Paul Díaz: la cibernética del alma

Paul Díaz: la cibernética del alma

2 de enero del 2019

En el año de 1975 conocí al ingeniero electrónico y de sistemas Paul Díaz, quien había fabricado una cámara de Kirlian, a través de la cual se diagnosticaba desbalances energéticos en el aura de las personas que se tomaban esta fotografía. En ese entonces, éramos miembros del Instituto Panamericano de Psicotrónica fundado por Antonio Zambrano, cuyo presidente de esa época era el arquitecto y piramidólogo Gonzalo Gofray. Otros integrantes fueron el astrónomo Clemente Garavito director del planetario, perteneciente a más de 105 sociedades científicas del mundo, el médico Francisco “Pacho” Ríos padre de la bioenergética en Colombia y España, el profesor Renato Morgante pionero de las técnicas de hipnosis y las investigaciones de las enfermedades psicosomática, y el astrólogo argentino Hugo Rondón, entre otros.

Hoy después de algunos años, me reencontré con mi amigo Paul Díaz y en una animada, profunda y ante todo enriquecedora charla, en donde juntos decidimos publicar un libro para este nuevo año 2019 sobre varios temas entre ellos el “Yo del futuro” y las necesarias sustentaciones científicas desde la física cuántica, las matemáticas, la psicotrónica y la neurología cibernética, realicé como abrebocas de este desafiante y revelador proyecto, la siguiente entrevista que espero sea igual de edificante para mis lectores.

El ingeniero electrónico Paul Díaz durante la entrevista con Armando Martí

Armando Martí: Sé que desde hace décadas te dedicas a estudiar las sociedades secretas, la alquimia y el ocultismo, para descubrir los poderes interiores del ser humano y los secretos del universo. Siempre me intrigó un misterioso personaje llamado Racokzy Lipót György, más conocido como el Conde de Saint Germain a quien se le describe como genio, mago, alquimista, compositor, pianista y protagonista de muchas historias misteriosas. Para ti como investigador y puente entre la ciencia ortodoxa y el esoterismo ¿quién es el Conde de Saint Germain?

Paul Díaz: En alguna de sus reencarnaciones, el Conde de Saint Germain, nació en Hungría en el año de 1712 y falleció en Alemania en 1784, pero en realidad es una de las personas que es inmortal en la historia de este planeta. Escribió un libro magno llamado “La Santísima Triosofía” y las

fechas de su nacimiento y muerte, son dadas por testigos pues no existe documento alguno, que las certifique. Por eso, se considera que es ni mas ni menos que San José el padre putativo de “Jeshua”, es decir, Jesús. Yo he podido encontrar muchas cosas al respecto y las estoy evaluando más allá de afirmaciones o negaciones, ¿acaso la reencarnación posterior de San José pudo haber sido la del Conde de Saint Germain y no ha vuelto a desencarnar? Ahora bien, el Conde de Saint Germain es un ser supremamente evolucionado que ha estado en esta dimensión o densidad para transformarse en el avatar o el gran “Chohàn” del séptimo rayo.

A.M: El conde de Saint Germain enseñaba que existe una fuerza sobrenatural que él denomina “El séptimo rayo”, cuando la energía de los ángeles del cielo y los seres humanos se unen, para estabilizar la naturaleza del planeta Tierra y de esta forma, lograr que desaparezca la maldad y reunir la armonía y la paz espiritual, con el fin de alcanzar la felicidad en forma de salud, prosperidad y amor. ¿Qué más nos puede decir sobre este tema del “séptimo rayo”?

P.D: El 7 es un número cabalístico y todo gira entorno al 7. Por ejemplo: 7 días y 7 rayos, este último constituye los subciclos de un ciclo de 14.000 mil años; ahora bien, dentro de 2.000 años vamos a finalizar ese ciclo. Si miramos con más profundidad, nos daremos cuenta que las luchas, peleas, desórdenes e ingobernabilidad de la actualidad en todo el planeta, es buscando la independencia y la libertad.

Cuando comenzó la era de Acuario y las tres grandes hermandades secretas hoy conocidas como: Masonería, Rosacrucismo y Gnósticos, establecieron que cuando el sol entrara en la constelación de Acuario sería el comienzo de una nueva era, es decir, la del séptimo rayo marcada por la libertad, contrario a la era de Jesús marcada por el rayo de la justicia.

Históricamente San José (Conde de Saint Germain) fue un pivote sobre el cual se balanceó la Revolución Francesa donde el legado era: “libertad, fraternidad e igualdad”. Si nos damos cuenta, los grandes imperios de la humanidad han estado basados en el factor económico y se han desarrollado para tener más y más riqueza, llegando a su fin por razones económicas que lógicamente están mezclados con la parte espiritual de las personas, porque la mente lo maneja todo.

