Las pruebas del desfalco a la salud

Las pruebas del desfalco a la salud

12 de mayo del 2011

El pasado 2 de mayo, la ex coordinadora de recobros del Fosyga, Claudia Patricia Rojas, madrugó a las 6:30 a. m. a que una manicurista le arreglara las uñas a domicilio, en su apartamento del barrio Chapinero. En ese momento, agentes de la Dijín entraron al apartamento, le leyeron sus derechos y buscaron pruebas para incautar. En el closet del cuarto principal encontraron $7’500.000. Bajo la cama, en una caja de un DVD, había $11’000.000. En otro cuarto, dentro del bolso personal de Claudia Patricia, encontraron $2.960.000. Sobre la cama, sin ninguna envoltura, $1.090.000. ¿Qué hacía Claudia Patricia con $23’300.000 en efectivo en su casa? No los pudo justificar.

Pero no sólo encontraron dinero. Los agentes hallaron documentos comprometedores: varias resoluciones del Ministerio de Protección Social, como la 0005435 del 30 de Diciembre de 2009, en la que la cartera aprueba el presupuesto del Fosyga para 2010; la resolución 0530 del Ministerio de Salud, que reglamenta los artículos de la Constitución que tiene que ver con el Fondo Nacional del Pasivo Prestacional del Sector Salud, que ya no existe, pero que antes de la ley 715 de 2001, era el encargado de financiar y proporcionar todos los recursos de salud y pensiones. Así mismo, tenía en su poder los  acuerdos 155, 750, 144, 141, 823, que tienen que ver con temas de financiación a la salud.

A los 5 capturados les encontraron abundante documentación de uso privativo del ministerio de protección social.

Claudia Patricia también tenía documentos del Ministerio correspondientes a los incrementos de los recobros  por servicio no POS, es decir, los servicios médicos que no cubre el Plan Obligatorio de Salud. Una página causó curiosidad a los investigadores y también fue incautada: tenía la impresión del pantallazo de la pagina web de Susalud EPS, un nuevo nombre que aparece en la lista de las entidades involucradas en el escándalo del desfalco a la salud.

Otro de los hallazgos de gran importancia para la investigación que adelanta la Fiscalía, fue el de la empresa fachada de asesorías QAB Consultores, de Édgar Medina Millán, quien ya fue imputado y está recluido en los calabozos de la Sijín, que funcionaba en un centro virtual en el Parque de la 93 llamado e- Business Center. Según el fiscal del caso, Mario Montes, en la empresa no existen funcionarios ni oficina física como tal, sólo hay una recepcionista que recibe llamadas y correspondencia.

En la casa de Millán también encontraron una caja de cartón, enviada por Aeromensajería y marcada como “EPS Colpatria”, una carpeta de nombre “Total Protección S.A.” y tres cuadernos,  dos de ellos titulados como “EPS Fecolsa” y “Sanitas Internacional”.

A Héctor Mauricio Durán Poveda, otro de los imputados por los recobros al Fosyga, le fueron encontrados varios cuadernos rojos que contienen información de contabilidad y finanzas escrita a mano. Estos podrían ayudar a establecer cuánto dinero recibió el supuesto asesor y algunos terceros que podrían ser vinculados a la investigación.

Formularios ECAD libros de contabilidad y documentos de diferentes EPS son las pruebas más valiosas para la investigación. Cortesía: El Espectador

John Carlos Lemus, capturado el viernes 30 de abril, tenía guardadas en su casa varias tarjetas inteligentes de sistemas de proximidad de las EPS Compensar, Coomeva y Sanitas EPS. En su oficina los investigadores encontraron cuatro sellos en regular estado con el logo de La Nueva EPS.

Otro de los “asesores”, imputado por el desfalco a la salud, fue capturado en un operativo simultáneo al que la Dijín hizo con otros agentes en la casa de Claudia Patricia Rojas. Se trata de Luis Andrés Ruiz, a quien los investigadores le encontraron abundante material probatorio.

