La naturaleza los borró del mapa

19 de mayo del 2015

La tragedia en Salgar hace recordar otras historias de comunidades arrasadas por agua y tierra.

Armero y gramalote

La tragedia en el municipio de Salgar (Antioquia) vuelve a demostrar la fuerza con la que la naturaleza puede generar devastación y desolación.

El balance más reciente de las autoridades indica que hay 69 personas muertas, de las cuales 19 están plenamente identificadas y 37 con identificación indiciaria que debe ser verificada por los peritos de Medicina Legal. Además hay 115 personas albergadas en el Hogar Juvenil, el principal centro de refugiados establecido para atender la emergencia.

No obstante, Colombia ha sido víctima en varias ocasiones de furiosos desastres naturales con saldos de víctimas que se cuentan en decenas, centenas y hasta millares. Cada tragedia deja también numerosos damnificados y pérdidas materiales.

Pero lo más impresionante y doloroso de este tipo de sucesos es cuando las poblaciones desaparecen del mapa geográfico. Aquí algunos casos que han marcado nuestra historia.

El deslizamiento en el barrio Villatina de Medellín

La tragedia ocurrió el 27 de septiembre de 1987. Sobre las dos de la tarde, un deslizamiento de la ladera occidental del cerro Pan de Azúcar acabó con la vida de más de 500 personas y sepultó parte de este barrio del oriente de Medellín. Bajo tierra quedaron cuatro manzanas del sector.

Lea también: Tragedia en Colombia conmueve a la prensa mundial

Villatina

El deslizamiento, de 30.000 metros cúbicos de tierra, se dio como consecuencia de las fuertes lluvias. Registros de Empresas Públicas de Medellín informaron que ese septiembre había sido el octavo mes más lluvioso en Medellín, en un siglo.

Después de la tragedia, el barrio Villatina fue declarado camposanto por la iglesia católica. En la actualidad, el sector hace parte del proyecto que busca establecer un cinturón verde en la ciudad para proteger los siete cerros que la rodean, y recuperar las cuencas hídricas y quebradas.

Desbordamiento del río de Oro en Girón Santander

Las fuertes lluvias, entre el 7 y 12 de febrero de 2005, ocasionaron el desbordamiento del río de Oro, en Girón (Santander). Su raudal provocó algunos deslizamientos de tierra y avalanchas.

Giron

El fenómeno generó el aumento de los niveles de escorrentía (el caudal), destruyendo y sepultando a nueve barrios y afectando a varias zonas suburbanas.

Cifras oficiales indican que la catástrofe dejó 996 viviendas destruidas, 2 mil damnificados, más de 50 muertos y pérdidas económicas por 200 mil millones de pesos.

Lea también: ‘El loco’ que quiso evitar la tragedia de Armero

Las dos tragedias de Belalcazar (Cauca)

En noviembre de 2008, el municipio de Belalcázar (Cauca) se vio afectado por una avalancha causada por la erupción del volcán nevado del Huila y el desbordamiento de la quebrada el Cañón del Salado a causa del fuerte invierno. La furia de las aguas se llevó todo a su paso por cuatro kilómetros.

Belalcazar

Fueron dos tragedias consecutivas que despertaron varias epidemias y enfermedades. Además, la población quedó sin electricidad y sin agua potable.

El desbordamiento dejó más de 3.000 damnificados y varias casas destruidas.

Gramalote, el pueblo fantasma

El 17 de diciembre de 2010, el cerro de la Cruz crujió y se deslizó sobre el pueblo de Gramalote (Norte de Santander), a una velocidad de casi 4 kilómetros por hora. La tragedia fue producto de una falla geológica y las fuertes lluvias.

Gramalote

Pocas horas antes de la destrucción del municipio, los 5.928 habitantes evacuaron el lugar que hoy es un pueblo fantasma.

La inolvidable avalancha de Armero

El miércoles 13 de noviembre de 1985, la erupción del volcán Nevado del Ruiz destruyó totalmente el municipio de Armero (Tolima). Sin embargo, días antes las poblaciones cercanas se habían cubierto de cenizas.

Armero

El cráter del volcán Nevado del Ruiz expulsó 35 millones de toneladas de material volcánico a una velocidad promedio de 60 kilómetros por hora. La avalancha, de piedras, lodo y agua, dejó más de 25.000 muertos. Armero, entonces la ciudad más próspera del Tolima, desapareció del mapa.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO