Reflexiones de la mujer agredida en el Metro de Medellín

Reflexiones de la mujer agredida en el Metro de Medellín

27 de Diciembre del 2016

En los últimos días se conoció en redes sociales y los medios de comunicación el caso de Giselly Andrea Mejía Zapata, la mujer de 26 años que fue violentada por un hombre en el Metro de Medellín.

Lea también: Me quedé callada mientras un hombre me acosaba sexualmente en Transmilenio

Desde el pasado 23 de diciembre Giselly espera que su publicación en Facebook, compartida más de 2.000 veces, sea utilizada por la Policía Nacional para investigar al presunto responsable del manoseo.

La diseñadora gráfica, que aún se encuentra de vacaciones en la capital de Antioquia, dialogó con KienyKe.com para dar sus reflexiones luego este incidente. “Aún no puedo creer que nadie me hubiera ayudado en el Metro. La indiferencia de las personas, en especial de las mujeres, es algo preocupante”.

Giselly recuerda que ese viernes, hacia las 5:00 p.m, cuando esperó por más de 10 minutos el medio de transporte en la Estación Poblado, subió porque el afán de llegar a su casa fue mayor a cualquier congestión que hubiera en el vagón del articulado. Sin embargo, la antioqueña nunca pensó que le podría suceder algo fuera de lo normal, porque suele usar Transmilenio en Bogotá desde hace cinco años y está acostumbrada a ver multitudes de personas en hora pico.

Además le puede interesar: En la mente de Rafael Uribe Noguera

Su teléfono timbró mientras entraba al metro, en ese momento, el presunto agresor se le acercó y puso sus manos en sus partes íntimas. Ella, en una falda y concentrada en la llamada del celular, sintió como el hombre la tocaba sin ningún tapujo. Reaccionó, gritó y se movió; aunque tenía miedo por la situación, pidió ayuda a las demás personas que se encontraban en el lugar. Él se limitó a decir que “solo cuidaba su celular”.

Sorprendida, vio la indiferencia de las mujeres presentes que prefirieron no intervenir y las bromas de algunos hombres que le dijeron “coja taxi si no quiere que pase eso”.

Al ver que la colaboración era nula, le tomó unas fotos al hombre para identificarlo. Él la escupió para que no lo enfocará más con la cámara del celular. Transcurrieron cerca de cinco minutos, desde que se subió en la Estación Poblado hasta la Estación San Antonio, para bajarse del Metro y dirigirse a su casa. El miedo y los nervios produjeron que saliera rápido del lugar para no ser perseguida por el hombre.

Cuando llegó a su casa, en medio del desespero y el shock, subió la publicación a su perfil de Facebook para denunciar el caso.

Mujer acosada en el metro de medellin

“Solo quería recibir la colaboración de las personas. Cuando me escupió pensé que alguien actuaría, pero esa solidaridad nunca llegó”, recuerda Giselly que aún se pregunta por qué estos actos se presentan con normalidad en el transporte público.

Este miércoles pasará la denuncia formal a las autoridades de Medellín para que investiguen el caso: “Mi familia me apoyó, me dijeron que denunciara para que todo se solucionara”.

Más allá de cualquier cosa que suceda, solo espera que estas situaciones no se sigan presentando “en un país machista donde violentar a la mujer se convierte en algo cotidiano”.

“Tenemos que ayudar para que no se queden calladas, ni cuando les pase a ellas o cuando le pase a otras. No está bien que te toquen ni que te insulten. Tiene que haber respeto por el otro, por eso es necesaria la colaboración”, afirmó Giselly Mejía.