La propuesta de la CAR sobre la Van der Hammen

La propuesta de la CAR sobre la Van der Hammen

26 de Marzo del 2017

Recientemente la reserva Van der Hammen ha estado en el centro de la polémica por cuenta de las intenciones de la Alcaldía de Enrique Peñalosa que tendría en mente varios proyectos urbanísticos en la zona.

Expertos en medio ambiente, desde que se conocieron los objetivos de la administración en la Reserva, ha alzado su voz de protesta.

Los ambientalistas están en desacuerdo, en la medida que las 1935 hectáreas de la reservan serían un ecosistema completo que facilitaría la producción de agua.

María Mercedes Maldonado, exsecretaria de Planeación dijo que Reserva, como su nombre lo indica, son aquellos terrenos que por sus valores existentes y su potencial hacia el futuro se reservan de usos que la puedan deteriorar para constituir condiciones totales de protección ambiental”. El eco de esas voces de protesta impulsó a la CAR (Corporación autónoma regional) de Cundinamarca a concretar las propuestas de la administración de la capital.

Así, lo que la alcaldía propone es modificar el trazado ecológico propuesto por la CAR. “Nosotros no pretendemos tener menos áreas de verde, pero sí necesitamos, y esa es la propuesta, armonizar el desarrollo urbano con la sostenibilidad ambiental, cumpliendo esos objetivos, pero permitiendo conectar Bogotá con la región”, explicó Andrés Ortiz, secretario de planeación.

James Levit, experto en Medio ambiente de la universidad de Harvard dijo a la Agencia de noticias de la Universidad Nacional de Colombia que “Mitigar el impacto del cambio climático y proteger zonas de reserva ecológica son objetivos que no tienen reversa y que deben unir a todos los sectores de la sociedad”.

“El experto recordó que la Comisión Mundial sobre la Economía y el Clima ha advertido que en los próximos 15 años se necesitarán 90 trillones de dólares en infraestructura, incluidos energía, telecomunicaciones y transportes. Esto quiere decir que es necesario invertir en la protección de bosques y zonas verdes más del doble de lo que se ha gastado en todo el planeta”, informó en el medio universitario.

En esa medida,  la conservación de esa clase de espacios, y en eso confluyen la mayoría de expertos, es una obligación del gobierno, pues el derecho a un ambiente sano está consagrado en la constitución. Que se lleven a cabo intervenciones en la Reserva, sobretodo de tipo urbanístico, significaría una irresponsabilidad que alteraría gravemente el equilibrio ecológico.

“Por ejemplo, el proyecto que lidero en Harvard, con el apoyo del Lincoln Institute of Land Policy, llamado Red Internacional de Conservación de Bosques, consiste en compartir técnicas financieras entre los países; así, ideas que surgen en Europa las llevamos a Chile, o de Australia a Estados Unidos”, dijo el experto.

Para él la reserva “es un espacio que une a los ciudadanos con la naturaleza, pero quizá lo más importante es que su conservación protegerá a la ciudad de la crudeza del cambio climático, por ejemplo, evitando inundaciones”.