¿Sin Globovisión se cae la crítica en Venezuela?

¿Sin Globovisión se cae la crítica en Venezuela?

4 de mayo del 2013

Desde marzo de 2013 se había anunciado la venta del canal de noticias venezolano Globovisión, un medio de comunicación crítico al gobierno, y asimismo objeto de numerosas presiones administrativas y políticas. La venta se concretó esta semana y también el cambio de sus directivas. Su comprador es el economista y empresario Juan Domingo Cordero, que asumirá su presidencia. La dirección, que comprenderá decisiones editoriales, quedará en cabeza del periodista Vladimir Villegas, un desertor de chavismo, pero hermano del actual Ministro de Comunicaciones Venezolano, Ernesto Villegas.

Globovisión no pasaba por buen momento bajo el mandato del difunto presidente Hugo Chávez, y tampoco vislumbraba un ambiente cordial con el nuevo gobierno de Nicolás Maduro. Sus periodistas eran objeto de censura y procesos judiciales. A sus reporteros muchas veces se les impedía el acceso a información oficial, y recientemente denunciaban que no podían ni siquiera hacer cubrimiento de las sesiones dentro del parlamento, presidido por Diosdado Cabello. Permanentemente sus emisiones se veían interrumpidas por los llamados a cadena nacional del mandatario de turno, que valga decir, en ocasiones lanzaba críticas a Globovisión. Además la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, Conatel, llevaba diez procesos administrativos contra el medio, incluyendo sanciones con millonarias multas que, alertaban sus directivos, los llevarían a la quiebra. No menos importante, Globovisión fue exonerado de las concesiones para el sistema de Televisión Digital Abierta, lo que propiciaba su salida del mercado.

Finalmente sus dueños anunciaron su venta. Las manos que empoderarían el canal tenían en expectativa a la opinión, principalmente opositora, que se preguntaba qué pasaría con uno de los pocos micrófonos que tenían abiertos. El nombramiento de Vladimir Villegas no pareció responder del todo a su pregunta.

Vladimir Villegas ha declarado que es contrario a los intereses de Miraflores, aunque es de ideas de izquierda. Es hijo del militante comunista Cruz Villegas, fallecido líder sindical e influyente político y activista social. Desde joven fue militante del Partido Comunista de Venezuela. Vladimir fue simpatizante y amigo de Hugo Chávez hasta hace poco tiempo. Fue nombrado miembro de la Asamblea Constituyente de 1999 y acompañó al comandante en sus campañas electorales hasta 2006.

Hugo Chávez lo nombró su embajador en Brasil en el año 2002. Un año más tarde lo designó presidente del canal oficial Venezolana de Televisión (VTV) hasta finales de 2004 cuando lo envió como su delegado diplomático a México. En esta embajada estuvo hasta noviembre de 2005, cuando el presidente Chávez llamó al líder mexicano Vicente Fox “cachorro del imperio” y propició la ruptura de las relaciones bilaterales. A su regreso trabajó en la cancillería como el encargado de las relaciones exteriores con Asia, Medio Oriente y Oceanía. Su jefe en ese momento era Nicolás Maduro.

Ernesto y Vladimir Villegas, Kienyke

Vladimir Villegas (izq.) es hermano del actual ministro de Comunicaciones Ernesto Villegas (der.).  Inicialmente compartían idénticas visiones políticas, pero desde hace unos años Vladimir se volvió crítico al Gobierno y Ernesto uno de sus más fuertes defensores.

Como periodista fue escritor en el Diario de Caracas, El Universal, El Nacional, y tiene un programa informativo y de opinión en Unión Radio.

¿De amigo a verdugo?

Su divorcio del chavismo, según ha confesado, ocurrió a finales de 2009. Más allá de congelar su diálogo con Chávez o Maduro, empezó a criticar al oficialismo. En una entrevista otorgada al Diario 2001, confesó haberse “bajado del autobús de Maduro porque Chávez cambió la ruta”, pero también declaró que no se subió al “autobús” de Capriles, porque “no llegó a arrancar”. Actualmente Villegas milita en el partido Avanzada Progresista que dio su aval a Capriles en las más recientes elecciones.

En una columna escrita hace un par de semanas para el portal Runrunes, Villegas le dijo al presidente Nicolás Maduro: “Sobre todo pregúntate si la confrontación, si el verbo remojado en gasolina, si la tendencia a catalogar de fascista, traidor a la patria, conspirador o terrorista a todo aquél que adverse al Gobierno sirven de algo para que Venezuela salga de sus graves problemas”.

En las toldas rojas lo llaman traidor, mientras que en la oposición lo miran con recelo. Al ser nombrado director de Globovisión, Vladimir Villegas dijo que su apuesta es por un periodismo “al servicio del país; no queremos hacer un periodismo ni irrespetuoso ni complaciente”. Desde ya anticipó cambios internos, porque “cuando hay nueva directiva, un nuevo equipo que ingresa, siempre se esperan cambios”.  En declaraciones a Globovisión, su nueva empresa, subrayó que su relación con su hermano, el Ministro de Comunicación, es “cordialísima, que no ha variado nada, a pesar de que tengamos distinta concepción política en este momento”.

“Por sus frutos los conoceréis”

Macky Arenas, socióloga, periodista y analista que ha estado 16 años vinculada con Globovisión,  calificó de entrada como “muy grave” que el canal haya tenido que llegar al punto de cambiar de directivas “por la asfixia del gobierno”. “El anterior dueño tuvo que vender porque era incómodo al gobierno. De alguna forma los nuevos dueños deben estar vinculados con el Gobierno para haberlo comprado”.

Globovisión, Kienyke

Redacción del noticiero Globovisión (Archivo). 

“Como empresarios ellos dicen que necesitan un canal exitoso. No saben de televisión. Saben ser empresarios. Ojalá se cumpla lo que ellos dicen inicialmente, de que quieren un canal con todas las voces, ojala sea así”, manifestó Arenas a KienyKe.

“No hay libertad de prensa en Venezuela. Fíjate tu, que la única gran ventana plural, era Globovisión, y a esa ventana quieren cerrarla. Además no es sano que el ministro sea hermano del nuevo director, aun cuando Villegas es crítico. Eso le puede traer problemas, pero esperemos que no”, concluyó la periodista.

Similar posición manifestó a KienyKe Claudio Paolillo, presidente de la Comisión de Libertad de Expresión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), quien lamentó la venta del canal.  “El gobierno no tolera las informaciones que le disgustan. Venezuela es uno de los peores países en libertad de expresión, así que no extraña este hecho, pero lo repudiamos. El régimen inventado por Chávez y apadrinado por Castro se basa en la supresión de opiniones de opositores”.

No obstante sobre las nuevas directivas pidió esperar a que desarrollen su labor. “Como se dice en la Biblia, por sus frutos los conoceréis. (Sobre los hermanos Villegas) depende de lo que haga (Vladimir). Él está peleado con su hermano, y por el solo hecho de ser hermanos no implica que sean aliados o cómplices”.