Ruiz tenía en la sala de su casa, ubicada en el barrio Bochica, al sur de la capital, dos cajas grandes de cartón en las que los agentes encontraron documentos que corresponden a recobros que varias EPS le hicieron al Fosyga, y  un importante número de hojas que se titulaban “cuentas por cobrar por edades”, al parecer de afiliados de diferentes Entidades Prestadoras de Salud.

En la oficina de Ruiz, ubicada en calle 77 con carrera 13, donde funciona un Centro de Negocios, reposaba una carta de retiro voluntario de una persona afiliada a la caja de compensación familiar del Caquetá, firmada por el Superintendente Nacional de Salud, Conrado Adolfo Vélez. Los agentes de Policía Judicial encontraron también una carpeta de título “Salud, cobros consultores”, otra carpeta con un relación de facturas llamada “Facturas no aprobadas, auditorias salud, cobros SAS” ‒SAS, la empresa consultora de Luis Andrés Ruiz‒.

Entre otros documentos, Ruiz tenía varios contratos a nombre de SAS Consultores, entre ellos con Súper Droguerías Confiar, con el Hospital Candelaria, Golden Group EPS, Unidad de Cirugías y Fracturas, Fundación Valderrama, Central de Urgencias UCI, Salud Colpatria Colombia EPS, Hospital Local María la Baja, Concesión Minera y Clínica Taller Ltda. Adicional a estos contratos, los agentes encontraron una capeta denominada “Contratos por prestación de servicios profesionales”, con varias hojas que dicen “Relación de gastos mes a mes 2010”, cifras que podrían ser muy útiles dentro de la investigación.

En la casa de Luis Andrés Ruiz, los agentes de la Dijín encontraron documentos de recobros de diferentes EPS.

Luis Andrés, de manera extraña, guardaba cajas con alrededor de 1.200 formularios de ECAT (Evento Catastrófico por Accidente de Tránsito), también 9 carpetas A-Z, todas tituladas como “Fudu Fosyga 2005 Facturacion”. En un escritorio de la oficina de Luis Andrés, los agentes encontraron una carpeta denominada “Megasalud Ltda.”, que contenía 130 formularios del Formato Único de Reclamación de Prestadores de Salud y otros 28 paquetes del mismo formato, pero para personas que han sido víctimas de Evento Catastrófico por Accidente de Tránsito. Por último, los agentes incautaron una cartilla de servicios de EPS SaludCoop y 24 hojas sueltas de la EPS Salud Cóndor.

Sin embargo, antes de los allanamientos y de estas cinco capturas, la fiscalía adelantó una exhaustiva investigación en la que interceptó las cuentas de correo de los cinco imputados. De Claudia Patricia Rojas fueron interceptadas las cuentas [email protected], [email protected], [email protected] y [email protected]  A Édgar Isaías Medina Millán, Héctor Mauricio Durán Poveda, Luis Andrés Ruiz y John Carlos Lamus,  les fueron interceptadas las cuentas de correo [email protected], [email protected] , [email protected] y [email protected]

Así, los investigadores descubrieron correos electrónicos enviados en horas poco usuales. Por ejemplo, el 10 de septiembre de 2009, Claudia Patricia Rojas le escribió a Iván Toro Molinares ‒quien aún no ha sido vinculado a la investigación‒ a las 2 a. m. del 6 de abril de 2010; luego, a Mauricio Duran Poveda a las 2:51 a. m., y el 26 de marzo de 2010 a Édgar Isaías Millán a las 3:01 a. m. Pero Claudia Patricia no es la única que escribió correos a la madrugada para generar menos sospechas. Mauricio Durán Poveda le escribió el sábado 22 de mayo de 2010 a Édgar Medina Millán y a Claudia patricia Rojas a las 4:18 am; Édgar Medina Millán, por su parte, le escribió el primero de marzo de 2010 un correo a Claudia Patricia Rojas a las 2:01 a. m.

Los investigadores de la Dijín y la Fiscalía ya tienen en su poder  más de cincuenta correos electrónicos, que comprometen a estos cinco imputados y a terceros con el desfalco a la salud. Sin embargo, el fiscal Montes advirtió que los agentes de la Dijín están recuperando los correos electrónicos que han salido y entrado de las cuentas ya mencionadas desde 2006.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO