Cuando el sueño de estudiar se vuelve pesadilla

Cuando el sueño de estudiar se vuelve pesadilla

12 de diciembre del 2017

Él dice que es mejor que no se sepa su nombre. Es un muchacho delgado, elegante, bien vestido porque dice que ahora que es profesional, no se puede dar el lujo de “verse como un chirrete”. Trabaja como asesor financiero. Sonríe todo el tiempo a pesar de que lleva encima una carga desproporcionada para su edad y su experiencia: le debe casi $12.000.000 al Icetex.

Cumplirá 25 años este 2018 y dice que ya está “empeñado de por vida”. Para hacer su pregrado pidió prestados $22.000.000. Con mucho esfuerzo ha pagado $29.000.000 y aún debe $12.000.000. ¿Tiene lógica?

Él dice que casi todo su salario va para el Icetex. No podrá pagar la cuota de un apartamento o un carro; no podrá “darse gustos”. No podrá emprender su propio negocio porque no tiene cómo.

Y como su caso hay miles más.

Este nombre sí hay que saberlo: Mauricio Toro. Se define a sí mismo como “emprendedor”. Sin embargo, por distintas circunstancias, terminó metido en una dura batalla contra lo que él considera, son abusos del Icetex.

Los cobros excesivos, por los que a veces los estudiantes terminan pagando hasta tres veces el préstamo, explica Mauricio, se deben a la capitalización de intereses. Eso significa que el Icetex estaría cobrando intereses sobre intereses.

El problema son los intereses

La capitalización de intereses parece ser la causa de los aumentos desproporcionados de los cobros del Icetex. El artículo 7 de la resolución 0197 de 2005 dice que la deuda es la suma de lo que se le prestó al estudiante más los intereses generados “generados en la época de estudios, en el período de gracia y demás valores adeudados al momento de pasar a cobro definitivo”.

En cuanto a la capitalización de intereses, está contemplada en la Ley 45 de 1990. De acuerdo a ese documento, “las partes en un negocio gozan de autonomía para determinar la cuantía, plazo y periodicidad en que deben cancelarse los intereses, permitiendo que los mismos puedan incrementar el capital de la obligación de forma que periódicamente se añadan al saldo de la deuda los intereses vencidos, resultantes del retardo en el pago de las cuotas”.

Los damnificados de los cobros excesivos, dicen, sin embargo, que el Icetex no les explica eso. “Cuando la gente saca un crédito, no sabe a lo que se enfrenta porque no tiene la suficiente educación financiera para saberlo. Y el Icetex se aprovecha de eso”, le contó Toro a Kienyke.com.

Y hay otro problema: que los estudiantes no cuentan con las capacidades financieras para identificar los posibles riegos a los que se enfrentarían a la hora de tomar un crédito. Sin embargo, los estudiantes insisten en que nunca se les explicó bien cómo funcionaría al proceso. La superintendencia financiera ha recibido más de 1000 denuncias al respecto.

“La entidad tiene 406.000 créditos activos, de los cuales 47.700 tienen problemas graves. Ante ese panorama uno dice, aquí está pasando algo”, dijo Toro.

Kienyke.com hizo la prueba con el propio simulador del Icetex. El estudiante del ejemplo debe pagar $2.500.000 por semestre. Tendrá que empezar a pagar un año después de haberse graduado, y tendrá el doble de tiempo para pagar. Por los 5 años de carrera, con los propios cambios del IPC, el Icetex le habrá prestado $29.187.000. Contando el periodo de gracia de un año, más los 10 años que tendrá para pagar la deuda, entre intereses y capital, el estudiante terminará pagando $71.396.715.

El problema radica en que si se atrasa porque no consiguió empleo o por otras circunstancias, acumulará intereses que, en algún punto, harán impagable la deuda.

Cuando un estudiante no puede pagar, de acuerdo a Mauricio Toro, se utilizan medios de acoso y presión para cobrar. Los amenazan con complejos procesos jurídicos que terminarían en embargos. Mauricio explica que conoce varios casos de jóvenes a quienes les han retenido el sueldo ¿Cómo pagar así?

“Cómo vamos a hacer que este sea un país competitivo si educar se volvió un delito. Porque es que así es que trata el Icetex a los deudores: como criminales. Están cogiendo la costumbre descalificar a los usuarios. ‘No, dicen, es que los que tienen problemas son los que deben. Pero no: la capitalización de intereses se aplica a los todos los créditos activos”.

¿Hay soluciones?

El gobierno sabe del problema. Se ha radicado un proyecto de ley en el Congreso para eliminar la capitalización de intereses. Se busca que se aplique un modelo llamado ‘Financiación contingente al Ingreso (FCI)’.

El mismo Icetex explica que la FCI es “es un mecanismo de financiación sostenible, que supone una ayuda para el acceso y la permanencia en la educación superior de los estudiantes, a cambio de una contribución exigible únicamente cuando el beneficiario perciba ingresos”.

En ese sentido, la entidad ha explicado que “El proyecto de ley del FCI representa un cambio significativo en la financiación de un colombiano para acceder a la educación superior. Este sistema crea un esquema donde los estudiantes beneficiarios del ICETEX solo contribuyen financieramente cuando perciben ingresos y de acuerdo a los montos que hayan recibido para estudiar. No es necesario contar con un codeudor ni hay cobro de interés”.

“Entre los beneficios que plantea este sistema se encuentran: 1) No requiere de codeudor. 2) No hay cobro de interés. 3) No se tendrán reportes en las centrales de riesgo. 4) No existen la mora ni los intereses de mora. 5) No se requiere estudio para financiación. 6) No se contempla la capitalización de intereses.  7) No hay cobros durante periodos de desempleo. 8) No hay cobranza de cartera”.

Hasta ahora, el Icetex se ha encargado de ir por las regiones socializando el nuevo sistema, que ya llegó a su segundo debate en el Congreso.

El senador Ángel Custodio Cabrera es el ponente del Proyecto de ley que espera modificar al Icetex. En dialogo con Kienyke.com, explicó los alcances de su iniciativa. “La única manera de que el Icetex siga es cambiando su filosofía”.

Las bajas cifras de ingreso a la educación superior hacen necesario un cambio importante en el sistema. Además, que quienes  pueden ingresar se vean casi que de por vida atados a un crédito, es prueba de lo urgente que resulta que en Colombia se invierta en Educación. No hay que olvidar que la educación es un derecho fundamental.

El problema del Icetex, ya se ha visto, es la capitalización de intereses. Sin embargo con la FCI desaparecería el concepto de crédito. “No habrá intereses”, explicó el senador. “Si desaparece el concepto de crédito, desaparece el concepto de interés. Habrá una ‘cuota administrativa’ pero será muy baja y no variará mucho con el tiempo: apenas los cambios del DTF”.

Significa que el único ajuste será el del valor del dinero en el momento de empezar a pagar. No es lo mismo $1000 pesos en 2010 que en 2020. Esos son los cambios del DTF.

La figura sería una ‘Ayuda educativa reembolsable’, continúa Cabrera Baez. “Reembolsable por las cifras que se manejan. El estudiante pagaría de acuerdo al ingreso que tenga”.

Pero no todo es color de rosa. Hay un problema: si se aprueba la ley, los actuales deudores no estaría cobijados por ella porque no es retroactiva, es  decir que se aplica hacía el futuro. Sin embargo, “se está autorizando al presidente del Icetex a que, en principio, elimine los intereses. Al eliminar los intereses automáticamente tendrá que hacer una reestructuración de los créditos” comentó el senador.  En ese sentido se espera negociar las tasas.

Hasta ahora, la Ley ha pasado dos debates en la Cámara. Ganó ambos. Este miércoles 13 de noviembre en la comisión tercera del senado habrá una nueva votación. Por tiempo el proyecto no podría ser aprobado este año. No obstante, confirma Cabrera que para principios del año próximo ya se sabrá qué pasará con ese calvario que el Icetex ha sido para miles de muchachos.  

El panorama es alentador en ese sentido: tiene sustento financiero en la reforma tributaria, ha sido aprobado por el Ministerio de Educación y el de Hacienda. Sólo falta que los senadores digan que sí.

Si tuviera alguno de los tantos estudiantes con problemas con el Icetex frente a él, el senador Cabrera le diría: “El gobierno nacional y el Congreso de la República están interesados en cambiar lo que hoy existe por eso con el nuevo tema legislativo, le entregaremos facultades al presidente del Icetex para que tome decisiones urgentemente para aliviar los créditos de hoy. Hacía el futuro, lo que haremos será cambiar la filosofía del Icetex”.

Esperar. Hasta no ver, no creer.