¿Por qué se habló más de Jessica de la Peña que de la problemática de Transmilenio?

¿Por qué se habló más de Jessica de la Peña que de la problemática de Transmilenio?

11 de febrero del 2016

Cuando una figura pública da de que hablar: Memes, matoneo y Twitter. El turno fue para la presentadora de RCN, Jessica de la Peña.

Lea también: Los descaches de Petro durante las manifestaciones en Transmilenio

La periodista llegó rápidamente al lugar de los hechos. La noticia: disturbios en la estación de El Tintal de Transmilenio, el primer gran reto de orden público que enfrentó Enrique Peñalosa desde que se posesionó como alcalde.

Le puede interesar: Peñalosa empezó peor de lo esperado

Para lograr las mejores imágenes, el camarógrafo del noticiero y la comunicadora, se situaron en un tercer piso, desde allí reportaron lo sucedido.

El distrito, que sospecha que el exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro tiene algo que ver con con las protestas, reportó de 70 buses de Transmilenio dañados y más de 80 detenidos, calificó de “vándalos” y “casi terroristas” a los manifestantes.

Además: 15 trinos de Petro contra Enrique Peñalosa

En su reporte, Jessica de la Peña los calificó de la misma manera. “Estamos siendo víctima de estos vándalos”. Y mostró las cosas que les arrojaban al grupo de periodistas que estaba en el lugar: “Nos están tirando tomates, naranjas y piedras, por estar aquí informando”.

La forma cómo de la Peña informó la situación, fue objeto de burlas en las redes sociales, a muchos les pareció exágerada la forma de la presentación. “Como de reportero de guerra”, señalaron algunos.

En diálogo con KienyKe.com, el crítico de televisión, Ómar Rincón analizó este fenómeno. ¿Por qué se habló más de Jessica de la Peña que de la problemática de Transmilenio?

“Eso no solo pasa en Colombia, pasa en todo el mundo. Los periodistas y presentadores están por encima de la realidad. Las redes sociales hacen pensar que lo que hace que la realidad funcione no es la realidad misma sino las celebrities”.

El académico explica porqué es más fácil hablar de famosos que de una problemática compleja.

“Para el ciudadano del común es más fácil opinar de una persona que de la realidad, y eso pasa porque para hablar de esa realidad se necesitan tener más elementos de juicio, elementos que no tiene la gente no tiene. No se habla con argumentos, solo se critica una puesta en escena”, es lo que pasó con Jessica de la Peña. “Ante la capacidad de argumentación se queda con el efecto de la farándula”.

Pero este mal no es exclusivo de los usuarios de los usuarios de las redes sociales, es un tema que atañe directamente a los medios, a los periodistas.

“Informar en directo (como lo hizo Jessica de la Peña) no sirve para nada. Ella fue a allá a hablar de algo de lo que probablemente no tiene ni idea y pues pasa lo que pasa. Va a informar algo que no sabe, entonces trasmite como si estuviera hablando de un partido de fútbol”.

Pero el problema también es de los medios de comunicación que hacen eco de lo que se dice en las redes sociales, de la tendencia, de los hashtags, de la cosa viral.

“El periodista no puede caer en eso, en el chisme, sino dedicarse a investigar para que pueda informar con un contexto responsable”.

Lo que pasó este miércoles se puede comparar con lo que le sucedió a Alejandra Azcárate que se convirtió en tendencia por cuenta de sus opiniones en las rede sociales sobre el proceso de paz.

Las reflexiones de Jessica de la Peña

Mientras que en redes sociales matonean a Jessica de la Peña, en la vida real la situación derivada por los disturbios en Transmilenio parece complicarse.

Por un lado, y pese a los disturbios, los usuarios continúan pidiendo mejoras en el servicio y por el otro, se aumenta la brecha ideológica entre Peñalosa y el excalcalde Petro.

En diálogo con KienyKe.com, el senador del Polo Democrático, Iván Cepeda señaló que: “La administración distrital en vez de estar lavándose las manos deben solucionar los problemas de la ciudadanía” y expresó que “esa no es una actitud responsable ni coherente”.

El senador también la tomó contra las decisiones administrativas. “Más allá de echarle la culpa de hechos puntuales al exalcalde, más bien Peñalosa debería responder por qué de una manera tan irresponsable echó al cesto de la basura los estudios que hubieran permitido que Bogotá tuviera un metro”.

Al respecto, la exministra de defensa, Martha Licía Ramírez expresó: “Tenemos que crear ciudadanía y aprender a vivir pacíficamente (…) dejar la manera tan incivilizada como lamentablemente se comporta algunas personas”. Igualmente afirmó que la destrucción de los bienes públicos es un delito. Cepeda, por su parte, afirma que “no es justificable ese uso desmedido y desproporcionado de la fuerza por parte del Esmad”.