A estudiar sin libros ni cuadernos

A estudiar sin libros ni cuadernos

7 de Marzo del 2017

Es miércoles;  son las once de la mañana.  Veo a ocho niños revolotear por un pequeño parque del jardín KidS. Tienen  de tres a cuatro años aproximadamente. Corren, se caen, se levantan, saltan,  gritan. No se quedan quietos. De pronto la profesora les hace una señal y les dice que es hora de pasar a otro salón. Ellos la siguen; el silencio se apodera del pequeño parque de diversiones.

—¿Dónde están los cuadernos? —le pregunto a Claudia Nigrinis, directora del jardín KidS.

—Aquí los niños no traen maletas con libros —responde—: aquí eso no existe. Tenemos un modelo pedagógico distinto al que se acostumbra ver hoy en día.

Seguimos recorriendo el jardín. Veo cinco niños de dos años metidos en una piscina de arena donde juegan bajo la supervisión de una maestra, que también se unta con ellos. Les enseña cómo estimular sus manos a través de esa lúdica. De pronto Claudia se une con ellos y levanta en sus manos a un pequeño mientras le da besos en la mejilla. Los niños se le acercan para mostrarle lo que han hecho en la mañana. Ella les pone atención y se entretiene con ellos.

Más adelante se ven dos salones. En uno hay parejas de niños sentados: se realizan delicados masajes de espalda entre ellos. En el otro salón observó a los pequeños pintando en una pizarra de vidrio. Después Claudia me muestra la huerta y otros espacios lúdicos para los menores. Luego me dirijo a su oficina. El lugar está dividido por un grueso escritorio sobre el que hay un computador, hojas, carpetas. En el suelo se observan unos peluches, juguetes, y la pared cuelga un tablero pequeño. Hay otra mesa con dos sillas pequeñas.

“Lo que diferencia este jardín con otros es el talento humano que está creando este proyecto, aquí no estamos improvisando. Tenemos profesionales expertos en sus áreas, con un componente educativo alto. Es un equipo experto y maduro. Vemos al niño desde todos los frentes para maximizar el potencial que cada niño tiene. Aquí desde el portero hace la diferencia”, dijo Nigrinis.

Alt_ Jardin KSI Kids Bogota

El jardín se constituyó hace cuatro años por la iniciativa de Claudia Nigrinis y Annie de Acevedo, dos psicólogas y educadoras, motivadas por el espíritu del empresario Dimitris Goulandris, un inglés con ascendencia griega, que luego de la muerte de su madre quiso seguir el legado de educación que le impartió su mamá desde niño.

“Su mamá siempre le decía si usted quiere trascender en la vida hágalo con la educación. Y le dejó esa misión. El es un hombre de negocios, cabeza de un grupo de inversión, que se preparó e invirtió en educación y lo está haciendo muy bien”, comentó Nigrinis.

Goulandris llegó a Colombia hace cinco años. Compró del Colegio La Candelaria, ubicado en el sector de Guaymaral en el norte de Bogotá. Goulandris puso en marcha una nueva alternativa de educación internacional, con un currículo académico de clase mundial, multicultural y bilingüe.

En la inauguración, Dimitris conoció a Annie de Acevedo, una experta psicóloga que trabajaba para un importante colegio de la ciudad, y quien pensaba en pensionarse entonces. “A Goulandris, Annie le recuerda a su madre. Hay una chispa entre ambos y él le cuenta el motivo de su visita al país”, comentó la directora del KidS.

Lea también: Una noche en un jardín del barrio Santa Fe 

Annie le propuso a su amiga Claudia Nigrinis que unieran esfuerzos para crear un proyecto dedicado a los más pequeños en la ciudad, y que tendría la aprobación de Goulandris. Ambas se habían conocido hacía varios años, cuando trabajaban en el Colegio Nueva Granada. Eran grandes amigas. Entonces se les ocurrió crear un Centro de Aprendizaje para niños que tuvieran alguna dificultad o diferencia de aprendizaje, y que serían atendidos por un equipo altamente capacitado. Luego de un año y medio de fundado llega Claudia Nigrinis a dirigir el jardín ademas de ser la Directora Academica del Centro de Aprendizaje, con un modelo pedagógico en constatante evolucion y que se adapta de manera magica a las necesidades del niño de este siglo.

Alt_ jardin salones, KSI

Claudia y Annie han unido su experiencia y juntas trabajan para sacar adelante desde hace cuatro años los dos proyectos, el lugar está ubicado en el barrio Quinta Camacho (cerca de la zona G).

¿Por qué los niños les gusta estar en el KSI Kids?

Un padre de familia le contó a Claudia que un día, al salir de casa con su hija para llevarla a KidS, ella, tiernamente le había dicho que le gustaba otro jardín que estaba ubicado cerca a la casa. Todos los días insistía en su preferencia por el kinder que solo por fuera veía. Un día la pequeña le dijo a su padre que ahora si le gustaba KidS. Él le preguntó por qué. Ella le respondió que era porque en ese jardín (el que ella prefería) no había un Campo Elías (portero KidS). Para Claudia fue una grata sorpresa; las palabras del padre de familia le sacaron las lagrimas, porque en KidS “¡todos somos importantes!”

Con una gran sonrisa, Campo Elías recibe cada mañana a todos los niños del jardín, que llegan a partir de las ocho de la mañana. Cada vez que el portero se refiere a los alumnos del jardín les dice “mis niños”. Ellos se le acercan en el recreo o al finalizar las clases para mostrarle qué actividades hicieron en el día.

También le puede interesar: Así podrá fomentar la creatividad de sus hijos en casa

“Este es un jardín de puertas abiertas, donde los padres pueden venir cuando quieran, y quedarse con sus hijos a pasar una mañana junto a ellos“, comentó Nigrinis.

En KidS se manejan varios pilares de expresión que son: lenguaje, movimiento, juegos, ciencia, arte y música, los cuales desarrollan habilidades y conceptos para que los niños sean personas con todas las bases necesarias para afrontar el mundo actual.

Los objetivos del kinder son que sus egresados posean cualidades y valores como el ser compasivo, creativo, comprometido, buen comunicador y con unas muy buenas bases de pensamiento crítico.

Alt_ Jardin KSI Kids Bogota

“Ofrecemos una educación individualizada donde cada niño tiene un seguimiento minucioso.  En el jardín contamos con profesionales como fonoaudiólogos, psicólogos, terapeutas ocupacionales, musicóterapeutas, entre otros. Cada profesional está especializado en educación; además contamos con un equipo de expertos a quienes les llama la atención este proyecto, por lo que están comprometidos con la educación de los más pequeños”, argumentó Claudia.

En el modelo pedagógico del jardín hay una muy buena comunicación entre los docentes y los padres de familia. A cada uno de ellos se le envía una agenda electrónica diaria donde se les informa las actividades que realizó su hijo en las diversas clases. Mensualmente se les hace llegar una circular de crianza y  nutrición. También, bimestralmente se realiza un conversatorio con padres sobre las pautas de crianza y las sugerencias o preguntas que tengan ellos sobre las actividades impartidas en el jardín.

Cada mañana a los más pequeños se les recibe con canciones infantiles y en el parque… solo si hace buen día. Si hay lluvia, las actividades se realizan en el aula de clase, a través de un juego libre. “Es el momento donde ellos pueden expresar cada una de las cargas que traen desde sus casas. Si están tristes; si están felices. Es un tiempo de bienvenida. A las nueve de la mañana empieza la rotación en cada uno de los pilares”.

Alt_ jardin KSI Kids Claudia Nigrinis

Después de finalizar las actividades cada niño le comenta a su profesor base sobre lo que hizo ese día, de lo que trajo al colegio y  de lo que se lleva. Y a medio día los padres recogen a sus hijos.

“Algunos niños se quedan más horas en el jardín, pues algunos padres no pueden recogerlos a esa hora, así que permanecen más tiempo con nosotros. Almuerzan y después se dedican a otras actividades lúdicas”.

Las horas de la tarde se destinan a actividades lúdicas para ellos, por ejemplo, el lunes hay ‘cuenta cuentos’; los martes ‘cocineritos’; los miércoles ‘pintando y cortando voy creando’; los jueves son ‘exploradores’; y los viernes ‘cantando, cantando y jugando mi mundo voy creando’.

En KidS se trabaja con disciplina positiva con conciencia, todo en un ambiente lúdico práctico y experimental, que es el modelo aplicado allí para la primera infancia. “Se aprende desde cualquier momento del desarrollo, pero cuando estás trabajando con la primera infancia se pueden  lograr resultados experimentando y disfrutando”.

“Le estamos dando habilidades críticas a los niños para este siglo, y es lo que pretendemos desde el jardín, que ellos puedan responder al mundo que se les avecina en los próximos años”, dijo Nigrinis.

De pronto veo uno de los niños que acerca a Claudia para mostrarle un dibujo que realizó. Ella se agacha y le pregunta ¿Qué hiciste?, y él con voz dulce le contesta ‘un dibujo para ti’.