Conmovedor relato de una mujer que nació sin vagina

Conmovedor relato de una mujer que nació sin vagina

10 de mayo del 2016

Cuando Joanna Giannouli tenía 14 años, su mamá decidió llevarla al médico… Era extraño para la mujer que a esa edad su hija no mostrara signos de su primera menstruación.

Dos años después, a sus 16, en otra consulta médica, le diagnosticaron que padecía el síndrome de Rokintansky, un trastorno congénito que genera que algunas mujeres nazcan sin vagina, sin cérvix y sin útero, lo que le ocurre a una de cada 5.000 mujeres en el mundo.

Lea también:  “El sexo me parece aburrido”: Confesiones de un asexual

Joanna nació sin túnel vaginal. Su aparato reproductor femenino no era funcional. Clinicamente tendrían que fabricarle una vagina para poder tener relaciones íntimas.

Lea también: ¿Qué cambia en el cuerpo con la falta de sexo?

La joven fue operada a los 17 años. Después de 5 meses de recuperación en total reposo sobre una cama y haciendo terapias para expandir el nuevo cuello uterino, pudo tener relaciones sexuales con su novio, quien la conoció con la extraña condición y aceptó estar a su lado.

Giannouli admitió en una entrevista a BBC que, después de la operación, mantener relaciones sexuales era muy doloroso. Su nueva vagina era muy estrecha y pequeña. Nuevamente la operaron.

Joanna también dio a conocer que aunque físicamente estaba bien, psicológicamente no. “Es una situación insoportable que te hace sentir un gran vacío y te llena de rabia, culpa y vergüenza”, narró la joven.

Su baja autoestima generó que tuviera depresión, ansiedad y ataques de pánico. Ella dice que varios hombres se aprovecharon emocionalmente de la situación y que por eso le costó muchos años tener una relación estable.

Actualmente tiene 27 años, ha logrado sobrellevar su vida y reponerse emocionalmente. Hoy en día tiene una relación estable, lleva cinco años de noviazgo y aunque los dos saben que quizá no van a poder tener hijos propios, su pareja la apoya y, según ella, él ha demostrado que en serio quiere estar con ella.

Por muchos años mantuvo en secreto su condición pues no deseaba que las personas sintieran pena por ella. Muchas veces le pasó.

Joanna hoy cuenta su vida y todo lo que le ocurrió porque quiere apoyar a otras mujeres que padecen del mismo síndrome, el cual, según ella, no es fácil sobrellevar.