La esposa del ‘Joe’ será denunciada por homicidio

La esposa del ‘Joe’ será denunciada por homicidio

11 de agosto del 2011

Álvaro José Arroyo, ‘el Joe’ Arroyo, el más grande de todos los tiempos en la música popular colombiana, no ha podido descansar en paz. Luego de su muerte, el pasado 26 de julio, sus hijas, Nayalive y Eykol Arroyo Alonso, presentaron graves acusaciones en contra de la última esposa del ‘Joe’, Jackeline Ramón. Contrataron al prestigioso abogado Abelardo de la Espriella para que las asesorara, seguras de que a su padre lo habían obligado a realizar contratos y hacer presentaciones en medio de angustiantes recaídas de salud, como lo relató el periodista Mauricio Silva. El día de la muerte del ‘Joe’, en medio del llanto, su hija Eykol afirmó sin reparos: “Lo mataron, a mi papá lo mataron”.

El abogado De la Espriella irá lejos. Tiene preparada una denuncia ante el propio despacho de la fiscal general, Vivianne Morales, contra la esposa del ‘Joe’ y el manager de cantante, Luis Ojeda, por el presunto delito de homicidio preterintencional. Según el código penal, este delito se deriva “cuando su resultado, siendo previsible, excede la intención del agente”.

Eykol y Nayalive Arroyo creen que a su padre lo obligaron a trabajar enfermo.

Las hijas del músico y sus asesores consideran que el hecho de que Jackeline y Ojeda hayan inducido al ‘Joe’ a tomar licor después de haber superado una crisis en la Unidad de Cuidados Intensivos el 25 de mayo pasado, y someterlo, con su salud en declive, a extenuantes giras por el país, contribuyó al deterioro definitivo de su frágil salud. De tiempo atrás, el músico padecía complicaciones cardíacas y renales, diabetes, afección pulmonar y fatigas musculares que exigían un cuidado médico.

“La esposa y el manager del ‘Joe’ se excedieron en lo que querían: buscar un provecho económico”, le dijo a Kien&Ke el abogado  Abelardo De La Espriella.

Sobre Jackeline Ramón recaerá además una demanda de tipo civil. Según los abogados, tanto ella como su hermana Marianela, constituyeron, de manera sospechosa, la Sociedad Joeson Music, por medio de la cual recibirían jugosas ganancias por la explotación de las obras musicales del artista.

Las pruebas indican que esa sociedad, manejada a su antojo por Jackeline, era la única que podía recibir las ganancias de las regalías. Los denunciantes creen que la empresa se constituyó de esta manera para defraudar a los demás hijos del cantante, quienes de esa forma jamás tendrían la posibilidad de recibir los dividendos que deja la música del ‘Joe’. Una decisión que vulnera los derechos de los descendientes del exitoso músico costeño.