La polémica credencial de la autoridad electoral venezolana

La polémica credencial de la autoridad electoral venezolana

12 de marzo del 2013

El lunes, día en que Nicolás Maduro y Henrique Capriles se inscribían como candidatos a las elecciones presidenciales de este 14 de abril, convocadas luego de la muerte del mandatario Hugo Chávez, hubo un detalle que provocó desconcierto en la prensa internacional. Para el cubrimiento de las respectivas postulaciones ante el Consejo Nacional Electoral, a los periodistas asistentes se les entregó un carné de acreditación que tenía impresa, a gran tamaño, la foto de uno de los candidatos, Nicolás Maduro, y de fondo una imagen del difundo Presidente. Esa única identificación debía ser presentada para el cubrimiento de la inscripción de las candidaturas de Maduro, Capriles y los otros seis venezolanos que decidieron postularse.

El CNE, como ente rector del Poder Electoral, se define como “responsable de la transparencia de los procesos electorales y referendarios”, y se propone en sus estatutos a “garantizar a los venezolanos y las venezolanas, la eficiente organización de todos los actos electorales que se realicen en el país y en particular, la claridad, equidad y credibilidad de estos procesos y sus resultados”.

Kienyke Elecciones Venezuela, Venezuela

El diseño de las acreditaciones para la prensa pone en entredicho la imparcialidad de la autoridad electoral desde el inicio formal de la carrera presidencial, que durará menos de un mes. El mismo lunes, Nicolás Maduro apareció en plaza pública, frente al CNE, ante cientos de miles de simpatizantes para reafirmarse como heredero de Hugo Chávez y presentar a quienes los respaldarán en campaña, entre los que se cuentan su esposa y exprocuradora de la República, Cilia Flórez; el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello; el gobernador de Aragua, Tareck El Aissami, y como vicepresidente, el esposo de una de las hijas de Chávez, Jorge Arreaza.

Testigos dijeron que grupos en las multitudes que rodeaban el CNE estaban a la espera de atacar con piedras y tomates la caravana de Henrique Capriles, por lo que su inscripción no la formalizó el candidato en persona, sino un representante de la Mesa de Unidad Democrática, agrupación por la que aspirará al Palacio de Miraflores dentro de un mes.

Lea también

La maldición de Simón Bolívar

El mausoleo de 75 millones de dólares donde permanecerá el cadáver de Chávez