tercero de bachillerato, pero la educación es un tema que lo reta y por eso logró también que su departamento hoy esté a punto de tener universidad pública y de recuperar otra.

La Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, UPTC, otra de las tareas en la que se empeñó Barrera, va en camino de convertirse en una realidad para el Casanare.

Entre otras tendrá las siguientes las carreras que tendrá la UPTC están: Medicina Veterinaria y Zootecnia, Ingeniería Agronómica y Ambiental, Licenciatura en Educación Física, Administración de Empresas.

La UPTC se está construyendo en el municipio de Aguazul con una inversión inicial de 30 mil millones de pesos.

Obra pública

Otra de las buenas noticias de Barrera para los casanareños es que Unitrópico, fundación universitaria, está a punto de volver a manos del departamento.

Cuenta el gobernador que se trata de una obra que fue construida con recursos del departamento, en un terreno donado por el Sena y  manejada por privados.

“Es el elefante blanco más grande del país y se supo camuflar dentro de una figura empresarial,” señala.

“No presta el servicio de educación superior pública sino  privada, con una matricula de cinco millones de pesos y eso no es justo”, lamenta Barrera.

El gobernador no cesa en su empeño para lograr que Unitrópico sea una entidad pública.

Asegura que tanto los socios como la junta directiva, la asamblea, el departamento y la nación están de acuerdo.

“Ya se presentó el proyecto y se aprobó la ley de para la transformación y estamos consiguiendo los recursos a través del ministerio de hacienda y de educación”, concluye Barrera.

Josué Alirio Barrera recibe amenazas frecuentemente, porque en Casanare aun quedan residuos de violencia del pasado, pero Dios -dice él- lo protege y confía en que volverá al campo, tomado de su mano, para domar caballos y administrar fincas.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO