“Laura no estaba escoltada el día de la muerte de Colmenares”, dice su abogado

1 de marzo del 2012

Jaime Granados, el defensor de Laura Moreno, refuta la tesis del abogado de los Colmenares, quien dijo que la escolta de ella habría asesinado al estudiante.

“Laura no estaba escoltada el día de la muerte de Colmenares”, dice su abogado

El penalista Jaime Granados, abogado de la estudiante Laura Moreno, involucrada en la muerte de Luis Colmenares, respondió a la entrevista que concedió el abogado Jaime Lombana al periodista Édgar Artunduaga, donde dejó entrever que la escolta de Laura habría participado en el asesinato del joven estudiante.

Granados dijo que la Fiscalía tiene evidencias concretas que indican que en la madrugada del 31 de octubre, cuando resultó muerto Colmenares, Laura no estaba escoltada. “Ella condujo esa noche su camioneta y recogió en su casa a Luis Andrés. En esa camioneta iban también los amigos de Luis Andrés, no los amigos de ella”, dijo el penalista.

Molesto por las declaraciones de Lombana, Granados también aseguró que a lo largo del proceso se ha demostrado que el día de los hechos el papá de Laura, Jorge Moreno, se encontraba en la Dorada (Caldas), acompañado de sus guardaespaldas.

“Primero dijeron que el asesino era Carlos Cárdenas (ex novio de Laura Moreno), ahora dicen que fue la escolta de Laura. La defensa de Colmenares no ha hecho sino confundir a la opinión con sus hipótesis. La verdad se verá en el juicio”, agregó Granados, y añadió que cuando ella fue envuelta en el caso, se sintió intimidada. Fue entonces cuando su papá le puso escolta.

El caso de Luis Colmenares tiene enfrentados a Jaime Lombana y Jaime Granados, socios en la defensa del ex presidente Uribe.

“Es muy probable que antes del infortunado hecho Laura haya andado con escoltas en algún momento. Pero lo cierto es que en la infortunada noche, ella no andaba escoltada. La presencia permanente de escoltas fue solo a partir de ese suceso”, dice Granados.

Ante esta versión, Luis Colmenares, papá del joven asesinado, aseguró a KIEN&KE lo contrario. Dijo que durante los 15 días que Laura mantuvo la relación con su hijo, siempre llegaba a su casa, en el barrio Quirinal, acompañada de guardaespaldas en un carro blindado de vidrios oscuros. “Hasta le dijimos a Luis que tuviera cuidado con esas personas y le preguntábamos por qué esa niña (Laura) andaba con ellos”.

Granados concluye que entiende el dolor de la familia Colmenares, pero asegura que este caso se debe llevar con la mayor seriedad: “Como hay un público ávido de noticias, mi contraparte aprovecha para lanzar hipótesis que no son. Lombana también ha dicho que al cuerpo de Luis se le inyectó alcohol y en ninguna parte de la imputación, a Laura y a Jessy, aparece una evidencia en ese sentido”. Y agrega: “No es la hora de venir a lanzar globos de aire y señalar irresponsablemente a la gente”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO