Gracias a la brujería, Hugo Chávez sintió el llamado para ser presidente

Gracias a la brujería, Hugo Chávez sintió el llamado para ser presidente

14 de Abril del 2016

Espíritus y brujos estuvieron muy ligados al gobierno de Hugo Chávez. De hecho, en una sesión entre espiritistas, el expresidente venezolano sintió el llamado de los libertadores como Simón Bolívar para que asumiera las riendas de su país.

Lea también, Las frases inolvidables de Hugo Chávez.

Así lo reveló el periodista del país vecino David Placer en el lanzamiento del libro “Los brujos de Chávez: la magia como prolongación de la política”. El comunicador indicó que precisamente Chávez Frías se valió de la santería y brujería para mantenerse en el poder.

Las sesiones espiritistas fueron importadas directamente de Cuba y se hacían con bastante regularidad en el palacio de Miraflores, sede de la presidencia en Caracas.

La santería fue adoptada por el líder de izquierda, según indicó el periodista, después del movimiento golpista de 1992 cuando el entonces coronel de la guardia venezolana Hugo Chávez intentó, de manera fallida, tomarse por la fuerza el poder del Ejecutivo.

Según trascendió, varios espíritus le recomendaron al líder revolucionario liderar ese grupo de militares inconformes con el gobierno de turno, para hacerse al poder y formar la república bolivariana.

“Él era supersticioso, pero también utilizaba este tipo de cosas para manipular a su entorno. Y que esto se realice luego en el propio palacio presidencial no deja de ser sorprendente”, indicó el autor del libro, según varios medios de comunicación.

David Placer también indicó que aunque el tema siempre se mantuvo oculto, ningún chavista lo ha negado, e incluso lo han justificado y calificado como un exorcismo al mejor estilo católico, aspecto que es tolerado en una sociedad bastante supersticiosa.

Al final, Placer resalta la doble moral del chavismo y otros regímenes, pues mientras pregonan el comunismo y la igualdad, y usan la santería para incrementar su popularidad, de otro lado replican comportamientos reprochables como la burocracia, clientelismo y corrupción de mano con la misma iglesia católica.