Laura Bates: la voz universal contra el acoso sexual

18 de enero del 2015

Es una de las mujeres más influyentes del Reino Unido gracias a su página web.

Laura Bates

Fue una semana horrenda para Laura Bates. Era marzo de 2012 y cada día, de lunes a viernes, sufrió algún tipo de acoso.

La tortura comenzó con un hombre que le coqueteó mientras ella tomaba un café. Disfrutaba su bebida mientras leía un libro. No pudo evitar sentir que alguien la miraba y le enviaba señales incómodas con sus gestos.

Al día siguiente, el acosador fue más allá y quiso cogerle la mano mientras ella pagaba su bebida. Se retiró molesta del lugar y se negó al cortejo.

Lea también: El transporte público, un riesgo de asedio sexual

Luego lo sufrió en el autobús. Iba camino a casa, en el norte de Londres, cuando un sujeto, que se había sentado junto a ella, rozó su mano con su pierna. Trató de hacerlo con disimulo, pero su agresión fue evidente.

La siguiente oportunidad también fue camino a casa, solo que cuando iba llegando un hombre la siguió y le hizo propuestas indecorosas. El tipo, no contento con sus palabras, también se acarició el pantalón en su zona genital, lo que obligó a la mujer a caminar con rapidez mientras temía que el momento pudiera pasar a mayores.

Indignada, comentó a sus amigas la inédita sucesión de infortunios que acababa de vivir. Quedó sorprendida cuando ellas le contaron que era frecuente que sufrieran acosos sexistas.

Lea también: La pionera del feminismo en Colombia

Laura Bates es sin duda una mujer bonita, que con solo caminar llama la atención. Hoy tiene 28 años de edad (tenía 26 para cuando tuvo esa mala semana). Nació en Oxford, Inglaterra, pero se crió en Hackney. Estudió lenguas y obtuvo su maestría en Literatura inglesa en 2007. Pero desde entonces trabajaba como actriz en la capital británica.

Impotente sobre qué podría hacer, solo se le ocurrió crear un blog, contar sus experiencias y pedirle a sus amigas que se desahogaran con ella en la web. Publicó el 16 de abril de 2012 el Proyecto Sexismo Cotidiano.

“Cuando se lanzó el proyecto, sin financiación ni publicidad, solo pensé que sería un tema de conversación para mis amigos, para que ellos compartieran sus historias. Realmente tenía la esperanza de reunir solo 100 historias, si tenía suerte. Pero en cambio, se extendió como un reguero de pólvora a medida que más mujeres comenzaron a agregar sus experiencias. Con el tiempo, mujeres de todas las edades y todas partes del mundo también se unieron a nosotros”, contó Bates en un blog que publicó en el diario The Guardian.

Como bola de nieve

El blog creció como bola de nieve. Con el paso del tiempo no solo mujeres y hombres londinenses describieron anécdotas en las que fueron víctimas de sexismo. Los mensajes llegaban de todo el Reino Unido, más tarde de Europa y Estados Unidos, y unas semanas más tarde del mundo entero.

Su sitio web y sus redes sociales (Twitter: @EverydaySexism (inglés),  y en español: @SexismoES y @SexismoLatinoam) se empezaron a llenar de miles de mensajes e historias. Al cabo de un año llevaban más de 50 mil mensajes publicados en su página. Dos años más tarde la cifra supera las 100 mil historias.

“En una campaña que hicimos al cumplir el año del proyecto, pedimos a las mujeres que compartieran sus experiencias de acoso a través de Twitter con el hashtag #ShoutingBack. Al menos 3.500 usuarios lo hicieron en los primeros cinco días”, relató en The Guardian sobre el arrollador poder de convocatoria que han conseguido.

Sin embargo advierte que esas estadísticas, más que halagarla, le generan preocupación debido a que son muestra de que el sexismo sigue abrumando a miles de mujeres.

“Las estadísticas oficiales muestran que una de cada cinco mujeres mayores de 16 años, en Inglaterra y Gales, ha sido víctima de algún delito sexual”, denuncia.

Laura Bates, británica, puso en marcha El proyecto sexismo cotidiano

Un sitio web que la convirtió en una de las mujeres más influentes del Reino Unido

“El Proyecto Sexismo Cotidiano existe para exponer los casos de sexismo que vivimos día a día. Puede tratarse de casos serios o menores, ofensivos e indignantes, o tan triviales y naturalizados que ni siquiera nos sentimos capaces de protestar”, explica Laura en su sitio web.

Se trata de un portal muy sencillo en su diseño, que tiene forma de blog, en el que se explica el objetivo que persigue, y tiene un módulo para que los visitantes puedan escribir su historia.

Enseguida se publican las historias. Algunas son muy cortas, con incluso menos de 140 caracteres (porque los usuarios pueden enviar su denuncia por Twitter). Otras son más elaboradas, con relatos detallados del evento de acoso.

Escriben en su mayoría mujeres, aunque también se han visto publicaciones de hombres que denuncian haber sido víctimas de discriminación de género o acoso.

Lea también: Jessica, la mujer que escapó de una red de prostitución

“Puedes compartir tu historia, decir tanto o tan poco como quieras, utilizar tu nombre real o un pseudónimo. Al compartir tu historia estás mostrándole al mundo que el sexismo existe, que las mujeres lo vivimos todos los días y que es un problema válido que podemos y debemos discutir”, invita el portal.

Con Laura trabajan algunos colaboradores voluntarios, quienes le ayudan a revisar los mensajes, editarlos y publicarlos. Su web también divulga historias en 18 idiomas.

Se pueden leer casos de mujeres que cuentan cómo fueron rechazadas en un empleo por su género, o cómo sus compañeros hombres ganas más dinero aunque ellas hagan lo mismo o más. También desde miradas o piropos groseros, hasta hombres que se masturban en el bus mientras intentan tocarlas. “A menudo un ‘oye linda, oye bebé, oye cariño’ se convierte en un ‘puta, puta, puta’. No creo que eso es algo que las mujeres tengamos que aguantar”, advierte.

Su proyecto y trabajo consiguió que en abril de 2014 fuera nombrada una de las mujeres más influyentes de Gran Bretaña en la lista “La Hora de la Mujer” de la BBC.

Laura Bates será una de las invitadas especiales del Hay Festival 2015 y KienyKe.com llevará su conferencia vía streaming y redes sociales.

Algunos ejemplos

A continuación usted podrá leer algunos ejemplos de historias publicadas en Proyecto Sexismo Cotidiano por mujeres latinas y europeas sobre acoso:

-“Amanda (España): Hoy iba por la calle y un hombre me dijo que me daría su Iphone si le comía la polla… Hasta donde vamos a llegar, hasta cuando nos vamos a dejar someter”.

– “Florencia (Argentina) Hoy mi jefe me preguntó si sabía cómo iba el partido (fútbol), yo sin siquiera caer en lo que me preguntaba, él se me adelanta y contesta “Ah no, no te gusta el fútbol, pero seguro no te perdés la telenovela” (Todo esto al aire, porque trabajo en una radio) Es decir cae más simpático, o el mensaje es más fácil, hablando todo desde la estereotipación”.

– “Julia (Argentina) En una clase hice una pregunta sobre un trabajo que teníamos que hacer y mi profesor me respondió: “no hagas preguntas de rubia”.

-“Negra (México) Mi pareja no puede verme trabajar demasiado, o más que el porqué toma una actitud de enojo, buscando una excusa para regañarme o para obstaculizar mi trabajo. Cuando salgo con mis amigos y amigas y llego a a casa me ve con cara de odio, de repente también hace preguntas en tono de enojo como ¿a que hueles? ¿andabas de vaga? ¿apagaste el cel a propósito? o comentarios insinuando que soy una puta y le miento, con el pretexto de regañarme porque no lave los trastes, etc”.

– “Ari (España) Odio no poder llevar la ropa que quiera, sobre todo en verano, sólo porque así me ahorro escuchar comentarios obscenos. El machismo coarta nuestra libertad”.

– “Pepa (España) Me han hecho correr tantas veces por la calle que perdí la cuenta. estoy cansada de no poder ir a casa por la noche sin compañía porque de nuevo puedan intentar violarme. Estoy tan cansada…”

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO