La Señora Universo colombiana que terminó azotada por los rusos

14 de septiembre del 2012

Luego de ganar el concurso de Señora Universo en Rusia, Layla Martínez tuvo que soportar toda clase de críticas de los medios de ese país que la acusaron de comprar la corona y ser esposa de un mafioso.

Layla Martínez

Layla Martínez

La ciudad rusa de Rostov del Don está situada al suroeste del país, cerca a la desembocadura del Don, un enorme río de cerca de dos mil kilómetros de longitud. Allí, el 12 de agosto pasado la colombiana Layla Martínez fue coronada como la señora más bella del mundo por encima de 54 mujeres de varios países como Estados Unidos, Alemania, Croacia y Venezuela, entre otros.

Layla ganó el concurso Señora Universo, que se realiza desde hace 40 años. Aunque similar al reconocido Miss Universo, sus requisitos son diferentes: las participantes deben ser casadas y tener al menos un hijo. En la última edición hubo una madre de siete hijos y otra que contaba 55 años.

Durante la ceremonia de coronación todo fue alegría para Layla. Las reinas vistieron trajes tradicionales de cada país, desfilaron en vestido de baño y también cantaron karaoke. Luego vino la premiación, donde la colombiana fue escogida como la más bella por encima de la representante de Estados Unidos, virreina, y la de Kenia, que fue tercera. Layla, de pelo castaño y piel morena, vestía un traje rojo largo de profundo escote cuando le impusieron la corona plateada y le entregaron un enorme ramo de flores rosadas.

Layla Martínez
La colombiana era una de las favoritas desde que llegaron las reinas a Rusia.

Pero su felicidad se tornó en rabia y tristeza luego de que los medios rusos la señalaran de comprar la corona con dineros del narcotráfico. Unos afirmaron que detrás de la señora universo había un narcotraficante; otros, como el portal http://24smi.org, publicaron lo siguiente sobre el esposo de la reina: “Se ha informado que, literalmente, obligó a su esposa a participar en el concurso. Eso se vio en la competición. Algunos medios de comunicación tienen la audacia de afirmar que la victoria de Layla fue pagada por los señores de la droga colombianos y la mafia”.

Otro periódico de la región de los Urales publicó lo siguiente: “Según la edición digital de ET-Ross, la prensa colombiana informó que Layla es la esposa de uno de los más famosos en el país de narcotraficantes, Juan Carlos Martínez, apodado ‘Pucho’. Los periodistas afirman que forzó a su esposa a tomar parte en la prestigiosa competición y vino personalmente a Rusia a ver el espectáculo”.

Al parecer, lo que hicieron varios medios de Rusia fue mezclar información de forma irresponsable. No advirtieron que el esposo de la reina es Juan Carlos Cantillo, un comerciante con quien la reina se casó hace siete años, y no Juan Carlos Martínez, cuyo nombre se relaciona de inmediato con el del ex congresista de igual nombre, que ha tenido varios líos con la justicia y se encuentra preso en Bogotá. Por otra parte, ‘Pucho’ no es el alias de ningún mafioso buscado. Ese sobrenombre lo tiene el ex alcalde de Yumbo Carlos Alberto Bejarano, que en 2006 fue señalado por el presidente Álvaro Uribe de estar aliado con bandas criminales al servicio del narcotráfico en Antioquia.

[youtube width=”540″ height=”304″]http://youtu.be/zCwireA0Fg0[/youtube]

Layla, una abogada de 26 años, tiene una niña de cinco años. Curiosamente, la reina ha llenado las páginas de los diarios por una polémica declaración en la que afirmó que la infidelidad de los hombres se justifica “si no tienen todo lo que quieren en la casa”.

Layla añadió: “Yo soy de las personas que piensa que así como nosotras tenemos derechos, ellos también los tienen. Quiero recordarles también que la naturaleza del hombre es esa: ser infieles. Al hombre todo le entra por los ojos y a una por el oído”.

Aunque el peor momento ya pasó, el triunfo de Layla se vio empañado por el estigma de la mafia que parece perseguir en todo el mundo a los colombianos.

Lea también

Las reinas de los narcos

De amante de mafiosos a esposa de su carcelero

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO