Juan Diego Alvira se defiende del matoneo en Twitter

Juan Diego Alvira se defiende del matoneo en Twitter

29 de noviembre del 2015

“Ellos criticaron mi estilo de presentar porque yo los critiqué a ellos. Crucificarme en redes sociales fue la forma en la que me devolvieron la crítica que yo les hice”. En diálogo con KienyKe.com, Juan Diego Alvira, presentador de Noticias Caracol,  habló del palo que le dieron en Twitter luego de su informe ‘Grafitis, ¿arte o vandalismo?’

“La gente la emprende contra mí sin ni siquiera escuchar lo que se dice. Si usted analiza el informe, encuentra que no se toma partido. Hay varias voces: grafiteros, académicos, un exmagistrado de la Corte Constitucional, artistas”.

Lea también: “Lo más triste es que los que se inventaron al tal ‘Refisal’ son amigos míos”, dice Javier Hernández Bonnet.

El periodista, nacido en Ibagué, considera que la molestia que generó su nota radica en que le recordó a algunos grafiteros que “están abusando del derecho de expresarse y pasan los límites. Ningún derecho es absoluto, ni siquiera la libertad de expresión porque choca con otros derechos”.

Además: “En las redes sociales hay inmediatez para maltratar y herir”: Iván Lalinde

Sin embargo, en redes sociales más que hablar de la problemática que planteó Alvira y que según dice el periodista, “ningún medio de comunicación lo había planteado de esa manera”, tuiteros se refirieron – con burlas –  a la forma en la que presentó el informe. En un momento pintó con aerosol el lente de la cámara.

Juan Diego Alvira -2

“Es válida la crítica, pero es mi estilo. Así he hecho periodismo desde siempre, desde que empecé en televisión. Entonces, que critiquen mi estilo de presentación es como si yo criticara  la forma como un grafitero hace su grafiti. Yo de eso no sé”.

A Juan Diego Alvira le hacen bullying por la forma como presenta, como habla, como se expresa ante la cámara. Su estilo, para muchos, resulta incómodo porque más que querer informar tiene afán de protagonismo.

“Puede que la gente lo entienda así, pero mire: lo que yo hago es una cosa que los gringos llaman walk and talk…hacer periodismo caminando y hablando. Eso no me lo inventé y eso es un estilo de presentación que adoptaron hace muchos años en CNN, Fox News, entre otros”.

Es curioso, Juan Diego Alvira habla normalmente  de la misma forma que lo hace en frente de una cámara. Es exageradamente expresivo. Levanta las cejas, mueve los ojos para un lado y para otro, mueve las manos, los brazos, los hombros, actúa lo que va diciendo; y para expresarlo utiliza todo su cuerpo el cual trabaja todos los días. Va al gimnasio hora y media.

“Inicié en City Tv, que en sus inicios era una franquicia de un canal canadiense experto en periodismo local de televisión y ellos nos enseñaron eso. Pero también es bueno decir que le he puesto mi sello. Trato de hacerlo en las calles y sobre el terreno, es un trabajo mucho más exigente”.

Cuando habla de televisión y periodismo se emociona. Le produce casi la misma emoción que le genera hablar de fútbol y del equipo de sus amores: el Deportes Tolima. Con la misma pasión defiende su trabajo.

“No falta el que diga que busco protagonismo y llamar la atención pero no lo veo así, lo veo porque es muy útil. Cuando usted pone la cara y representa una situación (como coger el aerosol y pintar la cámara) usted trasmite un mensaje y ese mensaje se queda. No se olvida.

Eso en televisión es importantísimo, sobre todo porque televisión no es como la prensa escrita que usted puede releer. Lo que se ve en el momento, es lo que es y eso es lo que yo busco: llamar la atención y generar recordación sobre el tema del que esté hablando.

El ‘walk and talk’ tiene otras bondades. Por ejemplo, ahorra tiempo de producción. Es una técnica eficaz”.

Juan Diego Alvira -7

Juan Diego sabe que muchos lo critican por ese supuesto afán de protagonismo y por eso, insiste: “Cuando uno hace periodismo uno no está haciendo un test de popularidad, uno no busca hacerse popular, busca – más bien – generar reflexiones, plantear problemas, buscar alternativas y generar polémicas”.

Esta, la del grafiti, no es la primera polémica que protagoniza Alvira. Esa fue menos ruidosa. En 2004 estuvo en el ojo del huracán por cuenta de una nota para televisión que terminó en una multa de $ 303 millones. De ese episodio habla por primera vez después de diez años.

En un evento público la entonces Directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Beatriz Londoño, señaló que en “Bogotá hay familias que en ocasiones deben alimentarse a punta de papel periódico con agua de panela”.

Cautivado por la historia, Alvira se dio a la tarea de encontrar una de esas familias y lo logró. La halló en la localidad Rafael Uribe Uribe, en el barrio Los Puentes.

“Encontré una señora que me dijo que sí habían comido papel con aguapanela, el problema, y ese fue el error mío, es que en ese momento no estaban comiendo eso. Entonces le pedí – como era para televisión – que me mostraran cómo lo hacían.

Esa equivocación no fue de mala fe, fue de buena fe, y no me justifico, pero ese fue el pecado de esa nota. No aclaré que las imágenes eran parte de una reconstrucción de lo que la señora me había dicho”.

La polémica explotó después de que la nota salió al aire, más si se tiene en cuenta que esto fue durante la alcaldía de Lucho Garzón, cuyo lema de gobierno era: Bogotá Sin Hambre.

“Después apareció la mamá (que era una vecina de la entrevistada) de dos de los cuatro niños que comían papel diciendo que era mentira. Que ella a sus hijos nunca les había dado agua de panela con papel”.

De inmediato llegó una sanción social. Juan Diego y City Tv fueron señalados de inventarse la nota, de crear una realidad que no existió. La sanción también fue económica:

“Vino una sanción de la Comisión Nacional de Televisión que no fue imparcial, fue injusta. La sanción la impone la autoridad de televisión que desapareció por negligente, corrupta. Además una parte de los comisionados que sancionaron a El Tiempo tenían que declararse impedidos porque habían sido denunciados en varios casos de corrupción por El Tiempo. A este tema terminaron metiéndole política”.

Según Alvira, “dijeron que le pagué a las personas, que me habían contratado los políticos de la oposición y muchas más cosas. Finalmente no tengo ni una condena de un juez de la República por este caso, no había pruebas de nada”.

“Si bien es cierto que me equivoqué, puse la cara, me ratifiqué en vivo. Como periodista no puedo garantizar ser infalible, pero uno cuando hace las cosas con honestidad, eso sí lo puede garantizar. Y para esa nota obré con honestidad, aunque me equivoqué”.

El próximo cinco de febrero Juan Diego Alvaira cumple cinco años en Caracol y quince en televisión (duró diez en City Tv).

Quiere, y lo califica como su sueño, “tener un programa periodístico de opinión propio (…) también, y sería un mentiroso si digo que no, me gustaría algún día presentar en CNN o Fox News”.