La ley contra las cuentas falsas en redes

La ley contra las cuentas falsas en redes

6 de marzo del 2017

Uno de los problemas más graves de los últimos años en las redes sociales es la proliferación de cuentas falsas y nuevas que se dedican a insultar e injuriar. Una representante del Centro Democrático presentó un proyecto de ley que busca prohibir que estas cuentas falsas se extiendan y confundan al público colombiano.

Según la representante Margarita Restrepo, quien presentó el proyecto 224 a la Cámara el pasado miércoles, esta norma busca hacer que se castigue la creación de cuentas falsas o anónimas en redes sociales con el fin de difamar o injuriar a las personas. También pretende sancionar a quienes difundan noticias falsas.

“La idea es que las redes sociales tengan un filtro, necesitamos un filtro. Nos mantienen atiborrados de información y no tienen ningún filtro. La información más injuriosa proviene de ‘huevitos’, de cuentas que no tienen seguidores o que solo siguen a otras cuentas falsas”, dijo Restrepo a KienyKe.com. 

También habría un interés político en este proyecto. “Este proyecto busca combatir la corrupción y las mentiras que desde el gobierno de Juan Manuel Santos se vienen diciendo: por ejemplo, dijo que no le iba a dar un salario de 1’800.000 pesos a los guerrilleros, y ahora 1200 guerrilleros se van a ganar $1’800.000”.

Este proyecto busca combatir la corrupción y las mentiras que desde el gobierno de Juan Manuel Santos se vienen diciendo.

Representante Margarita Restrepo. Foto: Cortesía.

Representante Margarita Restrepo. Foto: Cortesía.

En el proyecto se plantea que el castigo por crear esta clase de cuentas falsas sería de uno a dos años de cárcel, además de una multa de hasta 100 salarios mínimos legales vigentes ($73.7 millones) para quienes creen esta clase de cuentas.

¿Cómo controlar las cuentas falsas?

Para Restrepo, existe la posibilidad de controlar quiénes publican informaciones injuriosas detrás de una cuenta falsa. “Si usted pone una cosa lo hace con su nombre, pero hay cuentas que se ocultan con personajes que solo se dedican a injuriar o a ofender a las personas. Los expertos saben cómo encontrar a quienes están detrás”, aseguró.

Según el ex editor de Enter.co José Luis Peñarredonda, uno de los problemas con un proyecto de ley de este estilo es la dificultad de determinar si una cuenta es injuriosa, ofensiva o incluso, si es una cuenta que ha sido creada en Colombia.

“¿Cómo se puede determinar que una cuenta realmente es creada por colombianos? Si se aprobara este proyecto, a Twitter, Facebook o Instagram les tocaría crear algún mecanismo de verificación, que igual no sería muy útil si tenemos en cuenta que usted puede simplemente crear la cuenta desde otro país”, dijo Peñarredonda a KienyKe.com.

El problema más complejo es que las cuentas falsas pueden ubicarse a nivel mundial. Por ejemplo, los sitios de “fake news” conocidos en los últimos meses en Estados Unidos que afectaron las elecciones de Estados Unidos no fueron creados en Estados Unidos, sino en países del este europeo como Croacia, Eslovenia y Ucrania.

Censura y difamación

Peñarredonda advirtió otro riesgo de esta norma: la posibilidad de que se presente censura al determinar que alguien pueda realizar una afirmación potencialmente injuriosa. “La injuria es básicamente decir algo que yo considero ofensivo. Para determinarlo un juez debe determinar que lo dicho no es ofensivo, y si lo es, podría presentarse una justificación para la censura”, consideró.

Restrepo, por su parte, aseguró que no se debe presentar un caso de censura. “Las redes sociales son como los medios de comunicación. A los medios muchas veces les ha tocado rectificar cuando transmiten noticias que resultan ser falsas, y eso no es censura”, dijo.

Reiteró que la idea no es restringir la labor de periodistas o usuarios de Twitter y Facebook que difunden informaciones sin comprobar o denuncias, pero no explicó cómo se haría esa separación. El proyecto tampoco explica cómo se determinará si una cuenta es falsa, por lo que se asume que se analizarían sus informaciones mediante los mismos estándares que usan actualmente los juzgados para determinar casos de injuria o calumnia.