La isla que tiene a Europa en aprietos

La isla que tiene a Europa en aprietos

24 de marzo del 2013

La República de Chipre, una pequeña economía de la Zona Euro, viene experimentando una burbuja financiera y se acerca a una posible quiebra ya que sus bancos a lo largo de los últimos 5 años,  crecieron más de lo debido, permitieron que se otorgaran créditos excesivos y compraron deuda de Grecia, una nación que lleva más de dos años en recesión.

Ese fue el elemento crucial para que el gobierno chipriota tuviera que acudir a los prestamistas de la Unión Europea, para acceder a un auxilio cercano a los 17.500 millones de euros para evitar la bancarrota. Esta semana la Troika (constituida por el Fondo Monetario Internacional, Comisión Europea, Banco Central Europeo) le exigió al país la recaudación de 5.800 millones de euros a cambio del desembolso de un tramo de ayuda por valor de 10.000 millones de euros.

La inestabilidad de la nación europea ha posibilitado que agencias de riesgo como Standard and Poor’s degraden la calificación de crédito del país de CCC+ a CCC, lo que quiere decir, según S&P que Chipre es muy vulnerable y su capacidad de pago depende de condiciones económicas y financieras favorables: las cuales no existen, por lo que  probablemente el miembro de la Unión Europea no pueda cumplir con sus compromisos.

Chipre, Kienyke

La gente se apresura a sacar su dinero en los cajeros de Chipre.

Acuerdo preliminar

El viernes pasado en horas de la noche fue aprobado por el parlamento un plan alternativo que no tuvo en cuenta el impuesto a los depósitos bancarios, idea que se venía manejando y que afectaba directamente a los inversionistas rusos que no estaban dispuestos a correr con los gastos y las deudas ajenas, pues sus depósitos en este país llegan a los 16.000 millones de euros.

El compromiso adquirido por los parlamentarios incluyó nueve leyes entre las que se destaca la creación de un impuesto a los depósitos bancarios  superiores a los 100.000 euros, el cual podría llegar al 15% en menos de un año y la implementación de un fondo nacional de solidaridad  que recibirá parte de las reservas de los fondos de seguro médico y pensiones que le pertenecen a los empleados públicos.

Otro de los convenios finiquitados tuvo que ver con la reestructuración de la segunda entidad más importante del país, el nacionalizado Laiki Bank. Es así como se crearán dos instituciones: Un banco ‘bueno’ que se encargará de efectuar todas las operaciones comunes (Préstamos, asesorías, Pagos) y un banco ‘malo’ que recibirá todas las deudas hipotecarias y los compromisos que no han podido ser pagados.

¿Corralito’ a la Europea?

Con 27 naciones respirándole en la nuca, el Parlamento de la isla también tuvo que hacer uso de la propuesta más tentadora y menos popular: imponer estrictas condiciones sobre todas las transacciones bancarias.

Esto significa, como pasó en diciembre de 2001 en Argentina que las entidades expuestas a recibir una reestructuración y posterior liquidación, pueden impedir a partir del 25 de marzo que los ciudadanos saquen su dinero, evitando movimientos de pánico y el colapso del sistema. La población activa ya ha reaccionado al conocer  los planes y multitudinariamente ha ido a los cajeros bancarios a sacar su dinero, por lo que institucionalmente se ha tenido que reglamentar un tope de retiro de 260 euros diarios, cuando hasta hace unas semanas era de 1.000 euros.

El nerviosismo se mantiene en Europa y altos representantes como la canciller alemana, Angela Merkel, esperan que la nación que cuenta con tan sólo un millón de habitantes no sea capaz de contagiar a las ya sofocadas, Grecia, Italia y España.

Con el pacto establecido surgen preguntas como: ¿se evitará la bancarrota en Nicosia? ¿Los bancos serán ayudados y la gente llevará la carga financiera de un país? lo cierto es que sea cual sea la decisión de los países del euro, que en definitiva tienen la tarea de aprobar la propuesta, el resultado será doloroso para las cuentas públicas no sólo de Chipre sino de un continente europeo que aún no sale de la crisis.