¿Hay libertad de prensa en Colombia? Responde “La Luciérnaga”

¿Hay libertad de prensa en Colombia? Responde “La Luciérnaga”

8 de Mayo del 2013

¿Este Gobierno ha ejercido algún grado de presión sobre la Luciérnaga?

Hernán Peláez, director.  No, afortunadamente no. Lo habrá intentado a través de terceras personas, pero no nos hemos sentido aludidos. Yo no tengo cortapisas y me imagino que ninguno de nosotros. Claudia Morales se refirió –hace unos días- a los amigos de Santos en el Ministerio de Defensa, que Santos los había reconocido, que son los que suministran material bélico. Algunas personas la llamaron a decirle que estaban de acuerdo, otros a restarle importancia al tema. Pero nadie a amenazarla. Cuando nos dicen que no digamos algo, multiplicamos la dosis.

¿Cómo van las investigaciones por las “chuzadas” a varios periodistas del programa?

Creo que están en eso. Supongo que no pasará nada. Dirán que nosotros mismos nos chuzamos. En el caso de Gardeazábal puede ser grave porque se mantiene chismoseando con grandes personajes. En mi caso no, se enterarán de mis opiniones sobre fútbol y futbolistas.

¿Usted se siente afectado por presiones diversas para ejercer como periodista?

Gustavo Álvarez Gardeazábal. La verdad es que en otro momento, una llamada a indagatoria del subdirector nacional de la Agencia de Inteligencia, el segundo a bordo  del Almirante Echandía, en la investigación de las chuzadas, habría formado un gran escándalo en cualquier otro Gobierno. 

¿Hay libertad de prensa en Colombia?

Sí, todavía estoy vivo.

Gustavo Álvarez Gardeazabal

¿Teme usted que se avecinen tiempos de mayor censura?

Se huele, se huele, se huele.

¿Hay libertad de prensa en Colombia?

Claudia Morales. Nunca he sido víctima de un atentado, pero sí me han presionado, sí ha habido maniobras para intentar callarme, de personas oscuras y de personas con nombre propio. Eso ha existido y hace poco existió con otro tema que manejé.

¿Se refiere al artículo que usted escribió en El Espectador sobre San Andrés? ¿De dónde salieron las llamadas?

Yo fui trabajando el tema de Nicaragua por unas actas que se firmaron en la época del expresidente Álvaro Uribe, lo investigué, hablé con las personas involucradas y lo publiqué. Eso duró como tres meses y a lo largo de ese proceso hablé con el Gobierno y con abogados del tema, con gente cercana al gobierno Uribe. Esto llegó a oídos de algunos de los afectados y estos afectados, como suele pasar, a través de un tercero me mandaron mensajes como diciéndome, “si usted se pone a joder vamos a esculcarle la vida a ver como tratamos de callarla”.

Si eso en algún momento amerita que yo lo ponga en conocimiento de las autoridades lo hago, y si no lo dejo pasar, porque uno no se pueda pasar la vida temiendo a gente mezquina que no es capaz de poner la cara.

¿En síntesis, usted sí ha recibido presiones…

Claro que me han presionado. Muchísimo. Pero no con tiros.  A mí nadie me ha disparado, nadie ha llegado a mi casa a intentar matarme, nadie me ha amenazado con mi hija, ni en su momento con mis papás ni cosas que realmente toquen mi corazón. Yo he tenido esa fortuna, pero me considero suertuda. Otros claramente no tienen la misma suerte.

Lo cual quiere decir, colijo por lo que me dicen, que no hay libertad de prensa…

No hay.

¿Este Gobierno ejerce algún grado de censura?

Yo no sé. No le puedo responder eso porque a mí no. Sería completamente irresponsable acusar al gobierno de censurar. Cuando he publicado asuntos de gobierno, el funcionario afectado me ha dado explicaciones, pero nunca me han coartada.