“Me cerraron muchas veces las puertas, pero no me dejé joder”: La Negra Grande de Colombia

“Me cerraron muchas veces las puertas, pero no me dejé joder”: La Negra Grande de Colombia

3 de julio del 2016

Más allá de la alegría que le produce saberse ganadora del premio Vida y Obra 2016 del Ministerio de Cultura, ‘La Negra Grande de Colombia’ llora de sentimiento al recordar su dura lucha por salir adelante en un país que poco le abre las puertas a la gente de ‘color’.

“Cuando yo empecé, esto no era fácil. Yo empecé en el momento en que había segregación por cantidades y a mí me tocó lucharla y pelearla para entrar a televisión y demostrar de lo que soy capaz. Me ha tocado duro” dice Leonor González Mina como si viviera una y otra vez las veces en las que en lugares públicos de Bogotá le negaron la entrada por ser negra.

Leonor es cantante, actriz y folclorista, incluso llegó a ser Representante a la Cámara por el Partido Liberal. Tiene 82 años, pero el amor por sus raíces se ha convertido en un motor tan fuerte que considera que su tarea aún no termina.

Lea también: Futbolistas colombianos que han sido matoneados por ser negros

“Muchas veces me cerraron las puertas, pero yo las abrí todas, no me las dejé volver a cerrar ¡No me dejé joder!” expresa la artista con la voz entrecortada al hablar de cómo tuvo que insistir por años para poder ser aceptada en el Conservatorio de Cali para estudiar música.

“Llegue a Cali de siete años. Mi papá compró una casa para que mis ocho hermanos y yo nos viniéramos a estudiar. Entré a un colegio de monjas, pero me salí y solita me matriculé en la Escuela Pública de Santa Rosa y ahí conocí una mujer maravillosa, Doña Maria Luisa. Cuando ella me escuchó cantar me llevó al Conservatorio”, cuenta González Mina quien no borra de su memoria la escena de la primera vez que pisó la escuela de música.

Lea también: En Bogotá hay bares que no aceptan ‘negros’

“Solo Dios sabe el dolor que yo sentí cuando Doña Maria Luisa le dijo al director: “aquí le traigo un oro en bruto para que le vuelvan perfecta esa voz” y él respondió “yo aquí negros no recibo”. Lo dijo delante de mí y yo lloré como nunca”. Pero Leonor no se dio por vencida, finalmente logró entrar al Conservatorio cuando ya estaba casada y había tenido su primer hijo.

Con tono de decepción, ‘La negra grande de Colombia’ reconoce que no entiende por qué en Cali la gente siempre trata de ocultar sus mezclas. “Aquí el que no tiene Inga tiene mandinga, pero aquí hay de todo. A mí me cerraron las puertas, fue tremenda la pelea, pero de todos me he reído. Me prepararon para llegar a Bogotá a pelearla y me impuse”.

Bastó solo una oportunidad para que su carrera en ascenso fuera imparable. “Llegué con ideas de teatro y logré hacer un monologo en televisión llamado ‘La negra chambimbe’. No querían que yo lo hiciera y terminé presentándolo tres veces. Bailando, actuando y cantando” describe con orgullo la ganadora de cientos de premios, entre ellos, la Gran Orden al Mérito Cultural en el año 2009, también otorgado por el Ministerio de Cultura.

La negra grande de colombia joven

Fue así como ‘La negra grande’ logró romper las barreras y pasar de cargar un platón de ropa en la cabeza para lavar en una quebrada y cocinar en leña en su querido Robles, el pueblo donde nació; a caminar por las calles de París y Siberia, conocer al Premio Nobel colombiano, Gabriel García Márquez, en un tren en Polonia y ser en la primera mujer que grabó música del Pacífico.

“La primera vez que me sentí discriminada, pensé: “voy a ser lo que dijo mi mamá, voy a ser una mujer importante, voy a ser cantante y voy a salir del país. Voy a hacer que la gente se sienta orgullosa de que una negra los esté representando”. Y eso es lo que he hecho” afirma Leonor González Mina, agradecida con quienes a lo largo de su trayectoria la impulsaron a convertirse en quien es hoy ‘La Negra Grande de Colombia’.