“Las farc quieren poner punto final a la lucha armada”: maría jimena duzán

“Las farc quieren poner punto final a la lucha armada”: maría jimena duzán

6 de Marzo del 2013

¿Por qué es tan optimista sobre los diálogos de paz en La Habana?

Las cosas están funcionando de una manera que yo nunca me imaginé. Hay más problemas por la dinámica del gobierno y la manera como Santos gobierna.

El gobierno tiene muchos problemas como estamos viendo, problemas de ejecución, de interlocución con sectores populares y sociales, hay marchas por todas partes. También es complicado el tema electoral. Cada vez que salen encuestas adversas él cambia de opinión sobre la importancia o no, o los avances o no del proceso.

Cuando yo estaba en La Habana, el Presidente salió a decir que si no se avanzaba se levantaba de la mesa. Esas declaraciones causaron gran estupor dentro de la delegación colombiana en La Habana. Santos debe echarse al hombre el proceso. Siendo un jugador de póker debería apostar a fondo.

¿Qué la hace pensar que las FARC de hoy son distintas a las de años atrás?

Yo las conozco desde todas las etapas, desde La Uribe. Siempre había creido que era una guerrilla dura, inamovible, que no está sintonizada con esa Colombia urbana que ellos desconocen cada vez más.

Pero lo que encontré fue una guerrilla que llegó a la decisión final de que ya no va más la lucha armada. Es un avance histórico porque nunca las conversaciones, ni en La Uribe ni en Tlaxcala ni en el Caguán partieron de esa base. ¿Y por qué lo supe? Por un elemento que para mí fue contundente: si una guerrilla decide seguir unas conversaciones de paz que en ese momento eran clandestinas después que le matan a su jefe máximo abatido por el Ejército, Alfonso Cano, y decide al otro día hacerle saber al presidente Santos que ellos siguen, es una guerrilla que está aquí para no devolverse. Eso me recuerda al M-19, movimiento guerrillero que fue realmente sincero con el país y dijo: quiero hacer esta paz, se sentó y la hizo.

¿Qué tantos son los avances entre las partes?

En el tema agrario, Iván Márquez dijo que ya tenían dos cuartillas, pero el gobierno me dijo que eran ocho. Quizá no sea mucho pero es que después de 50 años de discusiones y de peleas a muerte, de una guerra infernal, haber logrado estos avances en tres meses es bien importante.

Kienyke Diálogos de paz

¿Qué piensa de la presencia de congresistas y la sociedad civil en los diálogos?

La impresión –cuando yo estuve en La Habana– es que había declaraciones de dirigentes políticos totalmente fuera de lugar. Creo que el gobierno y las FARC decidieron buscar un grupo de congresistas para informarles lo que estaba pasando.

¿Y cómo harán política las FARC?

Una cosa es deponer las armas para hacer política y otra que eso signifique llegar al Congreso.

Iván Márquez me habló de tres movimientos políticos: dos movimientos que son clandestinos hoy y que estarían siendo construidos desde la clandestinidad. Me habló del movimiento Bolivariano y otro que no conocía, que son las dos operaciones políticas que montó Alfonso Cano durante muchos años. Para mi sorpresa no tocó la Marcha Patriótica.

Lo que están planteando es dejar las armas para entrar a hacer política y es distinto a entrar al Congreso. Yo los vi muy dispuestos en ese sentido.

¿Cómo analiza el liderazgo de Humberto de la Calle como jefe de la delegación colombiana?

A las Farc la guerra los ha ido aislando de muchos eventos que han sucedido en este país y Humberto de la Calle se los recuerda. Junto con Sergio Jaramillo, el duro, el que impone las cosas, los ritmos, han hecho un gran equipo.

¿Y desde cuándo se volvió optimista sobre este proceso de paz?

Yo llegué pesimista, iba a hacer un informe pesimista porque pensé que eso era lo que estaba sucediendo. Hay muchas cosas en que todavía no están de acuerdo pero soy tremendamente optimista desde el punto de vista del ambiente que vi y de los pisos sobre los cuales comenzó este acuerdo. También de que las FARC están dispuestas a no salirse de la mesa y de no salir de la Habana hasta que haya paz.

¿Usted cree que el acompañamiento internacional que tienen las negociaciones es suficientemente fuerte para garantizar el éxito del proceso y posteriormente el manejo del posconflicto?

Para mí ese es el éxito de este proceso. Cuba ha sido fundamental para montar este esquema, para darle un orden y respetabilidad a las dos partes.

Lo segundo, el acompañamiento de los países cuyos presidentes de gobierno están regidos por presidentes de izquierda estilo ‘chavista’ socialismo siglo XXI, todos están de acuerdo en este proceso.

La suma de todo, me hace ver con optimismo las conversaciones de La Habana.