El polémico chamán que paró la lluvia

17 de enero del 2012

Este es el tolimense a quien le pagaron cuatro millones de pesos para que no se agüara el cierre del Mundial Sub-20.

El polémico chamán que paró la lluvia

Se califica como un radiestesista. Un hombre capaz de manipular las fuerzas de la naturaleza y de encontrar, por medio de energías, agua y tesoros escondidos. Este campesino de 61 años nacido en Dolores (Tolima), un pueblo con 3.700 habitantes,  es hoy un personaje conocido en todo el país.

Los colombianos presenciaron la clausura del Mundial Sub-20 de fútbol y, aunque era época invernal, esa noche no llovió. Nadie sabía que detrás de ese verano artificial estaba Jorge Elías González, el hombre que por medio de ritos asegura que puede desaparecer las nubes grises.

Nació en una familia de campesinos. Dice no ser indígena, ni chamán, ni brujo, sino es un sacerdote radiestesista. Aprendió de la naturaleza por su padre, Jorge Enrique González. Él recorría el campo buscando minerales, mezclando las plantas y tratando de dominar la naturaleza. Siempre le enseñó a su hijo que hay que conocer para jugar y gobernar. En la adolescencia, guiado por el mensaje de su padre, caminaba ensimismado por el pueblo o se internaba en los bosques. Los habitantes pensaban que se había vuelto loco.

Jorge Elías González trabaja con las energías para manipular la naturaleza.

En 1997, la Primera Dama de la Nación lo invitó a Dinamarca para que ahuyentara las nubes danesas durante una festividad. Poco a poco los personajes influyentes del país fueron hablando de él. La fe le ganó al escepticismo y después González confirmó su dominio. Ha participado en las cinco últimas versiones del Festival de Teatro de Bogotá. Su trabajo ha sido efectivo y los participantes han logrado salir a los eventos callejeros sin mojarse.

Su nombre empezó a sonar a raíz del escándalo por el detrimento patrimonial de 1.900 millones de pesos durante la ceremonia de clausura del Mundial Sub-20 de Fútbol en el estadio El Campín de Bogotá. Según denunció la Contraloría, el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) invirtió 4.700 millones de pesos. Cuando analizaron los gastos encontraron imprecisiones en alimentación, tiquetes y hospedaje. La inversión más curiosa fue la contratación de Jorge Elías, por cerca de cuatro millones de pesos.

El hombre de la lluvia cumplió. Aunque los funcionarios de la contraloría cataloguen el gasto como injustificado, la directora del Teatro Nacional, Ana Martha de Pizarro, –quien se encargó de la ceremonia de clausura del evento– defiende a González y asegura que el radiestesista hizo su labor y, por tanto, merecía el pago. El hombre seguirá participando en los eventos, para que a los colombianos no se les agüen las fiestas.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO