Il Divo de ‘Yo me llamo’ presenta a su novio

Il Divo de ‘Yo me llamo’ presenta a su novio

13 de junio del 2012

Erwin Laureano Hoyos, uno de los cuatro “divos” (David) del programa de concurso ‘Yo me llamo’, es conocido ahora como ‘nano’ por cuenta de su novio, Juan López, con una relación de apenas un mes, pero ya presentados ante sus familias.

Juan empezó en la actuación y el modelaje a los 10 años. Es egresado de la Universidad del Bosque como artista escénico con énfasis en teatro musical. Salió del clóset desde los 13 años. Le contó a su familia, confesó sus sentimientos, “me destapé”, dice. Y ha tenido el apoyo de todos los suyos. 

Lo veremos pronto en la serie ‘Escobar, el patrón del mal’, nada menos que matando a Galán. Será el sicario encargado de disparar contra el líder liberal, en Soacha, donde ocurrió la tragedia. En la vida real, según la historia, el hombre que tenía la misión de matar a Galán se asusta. Y es entonces cuando entra en acción, con mucha sangre fría, el asesino, representado por Juan.

López ha sido actor en ‘Francisco el matemático’, ‘La viuda de blanco’, ‘Dos mujeres’, ‘Un ángel llamado azul’, ‘Cancha de todos’, ‘Padres e hijos’.

Están enamorados, resulta evidente por los mimos y el trato cariñoso que se dan. Y se sienten orgullosos de haberse encontrado en la vida.

Nano había confesado su homosexualidad cinco años atrás, a los 17. Fue flechazo a primera vista. Juan (de Pereira, 24 años) observaba, “lelo” a Erwin en sus ensayos. Los dos, incomunicados por reglas estrictas de la programadora, nunca pudieron hablarse ni intercambiar teléfonos. Terminado el concurso, Juan persiguió a nano por cielo y tierra, sabiéndose correspondido, por las miradas en que podía leerse el mutuo interés.

López estuvo haciendo de Dj de J. Alvarez, también participante en la competencia de imitadores.

Tal vez el momento más significativo de la callada relación se dio cuando Il Divo cantó “A mi manera”. Nano y Juan nunca dejaron de mirarse, se estaban declarando, aceptaban su romance: “…Tal vez lloré, tal vez reí. A veces gané, a veces perdí. Pero todo fue a mi manera, si amé y lloré, fue a mi manera…”.

La familia de Nano (padres, hermana, dos hermanos) comenzó a sospechar de su homosexualidad y lo encaró. Su confesión fue inmediata:

-“Preferí decirles la verdad antes de hacer una mentira más grande. Les dije que estaba conociendo a mi primera pareja, y me declaré gay. Fue bienvenido con sus preocupaciones obviamente, porque todavía no es muy aceptado en Colombia y en nuestra sociedad el asunto, se mantiene como un tabú. Ellos me dijeron: “mientras tú seas feliz y vayas por buen camino, nosotros te apoyamos”.

Erwin Laureano Hoyos, Il divo

¿Aceptaron su anormalidad? 

Para mí, ser homosexual no es una anomalía, como tampoco ser lesbiana. Es mi normalidad, como la de miles de personas en el mundo.

¿Se siente feliz, en su homosexualidad?

Nano: Claro. Nunca me he arrepentido, jamás me he negado, ni rechazado a mí mismo.

Juan: Nuestra relación es bella. En un ensayo, Nano me quedó justo al frente, nos cruzamos unas miradas y él empezó a cantarme en la prueba de sonido. Él fue quien tomó la iniciativa. Después nos perdimos y me tocó rebuscar el teléfono hasta encontrarlo, porque en la producción no nos dejaban hablar, ni tener contacto con los participantes.

Nano: Yo estaba cantando en escenario. Juan estaba con una amiga de las coristas, pero se sentó frente a mí, a verme cantar, sin disimular la atracción, que en ese momento ya era compartida. Vamos a cumplir un mes de pareja pero ya llevamos en contacto mes y medio, dos meses.

Ya conozco a mis suegros y Juan ha hablado con mi mamá. Tenemos planeado viajar juntos a Cartagena.

Ninguno de ustedes es amanerado. Podría uno confundirse… 

Juan: Es cierto, podríamos pasar desapercibidos.

Nano: Nos movemos en el mundo artístico, es muy bonito porque él también canta y lo hace muy bien. Compartimos conocimiento, escenario, afición artística.

Juan: El medio es competitivo y muy difícil. Nano tuvo mucha presión en el reality. Él salió y desde entonces he intentado tenerlo por fuera de todo lo que sea Yo me llamo. Hemos compartido más como pareja, ha sido muy buena la relación. Salimos a cine, a una cena, nos divertimos.

Erwin Laureano Hoyos

¿Quién busca fama a costa del otro? 

Juan: Jamás. Y me permito recalcarlo. Lo hemos hablado.

Nano: Es de las cosas que me gusta de la relación, que él no busca aprovecharse de que acabo de salir de un programa, de que me reconocen, de que voy a tener trabajo.

Yo no sabía que él actuaba, que modelaba, no tenía idea de eso. Cuando empezamos a hablar y supe que también actuaba, hacía de todo… quede “wao”.

¿Debieron romper con sus parejas? 

Nano: Estaba saliendo con otro chico. Preferí dejarlo.

Juan: No. Yo estaba solo. Dedicado a mi trabajo. Solito, desde hace un año.

¿Convinieron presentarse en sociedad a través de esta entrevista?

Juan: Sólo vine a acompañarlo.

Nano: No queremos escondernos. Me gusta de Juan su madurez. Es muy raro encontrar en este medio una persona tan centrada y objetiva.

Una pregunta de cajón, cuando se habla de homosexuales: ¿Quién es el hombre y quién es la mujer?

Nano: Eso no se dice. Nadie sabe, solo lo sabemos él y yo.

Juan: Hay que dejar algo a la imaginación. No todo hay que decirlo, no todo hay que dárselo a la gente.