La otra reina

La otra reina

16 de noviembre del 2010

Si María Catalina Robayo Vargas fue elegida Reina Nacional de la Belleza en el Centro de Convenciones de Cartagena, Ivonne Palencia fue elegida Reina de la Independencia en medio de un vendaval que cayó sobre la cabeza de los espectadores del Estadio de Sóftbol Argemiro Bermúdez Villadiego, del barrio Chiquinquirá. Este reinado, conocido también como Reinado Popular de Cartagena, es como un partido de fútbol de 24 equipos. La algarabía producida por las barras de los barrios que apoyan a su concursante, contrasta en las mismas fechas con la pompa silenciosa del Reinado Nacional de la Belleza.

Ivonne es chocoana, pero llegó a Cartagena hace 16 años. Al día siguiente de ser elegida, el 15 de noviembre, llegó en un carro de bomberos a su barrio y sus ex alumnos salieron a recibirla bajo un cielo despejado como no se veía hacía varios días en la ciudad. Ella es profesora y ha dado clases en la Escuela Comunitaria de Boston y en el colegio Salim Bechara. Ella y sus familiares y amigos celebraron su triunfo con una canasta de cerveza Águila.

Muchos dicen que Ivonne es, quizá, la más humilde de todas las reinas populares que ha tenido la ciudad. Otros dicen que ganó por una letra, la “B” de Boston, su barrio, y que eso hacía que saliera en primer lugar y que tuviera mucha visibilidad. Otros más sensatos destacan que, por su condición de docente, era la candidata más centrada y que mejor se expresaba.

El jurado que la eligió estuvo conformado por la diseñadora barranquillera Judy Hazbun; el magistrado del Consejo Superior de la Judicatura Jorge Armando Otálora; el presidente de la empresa Ser Marca, Ignacio Ramos; el periodista y politólogo Ricardo Santamaría, y la diseñadora cartagenera Patricia Ramírez.

Las candidatas que compiten para ser elegidas como las reinas de la independencia deben presentar un proyecto social. El barrio Boston, como la mayoría de los sectores populares de Cartagena, tienen un grave problema de pandillas. Por eso, el proyecto de Ivonne es el de poner a los niños y jóvenes de comunidades vulnerables a hacer artesanías, para ocuparlos en su tiempo libre y alejarlos de la violencia. Así, Ivonne empieza su reinado con la gracia de su belleza, pero también con inteligencia.