Las Farc asesinaron a Álvaro Gómez, según cuatro cartas de Tirofijo

Las Farc asesinaron a Álvaro Gómez, según cuatro cartas de Tirofijo

30 de julio del 2012

Las Farc realizaron una recopilación de 1200 páginas que contiene las cientos de cartas que envió Manuel Marulanda Vélezentre 1993, fecha que coincide con las ofensivas del gobierno de César Gaviria contra las Farc,y 1998, año en que comenzó el proceso de paz del Caguán. La correspondencia es de una sola vía y en ella no aparecen las respuestas que Marulanda recibió de sus interlocutores.

En cuatro cartas clave,‘Tirofijo’se refiere al asesinato del dirigente conservador Álvaro Gómez Hurtado, víctima de un atentado cuando salía de la Universidad Sergio Arboleda el 2 de noviembre de 1995, a las 10:20 a.m. Muchas versiones se han tejido sobre los autores de este asesinato. Se ha culpado a la extrema izquierda, así como a la extrema derecha. Pero aún sigue la incógnita. Por primera vez las Farc aparecen como responsables, y en boca de su máximo dirigente. Así queda expreso en cuatro cartas que envió Marulanda, en las que se refiere al hecho de la siguiente manera:

Marulanda

Es una carta enviada al Camarada Jorge (Jorge Briceño, ‘el Mono Jojoy’) el 3 de Noviembre de 1995, un día después del asesinato de Álvaro Gómez.

NOVIEMBRE 3

Carta dirigida al Camarada Jorge

“Nota:Sobre el ajusticiamiento de Gómez hurtado (sic), podemos hacer un intercambio de opiniones con el secretariado, para ver hasta cuando se puede mantener en reserva o en qué momento oportuno podemos decirlo”.

NOVIEMBRE 5

Carta dirigida a Camaradas del Secretariado

“4. Lo de la muerte del señor de las “Repúblicas independientes”, (así llamaban a Álvaro Gómez Hurtado) creo que podemos estudiar cuando conviene hacerlo saber. Por ahora que hagan inteligencia a ver si descubren quien fue.”

DICIEMBRE 2

Carta dirigida al Camarada Alfonso Cano

“Camarada Alfonso.Lo saludo cordialmente y aprovecho para contestarle.

1. Lo de Gómez, mejor no decir nada. Se llegará el día para ello”.

DICIEMBRE 4

Camaradas del Secretariado

“Los saludo cordialmente en unión de todos los que los acompañan y al mismo tiempo para comentarles: (…)

7. Lo del señor Gómez, debemos mantenerlo en secreto, para ver como vamos ayudando a profundizar las contradicciones, mientras bajamos otros. Y entre otras cosas los Estados mayores de bloques y comandos conjuntos no deben olvidar la creación de comandos para dar de baja a jefes políticos reaccionarios, y así ayudar a profundizar las contradicciones en el régimen político”.

DICIEMBRE 8

Carta dirigida a Camaradas del Secretariado

“Camaradas del secretariado.Los saludo cordialmente en unión de todos los que los acompañan.A continuación lo siguiente:(…)

2. Recuerdo muy bien con motivo de la muerte de Gómez, cual nuestra postura deberíamos asumir, para ver cómo se profundizaban las contradicciones en los partidos y ello se produjo. Raúl (Raúl Reyes), en cable dice que Mosquera (comandante del Bloque Sur dado de baja en 2011) lo visitó y le comentó que los mandos militares sabían quién era el responsable, cuyo documento se lo pasarían al partido (Partido comunista). Pruebas no las tienen porque no lo hemos dicho oficialmente. Alfonso, me dice que Miguel preguntó seguro que fuimos nosotros. Por ello, llamamos a Carlos Antonio (Carlos Antonio Losada), y él dijo que no y que además no tienen contacto con el partido. Seguimos indagando a los otros. Ahora nos queda por saber cuál fuente tiene el partido. Ateniéndome a ello cualquiera de nosotros que converse con ellos nos deben señalar la fuente. Para saberlo. Porque nosotros no estamos obligados a dar explicación a nadie de cosas como estas. Pero si debemos saber por dónde andan las cosas.

3. Los documentos que les voy a enviar son delicados, dicen de todo un poquito.

Sin más, cordialmente

Atte. Manuel”

Las cartas permiten ver la manera en que‘Tirofijo’ impartía órdenes, tomaba decisiones estratégicas y daba instrucciones logísticas, políticas y militares a los comandantes de los distintos frentes. Confirma la autonomía que estos tuvieron en acciones violentas, secuestros, asesinatos y narcotráfico, y la centralización que existía, en cabeza suya, respecto del lineamiento político y la interpretación de la realidad del país. Las cartas del libro hacen referencia al último tramo del gobierno de César Gaviria, y al de Andrés Pastrana hasta el inicio del Proceso de paz en 1998.