A.M: Paul la realidad es aquello que acontece como cierto, en oposición a la imaginación o la fantasía. Lo real sería lo que existe efectivamente. Nuestro cerebro percibe ambos estímulos el externo y según sus archivos y experiencias, interpreta la realidad, ¿qué podría agregar a este concepto?

P.D: La realidad es la acción cuántica de la mente sobre la materia. Mi teoría es que el punto de contacto de nuestra densidad tridimensional con otras dimensiones, es por medio del cerebro. El cerebro es “simplemente” una central de comunicaciones híper-desarrollada, a través de la cual, nuestro cuerpo mental nos dice “cosas“ porque todo está en nuestra mente. En la medida que evolucionemos podremos estar en contacto con aquella parte energética que tiene menos que ver con las formas, comenzando a buscar la conectividad, recomponiendo lo que el cerebro ha olvidado pues está recibiendo nuevamente la información perdida.

Armando Martí

A.M: Hace poco estabas compartiendo un libro que se llama “El séptimo rayo: decretos”. ¿Puede leernos un aparte del mismo, que contextualice mejor al lector frente a estos maravillosos secretos que el Poder Superior quiere que descubramos?

P.D: Con gusto: “Como las huestes angelicales y téricas, al igual que el reino elemental laboran con la energía primaria y no están muy pendientes de la forma, y debido a que la humanidad trata principalmente con el mundo de la forma es necesario que la consciencia de los ángeles, de los hombres y de los elementales, sea unida en forma consciente y se mezcle en un esfuerzo cooperativo para efectuar una perfecta edad de la libertad.” Para mí, todo es un plan divino, porque nada es al azar. Como dice la primera ley de termodinámica: “todo es causal”.

Antiguamente lo que se escribía podía ser interpretado de tres maneras. La primera interpretación, era de los sumos sacerdotes, es decir, grandes iniciados o avatares por encima del karma, pues lo que estaba escrito lo analizaban por conocimiento directo con la luz divina. El segundo nivel, no tenía todo el conocimiento y no podían entender todo lo que estaba escrito. Finalmente el tercer nivel, que somos nosotros, al tratar de interpretar lo escrito, es poco lo que podemos dimensionar.

La mente divina se vuelve sobre sí misma es decir el alma y al final produce la luz. Podemos hacer la analogía con un círculo, que comienza donde termina pues no hay un punto exacto, siendo este infinito. Nuestros pensamientos energéticos se expanden hasta llegar a formar la luz espiritual, elementos que en gran parte ignoramos, pues no se ha logrado explicar cómo superar nuestros pensamientos terrenales y potencializarlos a la luz divina.

A.M: ¿Entonces la dinámica de la humanidad es oscilante como el movimiento de un péndulo: de la sombra a la luz y de la luz a la sombra?

P.D: En mi concepto es natural que estemos arriba, en medio y abajo, son ritmos que se mueven en forma perpetua. Las religiones nos hablan del bien y el mal, de lo bueno y lo malo, yo lo llamaría la “desarmonía”, pues al cambiar una palabra así de simple, entenderíamos mejor el significado. La energía eléctrica que compone todo el universo y como lo establece la segunda ley de termodinámica: “para que un sistema funcione tiene que estar desequilibrado”. Si hago el intento de conectar dos cables positivos no voy a lograr la potencia para alumbrar un bombillo, pero si por el contrario, tengo un cable negativo y otro positivo, el desequilibrio de ambas me lleva a que el bombillo se encienda. Esta es la base de la creación, un desnivel que nos lleva a un equilibrio.

A.M: ¿De modo que somos energías opuestas pero complementarias que se necesitan para subsistir, tal y como lo expresa el principio filosófico chino del Yin y el Yang?

P.D: Si efectivamente ese principio maravilloso de la cultura China, encierra una sabiduría invaluable: el “dejar fluir”. Es importante adaptarnos a nuestros cambios, porque dentro de un orden son naturales; es aprender “amasar“ esta densidad de la forma con la densidad de la energía que no tiene forma, porque para estar en esta dimensión es fundamental tener forma. Toda acción produce una reacción, todo lo que siembras hoy lo recogerás mañana.

Armando

A.M: ¿En el libro que próximamente escribiremos, me insinuaste incluir la alineación planetaria que se vivió el 21 de Diciembre del 2012, en donde al parecer su efecto aumenta los desequilibrios planetarios?

P.D: Así es, en ese libro que además habíamos planeado muchos años atrás, quiero enfatizar ese momento histórico entre el 21 y el 25 de Diciembre del 2012, cuando ocurrió la alineación planetaria con la galaxia. Este nuevo ciclo es la transición hacia la casa o constelación número 13 llamada “Ofidicus”, es decir, la serpiente dominada por el serpentero o culebrero, mordiendo la ponzoña del escorpión, que anteriormente era el último signo del zodiaco. El efecto de este cambio, si es solamente energía cuántica será instantáneo, pero si no es a nivel cuántico puede demorarse meses en aparecer alguna transformación interna en el ser humano, sintiendo algunos mareos y malestares, que inclusive pueden acelerar el período de vida hacia la muerte.

