La reina que no va a dejarse quitar la herencia de Jairo Varela

La reina que no va a dejarse quitar la herencia de Jairo Varela

11 de Septiembre del 2012

La chocoana Damaris de Diego sorprendió con su belleza en el reinado nacional de Cartagena en 1994, año en que resultó coronada la vallenata Tatiana Castro. Tenía 18 años. Era arrolladora y su gracia y personalidad convencieron al jurado. Tres años después ese mismo encantó sedujo a Jairo Varela, el director del Grupo Niche. El compositor no dudó en escogerla para protagonizar el video de uno de sus trabajos musicales más recordados: ‘Eres’.

Varela enloqueció de amor por aquella joven de padres chocoanos, nacida en las entrañas del puerto de Buenaventura. Comenzó entonces una relación frenética, apasionada y llena de altibajos que duró 15 años y solo pudo acabar la muerte del compositor, el pasado 8 de agosto.

Damaris lo acompañó en momentos difíciles, como cuando Jairo Valera fue detenido en 1995, acusado de enriquecimiento ilícito. Momentos que pusieron a prueba su templanza. También estuvo a su lado cuando en 2007 Varela sufrió el primer infarto, así como cuando juntos lucharon por detener fallidamente un embargo de la Dian sobre la sede del Grupo Niche, por una deuda superior a 3.000 millones de pesos en impuestos.

Damaris de Diego
Damaris tuvo una relación cordial con los cinco hijos de Varela.

Pero también vivió las mieles del éxito. Durante cuatro años disfrutó, sin restricciones, de una gran vida en Estados Unidos junto a Varela. Fue una época inolvidable para Damaris en la que se sintió como una verdadera reina.

Quienes fueron testigos de la relación saben lo tormentosa que fue, aún en medio de una atracción inocultable que llevó a Varela a componerle a su mujer una canción con su nombre, ‘Damaris’, y que dice: “Parece débil, pero es mentira. A veces terca pero está hecha a mi medida”.

La reciente muerte del compositor puso a Damaris en una situación inesperada. Y, para ella, inexplicable. Jairo tuvo cinco hijos anteriores al encuentro con la reina: Yanila, María Alice, Cristina, María Camila y Juan Miguel, que están dispuestos a pelear la herencia de su padre hasta las últimas instancias. Actuaron contra ella desde el mismo día de la muerte de Varela y durante los días de duelo.

En el homenaje en el Concejo de Cali, una empleada de la organización del grupo Niche tomó el micrófono para informar que los cinco hijos de Jairo se pondrían al frente de la famosa banda salsera: contratos, presentaciones, montajes de conciertos, entre otros temas. Fue la manera de declararle la pelea. Procedieron a contratar al abogado Abelardo de la Espriella como apoderado para defenderles sus derechos en la herencia de su padre.

Damaris de Diego y Jairo Varela
La relación de Damaris de Diego y Jairo Varela duró quince años.

Damaris contrató a otro peso pesado: Jaime Granados. Esta dispuesta a defender sus derechos y el patrimonio que construyó en los quince años de vida con el compositor. “No estoy en ninguna disputa por la herencia de Jairo. Yo he querido hablar con sus hijos para arreglar las cosas, pero ellos me tiraron la puerta en la cara”, asegura Damaris, quien habla por primera vez del tema.

Enterrado Jairo Varela, las relaciones entre sus hijos y Damaris se fueron al piso. Ella no pretendía nada distinto a un arreglo justo, sin abogados, y para lograrlo llamó a Yanila, la hija mayor de Jairo, quien no quiso reunirse aduciendo no tener tiempo.

La animadversión de los hijos hacia ella se hizo sentir el 8 de agosto, cuando Damaris se presentó en la sede del Grupo Niche para cancelar cuentas y pagar deudas. Cuál no sería su sorpresa cuando el portero le trasmitió la orden de que no podía entrar. Damaris se retiró confundida pero intentó conservar la calma hasta el domingo 2 de septiembre, cuando se topó con un extenso artículo en El Espectador titulado: “Puja por herencia de Jairo Varela”.  Damaris niega la puja y asegura que lo que tiene Niche por delante es mucho trabajo.

Ella tiene claro que los quince años de convivencia con Varela le dan un derecho inexpugnable sobre los bienes y dineros derivados de la orquesta. “Dicen que me quiero quedar con todo. Pero no lo pueden decir porque yo no he hablado con los hijos de Jairo sobre el tema. Aquí la engañada he sido yo”.  Pero lo cierto es que además tiene un as bajo la manga.

Damaris
Damaris de Diego representó al Chocó en el Reinado Nacional de Belleza de 1994.

En 2001, Varela la hizo partícipe de su patrimonio. Según el registro de Cámara de Comercio rotulado con la matrícula 568608-3 del 22 de agosto, ella aparece junto a su madre como socia de la empresa D.D Entertainment, una empresa cuyo objeto es “la representación de cantantes, compositores, orquestas en especial al Grupo Niche, ya que la sociedad posee todos los derechos comerciales sobre ella y el manejo del sello disquero PPM”. El mismo sello musical con el que Jairo Varela grabó sus éxitos durante varios años. La firma autorizaba a Damaris para formalizar contratos y organizar conciertos en Colombia, porque la operación en Estados Unidos estaba a cargo de Yanila, la hija mayor de Jairo, a través de otra empresa.

Abelardo de la Espriella, abogado de los hijos del compositor, asegura que hasta ahora no ha sido reconocida la unión marital de hecho de Damaris y Jairo Varela, la cual deberá ser certificada por un juez. La familia está realizando un arqueo de los bienes del compositor. El mismo De la Espriella dice que será el primero en reconocer los derechos de Damaris que, según él, no llegan más allá de la empresa DD Entertainment, creada para promover espectáculos. Algo muy distinto a sentirse dueña del Grupo Niche.

Aunque Damaris preferiría, como toda una reina, un camino de dialogo sin tener que llegar a los estrados judiciales, tampoco está dispuesta a dejarse arrebatar sus derechos. Una historia que apenas comienza.