El amor de Falcao

El amor de Falcao

31 de agosto del 2012

Se vieron por primera vez en una iglesia evangélica en Argentina. Ella, una rubia de 1.65 de estatura; él, un hombre de cuerpo atlético y piel trigueña. En medio de oraciones y cánticos religiosos compartieron los primeros momentos. Luego Falcao García decidió invitarla fuera del escenario sacro para conocerla más.

Lorelei y Falcao disfrutando de unas vacaciones en Miami.

Lorelei Dahiana Tarón se dio cuenta de que Falcao no era un futbolista de escándalos, borracheras o harem de mujeres. Era un hombre serio, dedicado al deporte, y lo más importante para ella, entregado a Dios, aspecto que le generaba seguridad.

La religiosidad de Falcao llegó a las canchas en mayo de 2011. Después de anotar el único gol que le dio la victoria al FC Porto sobre el Sporting Braga al minuto 42 del segundo tiempo, el jugador se levantó la camiseta y dejó ver un mensaje que decía “With Jesus you’ll never be alone” (“Con Jesús nunca estarás solo”).

La argentina Lorelei Tarón sigue a su marido en todos los países donde juega.

La esposa de Falcao, de 24 años y de descendencia alemana, nació en Misiones, ciudad argentina de un poco más de un millón de habitantes ubicada en el límite con Paraguay. Es cantante y compositora. Todas las canciones son inspiradas en Falcao. “Cuando te veo correr mis ojos brillan y mi corazón palpita, no lo puedo contener” dice la letra de la canción ‘Hay una luz en ti’.

Tanto en Lorelei como en Falcao, los nombres marcaron sus vocaciones. Radamel García, ex jugador y padre de Falcao, bautizó a su hijo con ese nombre en honor al legendario jugador brasilero Paulo Roberto Falcão, apodado ‘El octavo Rey de Roma’. En el caso de Lorelei, su madre quería que su hija fuera cantante y la bautizó con el nombre de una sirena que enamoraba con su voz y llevaba tragedia a los hombres que la adoraban.

Es cantante y compositora. Todas las canciones son inspiradas en su esposo, Falcao García.

La enamorada del futbolista tiene los rubios cabellos de la sirena, pero en vez de ahogarlo en las aguas como la deidad de la leyenda, lo atrajo al altar. Se casaron el 12 de diciembre de 2007.

Abandonó su natal Misiones para seguir los pasos de su marido. Conoció Colombia, la tierra de Falcao, y comió arepas de choclo y almojábanas. La pareja vivió en Portugal por cuatro años, y ahora está radicada en España donde el futbolista juega en el Atlético de Madrid.

Se conocieron en una iglesia evangélica en Argentina. Se casaron en 2007.  

Por ahora no piensan ser padres, Falcao está consolidándose como uno de los mejores jugadores del futbol mundial, y Lorelei está comenzando su carrera como cantante y dedicándole canciones a su esposo.