A.M: Sí Paul me acuerdo perfectamente de toda la revolución que ese suceso causó en el mundo. Por ejemplo, en esa época estaba muy cercano al Foyer de Charité, un hermoso lugar de retiros espirituales católicos, que quedaba entre las colinas, cerca a Zipaquirá. Su director era el padre Fernando Umaña Montoya y fue uno de mis guías espirituales en aquel tiempo. Él nos “reveló” que con la alienación planetaria, la Tierra estaría tres días sin partículas de luz y por ello deberíamos abastecernos de agua, linternas y botiquín de primeros auxilios, pero lo más importante era “marcar” las puertas de las casas y apartamentos con el símbolo del Espíritu Santo (el Maestro German Tessarolo con una gran convicción elaboró esta imagen para colocarla en las puertas de nuestros hogares), con el fin de evitar ser atacados por fuerzas oscuras que cobrarían mucha fuerza con aquel fenómeno interestelar, y nos recomendó avisarle a nuestras familias y seres queridos, con el propósito de prepararlos para esta especie de “fin del mundo”.

A la primera familia que advertí fue a mi hermano José Julián, su esposa y mis sobrinos Andrea, Julián y Mauricio. Aterrados hicieron lo que les pedimos y como en realidad no sucedió lo que se pronosticó, ellos desde entonces, cultivaron una gran desconfianza hacia mí por ese shock espiritual y hasta hoy, inclusive explicándoles la intención positiva con que se les intentó “ayudar”, es el momento que me tienen miedo y animadversión. Me consuela que en consciencia obedecí con mucha fe la orden del padre Umaña, pero al final, todos nos equivocamos.

P.D: Armando, errar es de humanos así sea en nombre de lo divino. Por la iglesia y en su nombre, los cruzados invadieron muchos territorios y se derramó sangre en busca del Santo Grial y otros objetos sagrados y simbólicos que impulsaban esas guerra santas. Pero eso lo podemos ampliar en otra conversación.

A.M: Otro de los temas que incluiremos en nuestro próximo trabajo investigativo es el de la muerte, ¿cuál es su opinión?

P.D: El acto de morir significa que hemos desencarnado, aunque algunos solamente “descarnan”, usualmente las entidades astrales parasitarias (EAP), es decir, no atraviesan la “ventana“ y se quedan en la Tierra. Cuando una persona está en sus últimos momentos, la mejor forma de ayudarle es diciéndole: “Siga la luz, no se deje engañar, siga la luz”. La luz es la ventana o también conocida como el túnel. En el lado terrenal de la ventana de luz se encuentran los borrachos, lujuriosos, asesinos, violadores y ladrones, que de una u otra manera, han querido seguir estando en esta dimensión por no querer desprenderse de sus placeres.

Armando Martí

A.M: Finalmente Paul, ¿recomiendas como “En el libro tibetano de los vivos y los muertos” dejar de temerle a la muerte y empezar a “vivir muy bien para morir muy bien” y ver la luz a portas de la muerte?

P.D: La ignorancia es condenación y el conocimiento es salvación. Insisto que todo es un plan divino, es un solitario de ajedrez, que no es tan solitario pues lo juega nuestro divino poder. La parte que no vemos de nosotros mismos es la suprema Seidad con un pedacito de libre albedrío, es decir, somos nosotros jugando contra nosotros pero sin saber cuál va ser la respuesta. (https://www.youtube.com/watch?v=kCeCi0hgxEU&feature=youtu.be)

Ahora bien querido hermano Armando, he contestado todas las preguntas que me hiciste durante esta entrevista, ¿podría yo hacerte sólo una?

A.M: Me sorprendes como siempre Paul, pero con todo gusto lo haré

P.D: ¿Qué podemos aportar nosotros para lograr equilibrar este planeta?

A.M: Como lo plasmé en mi más reciente libro Viajero Interior: Un Camino Simple hacia la Serenidad Personal: “Por increíble que parezca, de nuestra actitud amorosa depende el equilibrio del Planeta. Los campos de energía Toroide tienen interacciones con las vibraciones de cada persona con la que saludamos, conversamos y pensamos durante el día. Una intención compasiva, conciliadora y tolerante, cambia las emisiones de partículas tóxicas emanadas de la ira, el resentimiento, la envidia y el estrés, debido a las preocupaciones por obtener bienes materiales y reconocimiento social a cualquier costo. Estas frecuencias adversas, son la consecuencia de la violencia en nuestro país Colombia y en todas las naciones alrededor del mundo. Cada pensamiento causa un sentimiento, cada sentimiento una acción y cada acción un resultado que define el futuro.”

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO