La piel de JBalvin y otros famosos es el lienzo de Pajo

7 de junio del 2018

Juan Pablo Quintero es uno de los tatuadores mas famosos de Medellín

La piel de JBalvin y otros famosos es el lienzo de Pajo

Una de sus motivaciones para incursionar en el mundo de los tatuajes, fue su padre, un artista plástico, desde entonces han pasado 24 años y  por sus manos han pasado desde cantantes famosos hasta reconocidos actores de la televisión colombiana. Juan Pablo Quintero o ‘Pajo’, como lo conocen muchos, es considerado uno de los mejores tatuadores del país y vive en Medellín.

Este artista, oriundo de Manizales, una ciudad de tradición conservadora, comenta en diálogo con KienyKe.com, que la actividad a la que se dedicaba su padre, sumado a la fascinación que sintió al ir a una feria en su ciudad natal y ver a una persona haciendo tatuajes, fueron determinantes para dar un paso en en esa dirección. Al igual que su padre, él también quería plasmar su talento, pero no en un lienzo, sino en la piel de las personas.

“Primero empecé haciendo old school, luego new school, siguieron los trazos con sharpie y después empecé a realizar rostros y por ese tipo de trabajos es que mi labor es muy reconocida acá en la ciudad de Medellín, en la cual vivo desde hace más de 15 años”, manifestó Pajo.

Su talento le ha bastado para conocer a los mejores tatuadores del mundo y también le ha permitido el reconocimiento en varios eventos tanto nacionales como internacionales. En 2010, participó en la cuarta convención de tatuadores en Bogotá, a la que asisten artistas de Miami, México, Las Vegas, Brasil, Venezuela y Colombia, y obtuvo el primer puesto en la categoría Sombras, entre unos doce participantes.

Esa vez un vikingo realizado a mano alzada, en muy poco tiempo, en negro y grises, le dio un toque más realista, fue suficiente para cautivar a los jurados.

“Esto no solo es por plata sino por pasión”, es por eso que manifiesta que tiene unos filtros de los tatuajes que más ha hecho, entre los que se destacan tigres, leones, relojes que hacen alusión a la fecha de nacimiento de una persona, atrapa sueño, pero también de otros que nunca haría como infinitos, hojas de marihuana, armas o algún elemento que se utilice para hacer alusión a alguna ideología política o religiosa, también se niega a realizar tatuajes en las partes íntimas de las personas.

Comenta entre risas que por sus manos han pasado infinidad de clientes, cada uno con ideas únicas que tenían algún significado en sus vidas, pero recuerda uno en especial, un hombre al cual le hizo varios tatuajes, lo particular de esta persona, dice, es que llegaba con un directorio en la mano y al azar lo abría y se tatuaba la imagen que aparecía en la página.

“Era un man todo punquero, todo loco, creo que ha sido hasta hoy el más charro (gracioso) que yo haya tatuado”, comenta Pajo.

El tatuador de famosos

El talento de Pajo para muchas personas no queda en duda, y no es para menos, artistas como J Balvin, Silvestre Dangond, Nicky Jam, David Ospina, entre otros jugares famosos que militan en el fútbol europeo, han puesto toda su confianza en él para que dejara toda la magia de su talento plasmada en sus pieles.

Con un poco de modestia manifiesta que gracias a su buen trabajo los grandes artistas que se han tatuado con él fueron llegado hasta su local, ubicado en el sector de Laureles, al occidente de Medellín.

“Yo siempre he estado aquí en mi local y fueron llegando jugadores de fútbol, luego cantantes y actores, pienso que uno me iba recomendando con el otro y eso indica que las cosas se están haciendo bien y me motiva para seguir haciéndolas de la mejor manera”, puntualizó Pajo.

Para Pajo lo más importante que debe tener en cuenta una persona a la hora de hacerse un tatuaje es conocer muy bien el artista con el que desea tatuarse, además de estar seguro del diseño que quiere que le quede plasmado en la piel.

Reconoce que con el paso del tiempo, esta profesión dejó de ser vista como un tabú y, por el contrario, se fue convirtiendo en algo cotidiano de las diferentes expresiones artísticas, por eso considera que en cuatro años los tatuares del país gozarán de mayor reconocimiento internacional.

Decir que Juan Pablo Quintero es uno de los tatuadores más buscados de Medellín no es una exageración, si una persona quiere acceder a sus servicios, tendría que esperar más o menos siete meses, ya que él solo hace una sesión de tatuajes al día.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO