El día que asesinaron a Julio Cesar con 23 puñaladas

foto: shutterstock

El día que asesinaron a Julio Cesar con 23 puñaladas

15 de marzo del 2019

Fueron 23 puñaladas y más de 60 senadores involucrados en el crimen del dictador de Roma Julio César, nacido el 13 de julio del año 100 a. C.  La noche antes del asesinato, que se efectuó el 15 de marzo del año 44 a.C., su tercera y última esposa, Calpurnia Pisonishabía tuvo una pesadilla en la que vislumbró el crimen de su esposo. Julio Cesar le hizo caso a este sueño premonitorio y por tal razón le envió un mensaje al Senado en el que decía que se que ese día se quedaría en casa y que todo lo atendería desde allí.

Pero Marco Junio Bruto, hijo de Servilia, la amante más amada por el César, quien también hacía parte del Senado, y uno de los conspiradores del crimen, lo buscó y terminó convenciéndolo de asistir a la sesión. Aunque Julio César tenía escoltas que cuidaban sus pasos, meses atrás había desistido de estos por mandar un mensaje de paz política después de que el senado le juro lealtad.

César llegó a la Cámara en compañía de Marco Antonio, su hombre de confianza, pero antes de cruzar la puerta fueron separados y llevados, con algunas mentiras, a esquinas distintas, mientras que los senadores llevaban a cabo el sangriento plan.

Después de que Julio César ingresó al recinto, fue acorralado por decenas de senadores. Marco Antonio fue distraído por otros tantos. Después de un par de minutos, uno de los hombres haló la túnica del César y su hombro quedó al descubierto. Esa era la señal para apuñalar al líder.

Servilio Casca, otro senador, desenfundó su daga y lanzó una puñalada al dictador, pero dice la historia que este logró esquivarla y solo fue arañado con la punta del arma. Aunque Julio César también logró sacar su daga y herir a un par de sus asesinos, varios de ellos hundieron sus armas en su cuerpo. Lo mataron.

En medio del funeral, Marco Antonio leyó en voz alta el testamento de Julio César y después el pueblo romano se lanzó a las calles en ira lo que generó disturbios. Las viviendas de los conspiradores que asesinaron al César fueron saqueadas mientras ellos huían de Roma.

Marco Antonio llamó a las legiones fieles a Julio César a seguirle, se le unieron Cayo Octavio, sobrino del asesinado, y Lépido, otro hombre fiel al dictador, quienes lideraron la caza a todos los asesinos del César. La gran mayoría de los conspiradores fueron asesinados en un tiempo de tres años.

El gran César

Julio César llegó al poder después de pasar por varios cargos políticos en la República de Roma. Su liderazgo militar, después de haber sido nombrado cónsul, le entregó importantes victorias, como la de las Galias, que lo dejaron ante el pueblo como un héroe. El Senado lo nombró cónsul en el año 59 y diez años después, en el año 49, aprovechando su poderío militar desató una guerra civil, enfrentando a Pompeyo, cónsul único, a quien venció después de cuatro años de enfrentamientos y se proclamó cónsul único y tomó el control de la República, hasta el día de su asesinato.