La justicia tuerta, según Godofredo

La justicia tuerta, según Godofredo

19 de mayo del 2011

Escribo estas notas en medio de la más extrema indignación, con dolor de patria y apoyado, como en un báculo, sobre las múltiples ediciones de los Santos Evangelios que reposan en mi habitación. Saltan los tipos de mi fiel máquina de escribir Olivetti 22, al compás de mi furia.

Y es que en estos días, caray, se han sumado demasiadas injusticias contra la gente de bien y contra las clases y razas superiores por parte de la indiada y sus cómplices traidores, que no respetan la supremacía de la claridad de los ojos azules, la piel aperlada y la inteligencia superior (¡bendito sea mi amo Uribe!).

La lista es larga… ¿Cómo se les ocurre, carajo, dudar de la inocencia del doctor José Miguel Narváez ex subdirector del Das, quien jamás cometió crimen alguno y lo único que hizo fue proveer ideas para que saliera de circulación el hampón comunista, el tal  senador Manuel Cepeda, que debe estar en el infierno con Tirofijo?

¡Uno tiene derecho a ser autor intelectual e ideológico de tendencias de autodefensa de la sociedad! Otra vaina es que algunos amigos de uno las interpreten a su modo y que pase lo que pase. Me imagino la felicidad del vástago del infierno, del hijo del crimen, el representante bipolar Iván Cepeda. Es que no es más que mirarlo, verle su lado luciferino, sus barbas de macho cabrío, sus mefistofélicas tesis de defensa de derechos humanos, su estilito de Belcebú. ¡El patas mismo es ese bolchevique!

Gran culpa le cabe a la tuerta fiscal, cómplice de los enemigos de la nación. Además, más allá de la ley, si fuera el caso, asesinar comunistas hace parte de los deberes de nosotros los cruzados de hoy. ¿Qué tal que la “Divina Providencia” no hubiera sacado de circulación a los miles de bichos de la UP?   Estaríamos peor que en los tiempos de Pastrana. ¡Caguaneros! como bien lo dice mi sobrino Obdulio Cínico, que cada vez escribe mejor y más parecido a mí.

Y, como si fuera poco prejuzgar y condenar antes de tiempo al doctor Narváez por el caso del leninista que seguramente se suicidó, se le ocurre a la Fiscal Inmorales también vincularlo a la muerte del indio ese del Jaime Garzón, que se  atrevía a imitarme en la Televisora Nacional . Seguramente el doctor Narváez sugirió de madera comedida y sana que le cerraran la boca al payaso ese. Otra cosa es que los muchachos que trabajaban armados en la digamos… celaduría de Fedegán… decidieran tomar cartas en el asunto. El bufón del Garzón se murió por bocón, por andar enredado con la subversión. Y si no me creen pregúntenle al sucio hippie anarquista ese del Antonio Morales Riveira, que era compinche de él y a quien en gran decisión en esa época, mi tío y mentor ideológico Carlos Lleras de la Fuente le quitó la columna de  El Espectador por grosero.

Que dizque al epónimo doctor Narváez sólo le faltaba el brazalete de las sagradas legiones de las AUC. Si brazaletes sólo portamos los que hemos jurado fidelidad a la Seguridad Mafiosa, los que logramos convivir en San Pedro de Urabá o en las fincas cercanas a Montería. ¡Mariscal Fidel Castaño, nunca te olvidaremos! ¡Libertador Carlos Castaño, inmolado en el altar de la patria, vives en nuestros corazones!

Cambio de tercio, y lo digo porque soy un defensor de la Fiesta Brava que trata de ser atacada por mamertos y ambientalistas, todos peligrosamente socialistas. Como cuando llegó la estirpe blanca  a cristianizar y redimir a la indiada, puedo decir que soy un descendiente taurino de la Pinta, la Niña y la Plaza Santamaría.

¿Cómo se le ocurre a la Fiscalía samperista y del Polo, poner en firme la medida de aseguramiento contra el ex viceministro de Agricultura, Juan Camilo Salazar Rueda; el  ex secretario de Agricultura Juan David Ortega Arroyave; la ex directora de Comercio y Financiamiento, Camila Reyes del Toro; el ex director de Desarrollo Rural, Javier Enrique Romero Mercado; el ex jefe de la oficina jurídica del Min agricultura Tulia Eugenia Méndez Reyes; el ex jefe de la oficina jurídica, Oscar Augusto Sorder Muller; y el ex gerente de Incoder. Rodolfo José Campó Soto?

Que disque porque ayudaron a darle plata al empresariado del agro para desarrollar el campo. No hay otro modo ¿o es que van a hablar de la terrorista reforma agraria?

¿Y qué tiene de malo financiar a quienes saben hacer crecer el capital? ¿Qué tiene de malo con Agro Ingreso Seguro haberle entregado esos discretos recursos a familias de tradición en el campo, a gente buena carajo?

