La historia de álbum Panini

La historia de álbum Panini

25 de marzo del 2018

El ambiente mundialista no comienza con partidos amistosos sino con la llegada oficial delálbum del mundial.La satisfacción es completar cada hoja del libro con los jugadores y selecciones que lograron el cupo para la cita más importante de fútbol.

‘¿Cuál tiene?’ será una de las expresiones que más se escucharán a partir del 25 de marzo. Las calles serán los centro de intercambio de láminas o ‘monitas’ para completar el álbum antes del Mundial y tener en primera mano ese recuerdo de Rusia 2018.

El álbum con edición especial para Colombia cuenta con 80 páginas y 670 sticker. La portada azul y con un diseño con relieve que le transmitirá emociones y recuerdos. No es todo, en el país se venderá una serie limitada de 50 mil ejemplares con pasta dura. Creación perfecta para los coleccionistas que cada cuatro años aguardan el momento para comprar las cajas y todo lo relacionado con la fiesta del fútbol que comenzará el próximo 14 de junio.

Colombia aunque no ha participado en todos los mundiales, si siente un ambiente que se traduce en llenar este libro deportivo. Sin embargo, cuando ha clasificado la alegría se desborda y vive a flor de piel.

La creación de un objeto sin mayor utilidad, fue producto de los hermanosGiuseppe, Benito, Umberto y Franco Panini. En 1945 en su ciudad Móneda y en un kiosko al lado de la Catedral principal, comenzaron lo que después de 15 años se convertiría en una empresa y referente mundial para el deporte y entretenimiento del momento.

Hasta 1961 los hermanos decidieron dar un paso y consolidar su empresa, y lanzan el primer álbum de fútbol italianoel cual tenía en su portada al sueco Nils Liedholm, jugador emblemático del AC Milan. Dos años más tarde innovaron con el sistema de sobre con laminas y el éxito marcaría la proyección de este nuevo modelo de vivir el deporte rey.

Según la propia empresa, su primera colección de fútbol vendió 3 millones de sobres. La cifra llegó a 15 millones un año más tarde y ascendería a 29 millones en el siguiente periodo. Actualmente, se estima que Panini vende 6.000 millones de sobres al año.

El primerálbum Paninidedicado a una Copa Mundial de Fútbol fue el de México 70 y en 1980 se lanzó la primera colección sobre la Eurocopa. Al día de hoy, Panini sigue siendo auspiciador oficial del Mundial.

En total Panini ha estado presente en 12 mundiales y desde ya aseguró que tendrá la edición para Catar 2022. Sin embargo, la emoción de los colombianos en abrir cada sobre y dejarse sorprender por los nombres, selecciones y hologramas será volver a la niñez y encontrar uno de los regalos más deseados.

La espera de cada cuatro años se intensifica cuando quedan menos días para el Mundial. De igual manera, esa ansiedad también se traduce en esas ‘monitas’ difíciles de grandes jugadores como Messi, Cristiano Ronaldo o la lámina número 00 que es propia del Panini.

La obsesión también se ve reflejada en la estrategia de comprar la caja con 104 sobres. Es decir 520 ‘monitas’ para poder llenar el álbum. Esta idea tiene un costo de $ 218.400 pesos y es perfecta para que con amigos y familiares dividan gastos y comiencen una mañana o tarde a pegar láminas. El holograma que encuentre en la caja como sello, será fundamental para determinar si es una caja original.

Sin embargo, si la emoción y espera es más tranquila puede conseguir sobres desde $ 2.100 pesos en más de 20.000 puntos autorizados entre almacenes y cadenas de supermercados.

En medio de la emoción no se deje engañar y no sea víctima de las estafas y productos de mala calidad. El 95 % de las láminas que llegan a Colombia provienen de Brasil, que según la gerente de Panini en Colombia, no hay ninguna diferencia con la calidad de las italianas.

Vuelva ser el niño y déjese llevar por la emoción de llenar el álbum. Es un recuerdo que perdurará con los años y que tal vez, puedan servir de referencia para las nuevas generaciones y gocen ver cuáles eran las estrellas del fútbol internacional y que alcanzaron la historia al levantar la copa más importante del mundo.

No hay excusas para no sentir la pasión y posterior satisfacción de decir con orgullo ¡Yo llené el álbum! y lo guardé con las anteriores ediciones de certámenes y cumplir un sueño de coleccionista por convicción.

El mundial además de regalar golazos, alegrías y tristezas, también deja un souvenir propio y con un lenguaje en común: fútbol.