¿La hija del alcalde manda en Cartagena?

20 de septiembre del 2012

Egla Terán se ha convertido en el terror de los funcionarios de la ciudad. Por cuenta de ella han renunciado dos secretarios.

Gabriel Arango Bacci, Egla y Campo Elías Terán

Gabriel Arango Bacci, Egla y Campo Elías Terán

Hace varios meses, en la alcaldía de Cartagena algunos altos funcionarios expresaron su molestia por las intromisiones de Egla Terán, hija del alcalde de la ciudad, en ciertas decisiones de la administración. El tema llegó al extremó de precipitar la renuncia del Secretario de Salud, Rubén Romero Mouthon, quien dimitió a su cargo. En esa secretaría aseguran que es tal la injerencia de Egla, que sin su guiño no se mueve un dedo en esa cartera.

Luego de la salida del Secretario, el alcalde Terán explicó en algunos medios que había enviado a su hija a ese despacho para que ella hiciera una especie de veeduría que evitara cualquier asomo de corrupción. Aunque muchos se preguntaron por qué el alcalde envió a un particular a involucrarse con los asuntos públicos, el tema se fue diluyendo y nadie volvió a hablar del mismo.

Veedores de Cartagena que hablaron con Kien&Ke aseguran que con la salida de Romero la hija del alcalde, una bacterióloga de que durante varios años trabajó en la Gobernación de Bolívar como Coordinadora de laboratorio de Salud Pública, se empoderó de la dependencia y de otras secretarías. “Durante el mes en que el alcalde estuvo por fuera en su tratamiento contra el cáncer, Egla notificó a funcionarios distritales que ella sería los ojos y los oídos del alcalde mientras él estuviera fuera. Mete mano en mucha de la contratación local”, aseguró uno de ellos.

Para completar, esta semana se produjo la segunda renuncia por cuenta de la hija del alcalde. El contraalmirante Arango Bacci, quien hace varios meses fue nombrado gerente de Distriseguridad, una dependencia de la alcaldía que se encarga de la seguridad de La Heroica, dimitió a su cargo aduciendo presiones de la hija de Campo Elías.

Según Bacci, la hija del alcalde lo llamó para hacerle reclamos sobre chismes de pasillos, lo que al parecer se interpretó como una presión indebida para buscar su renuncia. En Distriseguridad aseguran que la molestia de Egla se habría producido por los hallazgos de Arango Bacci, quien encontró que uno de los funcionarios, muy cercano a la casa del alcalde, estaba cometiendo irregularidades. El oficial denunció el asunto y esto molestó a alguien en la alcaldía.

El tema tiene con las alarmas encendidas a veedores y funcionarios quienes ven con malos ojos las interferencias de la hija de Terán. Todo esto ocurre cuando la alcaldía Cartagena se encuentra en una especie de limbo por cuenta de la enfermedad que padece su alcalde.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO