Humorista Gonzalo Valderrama habla de su “cortocircuito cerebral”

Humorista Gonzalo Valderrama habla de su “cortocircuito cerebral”

15 de marzo del 2016

Por: @DMateoChacon

Tal vez Gonzalo Valderrama sea del tipo de persona que se puede resumir como alguien excéntrico, introvertido y extraño. Su gusto por el rock, baja estatura, orejas grandes y mirada algo neurótica no parece tener nada en común son su sentido del humor peculiar que no se hace evidente a simple vista. Sin embargo, es uno de los pioneros de la cuentería y el Stand Up Comedy en Colombia. Pocos lo saben.

Lea también: “Así encontré a Gonzalo Valderrama”

Gonzalo ya era conocido en el mundo del espectáculo por su faceta como comediante, labor que lleva realizando por más de 16 años, lo que le ha permitido aparecer múltiples veces en televisión. Pero últimamente es más conocido por el episodio del que fue protagonista en la mañana del once de febrero, en la que se marchó sin dejar ninguna explicación, causando la preocupación de su esposa, amigos y colegas.

También le puede interesar: Las faldas de Primo Rojas

Por un día se convirtió en una de las personas más mediáticas del país. Su vida, que siempre trató de mantenerla privada, de un momento a otro se volvió de interés público. Rápidamente lo tildaron de loco: “Eso no está del todo alejado de la realidad”, dice.

Gonzalo Valderrama sufre de trastorno bipolar, una condición que no oculta, y que aprovecha al máximo en cada uno de sus shows, estos son una experiencia catártica, donde evacua “conflictos internos, taras y rayones”. Que eso sea de conocimiento público a la larga no le molesta.

¿Qué le molestó de lo que dijeron los medios el día de su desaparición?

“Que dijeran a la ligera que ‘me volé’, cuando lo que ocurrió fue algo sumamente serio. Típico, es un clásico lo que ha sucedido entorno a este caso. Independientemente de lo que sucedió, se dio un adjetivo que es muy odioso, y es que ‘soy famoso’, y eso que soy famoso clase 3. Eso permite una distorsión tanto de quienes redactan como quienes leen noticias, cuando en el fondo soy un ser humano, más allá de ser famoso”.

¿Cómo superó ese episodio?

“Tengo un hijo hace un año y medio, estoy en el proceso de recomenzar la vida con él, celebrar cada avance y cada cosita que hace”.

El comediante dijo a KienyKe.com que está redactando su versión de los hechos. En algún momento los publicará.

Gonzalo Valderrama

Por lo pronto reflexiona sobre lo sucedido: “Fue un cortocircuito cerebral, por decirlo de alguna manera, pero no fue un asunto para nada leve ni chistoso ni una ‘falsa desaparición’, sino un asunto serio”.

Del periodismo al humor

Cuando Gonzalo estudió comunicación social en la Universidad Javeriana, allá por el año 1991, nunca pensó en ejercer. Le dio por ser cuentero. La cuentería llegó a su vida para nunca irse, para convertirse en la forma en que expulsaba todas sus frustraciones. Poco a poco ganó reconocimiento y en 1999 probó con una técnica para entonces novedosa: El Stand Up Comedy.

“La cuentería es algo más narrativo, es contar historias, pero la comedia en vivo es más bien una forma de reflexionar, es como una columna de opinión”.

Para su trabajo hace uso de todo aquello que le irrita, que es casi todo lo que lo rodea. Sobre todo detesta a quien se considera mejor que los demás. En cambio es poco lo que lo conmueve, como ver a alguien que aprecia lo estético, una buena película, una canción o un poema.

Tanto en la comedia como en su vida cotidiana, Gonzalo usa un lenguaje elaborado, algo enredado y difícil de entender. Hace parte de su estilo, una marca personal, un sello de fábrica que no ha sido bien aceptado por algunas personas.

Su estilo, ácido y directo, no es solo parte del espectáculo, así es él. Evacuar sus conflictos en el escenario se convierte en una efectiva terapia.

Gracias a la comedia Gonzalo puede vivir. Su vida gira en torno a un escenario, una rutina, a un cuento, a su esposa y a su hijo.

Sus libros son de humor, al igual que sus conversaciones. Sueña con conocer a George Shapiro, ‘El Rey midas de la Comedia’, y se enorgullece de que el comediante uruguayo Leo Maslíah haya calificado su trabajo de ‘brillante’.

Pero a pesar de todos sus años de esfuerzo, Gonzalo ve que la escena de la comedia en Colombia aún tiene mucho que mejorar.

“En Estados Unidos la comedia lleva más de 150 años, en Colombia apenas llevamos 16. Estamos apenas en la pubertad, en la adolescencia”.

¿Quién está haciendo buenos espectáculos en el país?

“Ricardo Quevedo, Primo Rojas y Antonio Sanín. Los demás hacen cosas interesantes, pero ellos son los que marcan el paso”.

Pero la comedia en Colombia ya ha tenido grandes exponentes, como Andrés López…

“Sí, él fue el primero que se hizo notar y llamó la atención alrededor del tema. Marcó una pauta. Se le agradece. Pero siento que como tenía mucha repercusión mediática eclipsó todo el movimiento que venía paralelo. Dio la impresión de que fue el inventor de la cosa. Instituyó una manera familiar de hacer comedia, muy amena y complaciente, cuando muchos lo que hacemos es ir en contravía, en el carril de la crítica, la queja, la inconformidad y anti colombianidad”.

Gonzalo Valderrama en el Festival de Teatro

En el marco del Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, Gonzalo se presentará con su show de cuentería Cuentos Parabólicos Críticos, una serie de narraciones cuyo protagonista es él.

Hablará sobre el estrés de la vida cotidiana en la ciudades. Son cuentos “para nada relajantes, totalmente estresantes sobre la agresividad que se vive en Bogotá al ser usuario del transporte público, transeúnte, y muchas otras situaciones”.

Esta obra se presentará en el Teatro Hilos Mágicos el 16 de Marzo a las 7pm. Además de este espacio de cuentería participará en otros espectáculos de comedia en Casa E y en el teatro La Trama de Gaitán.