¿O es que ya nos tragó el comunismo y no hay derecho de hacer negocios?  ¡Para qué matamos a Jojoy carajo! ¿Para qué soltamos a esa gran dama y agradecida mujer doña Ingrid Betancourt?

¿Cómo van a meter preso a un principito delicado como Juan David Ortega Arroyave, cuya única falta es quererse parecer en la ética y las buenas costumbres católicas a Andrés Felipe Arias, ese dechado de virtudes marianas?

A ese paso ya nadie va a querer invertir un maravedí en el campo y se va a morir de hambre es la indiamenta, porque la gente como uno hace rato dejó de tragar yuca: nos alimentamos a la fija con Ensure.

¿Y qué me dicen de la agresión contra pudientes y sacras familias? ¿Qué tal molestar a una niña musa, un hada impoluta y virginal como Valerie Domínguez? ¡Métanse con un varón como su santidad Álvaro Uribe, y verán que él si les rompa la crisma!  Pero perturbar a esa reina  tachándola de falsa y de cometer peculado…   Machistas. ¿A que si hubiera sido la vieja esa feminista Cecilia López la del asunto, no habrían dicho nada?…

No merecen prestantes familias descendientes de encomenderos y ornados obispos, el oprobio y el señalamiento de la tuerta Morales. No hay juridicidad y jurisprudencia (a no ser la inmunda Constitución del 91 y su espurio estado social de derecho) que obliguen a juzgar a gente que nunca debe ser tocada, por ser ejemplo de vida cristiana como las familias Dávila y Vives Lacouture, cuya tal vez única tacha sea ser de allá, de ese Caribe de bucaneros, cimarrones, beisbolistas y demás especies rastreras, como el Morales Riveira, una serpiente barranquillera.

¡Y lo que faltaba carajo! Invitar al país a un tinterillo como el presidente de la ilegal Corte Penal Internacional para que confraternice con el peligroso gambler, el torcido jugador Juan Manuel Santos. Qué peligro. ¿Qué tal que le dé a esa multinacional del crimen por juzgar lo que acá se ha tapado con tanta dificultad para conveniencia de Antioquia y de la patria entera?  ¿Qué tal que se metan con su señoría Álvaro Uribe? Tocaría reordenar nuestras mefíticas Bacrim en el orden de una nueva batalla.

Y lo peor. Cómo se les puede pasar por la cabeza traer a Colombia por un año al paparote ese del juez Baltasar Garzón. Carajo, no va y sea que revuelque el avispero aquietado por la capa solemne de la impunidad que hemos construido en tantos siglos gracias al inalienable derecho a la maña. No tenemos culpa de haber tenido el talento de hacer, deshacer y transformar la ley al antojo de nuestro destino particular. ¡Viva Colombia!

Para acabar de completar el cuadro de horror de estos días en materia de decisiones judiciales, pues de frente… la justicia al revés. Llaman a juicio por parapolítica a  un ser transparente, generoso y nada violento como Mario Salomón Nader. No hay derecho. Además si la política no es Para, ¿entonces para qué es?  Y del otro lado, exoneran al ex representante Wilson Borja, (ala, deberíamos mandar a Cerrar al Polo) ese sí comandante de frente y de perfil.  Carajo no hay derecho, no hay justicia, no hay honor.

Y no puedo terminar este panegírico sin antes señalar de manera contundente mi rechazo nuevamente a la Fiscal parcializada que le dictó medida de aseguramiento disque por chuzadores, a filósofos de la seguridad, de la doctrina iluminada del doctor Uribe, como lo fueran y son María del Pilar Hurtado, ex directora del DAS, y al ex secretario de la Casa de Nariño Bernardo Moreno.

Que deshonra para el empresariado, para la confianza inversionista y el resto del país, que traigan a la doctora Hurtado de Panamá donde tan buena labor está haciendo como cónsul de los Nule. ¡No jodan al doctor Moreno, que eso es lo mismo que molestar a su patrón! ¿O es que quieren una carga de caballería desde el Ubérrimo que los deje por tierra? Ellos lo único que chuzaron fueron unos cablecitos por donde se salió sin querer la información.

Yo que soy abogado titulado de la Universidad la Gran Colombia (rector José Galat mis respetos a usted y a su aroma de santidad) tengo autoridad para decirlo: muy bien doctor Granados abogado defensor de doña María del Pilar Hurtado al exigir que la inmunda prensa no entre a las diligencias amañadas contra la noble doctora Hurtado y el amigo Moreno.

¡Fuera la libertad de prensa de los juzgados! Los medios fueron creados para ensalzar al gobierno, para manipular la información en beneficio de los altos, muy altos destinos de la macro economía y de la patria. La independencia de la prensa es tan nociva como libertad de cultos  ¡Nunca! ¡Una sola prensa, católica, apostólica y romana! Y si siguen así las cosas pues ¡bala señores!

PS: Gracias a los miles de jóvenes que al ser mis nuevos lectores, se suman a la tradición, el uribismo y la santísima trinidad.

Lea también: Godofredo defiende al Procurador y a Uribe

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO