Los enredos de Piedad Zuccardi

Los enredos de Piedad Zuccardi

22 de noviembre del 2010

El 22 de septiembre pasado la Corte Suprema de Justicia dictó medida de aseguramiento contra el senador Javier Cáceres Leal por sus presuntos nexos con paramilitares del Bloque Montes de María de las AUC. En la decisión de 61 páginas, inédita hasta ahora, el Alto Tribunal le da plena credibilidad a las versiones de Manuel Antonio Castellanos, alias “Chino”, un paramilitar desmovilizado que actuó desde 1999 como miembro del bloque Montes de María y jefe militar de varios municipios y que, según la Corte, supo en detalle los vínculos de políticos y paramilitares por su cercanía con jefes de las Auc.

Pero Castellanos no sólo involucró a Cáceres en reuniones con jefes paramilitares, sino que sus declaraciones sirvieron para que el Alto Tribunal pusiera ahora la mira en la senadora de Bolívar por el Partido de la U, Piedad Zuccardi, una de las congresistas más reconocidas de la Costa desde 1998. Ella heredó el poder político de su ex esposo, el liberal Juan José García, condenado por peculado.

El 11 de marzo de 2009 Castellanos se refirió, por ejemplo, a una famosa reunión celebrada en Ñanguma, jurisdicción de María la Baja, Bolívar, donde tanto Cáceres como otros políticos de la Costa tuvieron sus primeros acercamientos con el jefe paramilitar Úber Banquéz Martínez, alias “Juancho Dique”.

Castellanos recordó que en el año 2002 o 2003 se produjo una tertulia en una tienda de propiedad de “Juancho Dique”, a la que asistieron el esposo de Piedad Zuccardi, Juan José García, el senador Javier Cáceres, el gerente de la Corporación Autónoma del Canal del Dique (Cardique) y los paramilitares Pedro Abelardo López Redondo, alias “Peter” y Luis Fernando Sánchez, alias “El Profe”.

Dijo también que su jefe, “Juancho Dique”, le comentó que la reunión era para tratar algunos temas en los municipios y corregimientos que tenían que ver con contratos de vías de comunicación y salud. Según él, existe una grabación de esa reunión en la que se escucha a Javier Cáceres diciéndole al jefe paramilitar “Sí, Juancho, yo te voy a colaborar, pero colabórame a mí también”. A lo que “Juancho Dique” responde: “Sí, yo le colaboro, no se preocupe. Yo le colaboro en todo lo que esté a mi alcance, pero cuidado me van a fallar”.

Los magistrados de la Corte volvieron a interrogar a Castellanos el 12 de agosto pasado. En esa audiencia mencionó otra reunión, celebrada meses antes a la campaña de 2002, en el sitio conocido como “Casa Loma” o “Cocina Sabrosa”, en el municipio de Arjona, también en Bolívar.

Según él, ese encuentro sirvió para presentar a Edwar Cobos Téllez, alias “Diego Vecino” como jefe político de las Auc en la región, y que a esa cita habrían asistido el senador Cáceres, Piedad Zuccardi y su esposo, Juan José García, lo mismo que el alcalde del Arenal, Bori Llama, y el alcalde de Arroyohondo, Carlos Manuel Tinoco. “La reunión duró como tres horas, como de nueve de la mañana hasta la una y pico. Ya se había acabado el noticiero. Almorzaron allí”, dijo Castellanos a la Corte.

Los magistrados miran con lupa este testimonio, porque se trata de reuniones en las que habría participado la senadora Zuccardi, quien tuvo su mayor votación en el departamento de Bolívar, zona de influencia de “Juancho Dique”. El tema no es de poca importancia para la congresista, porque no es la primera vez que es mencionada por desmovilizados de las Auc. Fuentes de la Corte indican que hace pocos meses a ella le abrieron una investigación previa por presuntas relaciones con paramilitares.

Las mismas fuentes aseguran que estas declaraciones su sumarían a las ya existentes. Ahora Piedad Zuccardi deberá explicar muchas cosas en el Alto Tribunal en un nuevo capítulo de la parapolítica.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO