Noche de terror viven hija de Pacho Santos y dos amigas

Noche de terror viven hija de Pacho Santos y dos amigas

12 de febrero del 2016

Carmen Santos, hija del exvicepresidente Francisco Santos, se vio involucrada en una pelea de vieja data: Taxistas contra Uber.

Lea también: Él lidera la cacería contra Uber

De acuerdo con la versión del excanditao a la alcaldía de Bogotá en diálogo con Todelar, su hija, que estaba en la zona rosa de la ciudad en compañía de dos amigas, solicitó el servicio de Uber a la 1:30 de la mañana. Ese servicio, según Santos, fue interceptado por los taxistas que intentan evitar que Uber funcione en la ciudad.

“Como los taxistas hacen redadas ilegales, como de paramilitarismo, contra el servicio de Uber, unos 50 taxis no dejaron que el carro en el que se iban a montar las niñas se movilizara. Ella (la hija de Santos) , casi que llorando, llamó a mi jefe de seguridad que me acaba de dejar en el aeropuerto para que las sacara de ahí”.

Además: Que multen a los usuarios de Uberr, piden taxistas

Según Santos, su jefe de seguridad le dijo a Carmen que se bajara del Uber y se montara a la camioneta para sacarla del supuesto retén de los taxistas. Desde ese momento, según el ex vicepresidente, se calentaron los ánimos.

“Un taxista se subió en el estribo de la camioneta y empezó a pegarle al vidrio. El conductor, entrenado para eso, aceleró para salir de esa situación peligrosa. Por eso el señor  (el taxista) se cayó, pero no le pasó nada y está siendo denunciado penalmente”, dijo Francisco Santos.

Por su parte, en diálogo con KienyKe.com, Hugo Ospina, vocero de los taxistas, rechazó los actos violentos y aseguró que  “el escolta del señor Francisco Santos llegó a sangre y fuego a rescatar a la niña que estaba promoviendo la ilegalidad al usar Uber X“.

Hugo Ospina

Ospina señala que “lo que contó la hija de Pacho Santos no es cierto. El reten no fue de los taxistas, fue un reten legal de la Policía que está inmovilizando Uber X. Lo que hubo aquí fue un acto de constreñimiento, un tráfico de influencias. Solo porque estuvo involucrado el señor Francisco Santos.”

Posteriormente, de acuerdo con el relato de Santos, la camioneta que hace parte de su esquema de seguridad, “porque ella no tiene escoltas”, aceleró y empezó una persecución desde la calle 85 y que terminó en la calle 106 con carrera séptima. La camioneta en la que se movilizaba Carmen Santos, sus dos amigas y el escolta, fue perseguida por los taxistas y agentes de tránsito de la Policía Nacional.

Allí se registra el momento más tenso de este episodio. La camioneta intentó ingresar al Cantón Norte. No lo logró. “Llegan unos 150 taxistas y empiezan a lanzar piedras contra la camioneta, con las niñas adentro”, señaló Santos a Todelar. 

Al respecto, Ospina dijo a KienyKe.com que  “no es cierto que hayan llegado esa cantidad de taxistas, llegaron muchos menos y reaccionaron de esa manera porque el escolta del señor Santos había atropellado a un taxista cuando intentó huir. Fue una reacción de impotencia que no estuvo bien”, reconoció Ospina. “Invito a los taxistas a rechazar los actos de violencia y no tomar la justicia por nuestras propias manos”, indicó.

“El carro es propiedad del Estado y los taxistas tendrán que responder. Es que es como si usted cae en un retén de la guerrilla”, indicó el ex vicepresidente, quien advirtió que adelantará acciones legales contra los taxistas. “No me voy a quedar quieto”.

Lo propio advirtió Hugo Ospina. “Vamos a adelantar acciones legales contra el conductor de Santos y contra la hija de Pacho por patrocinar la ilegalidad, cuando usted patrocina un delito tiene que responder ante la justicia. Tampoco nos vamos a quedar quietos”.

El líder de los taxistas reconoció que la guerra: Taxis – Uber, “se está saliendo de control”.

Señaló que “hay desmovilizados de la guerrilla y los paramilitares que están manejando taxi, que se están armando para atacar a Uber. Se están armando y están dispuestos a hacer lo que sea para defender su patrimonio. Eso es muy grave y pedimos que la policía investigue”.

Lo que dice Uber

La empresa emitió un comunicado en el que señala que “la misión de Uber es mantener las ciudades en movimiento y contribuir a una mejor calidad de vida para sus habitantes. Por eso no respaldamos acciones que alteren la movilidad y la calma de los ciudadanos.

Entendemos las razones de la protesta realizada anoche por conductores del Servicio Especial, ya que algunos de ellos usan la plataforma de Uber como una fuente de ingreso y por ello son víctimas de un constante hostigamiento. Nos solidarizamos con ellos y con los usuarios que están siendo perseguidos por ejercer su libre derecho a elegir la alternativa de movilidad en la cual confían. Colaboraremos con las autoridades en la investigación de estas agresiones que han sido reiteradas en la últimas semanas”

Según la compañía, “no existe ningún acto administrativo o jurídico que declare ilegal la actividad de Uber en Colombia. La reglamentación de taxis de lujo no excluye otras alternativas de movilidad para los ciudadanos. Durante los seis (6) meses previos a su implementación Uber evaluará, en conjunto con los socios conductores, las implicaciones y oportunidades de este Decreto para los más de 25 mil colombianos que hoy tienen una oportunidad económica con flexibilidad y seguridad manejando con el app de Uber”.