El perdón de una madre a quien las Farc le mataron su hijo con un libro bomba

El perdón de una madre a quien las Farc le mataron su hijo con un libro bomba

15 de octubre del 2016

“Eran las 7:10 de la noche cuando Mario llegó con un libro; escuché que dijo -Pedro mire lo que le traje-  y Pedro le respondió -gracias papá-.  Recuerdo que ese día llovía mucho y que Pedro estaba sentado en el comedor con un primo, mientras que yo estaba en el cuarto viendo las noticias. Era un libro bomba.

Lea también: El lado romántico que se ha ignorado de las Farc.

Mi hijo entusiasmado se puso entre las piernas el libro para quitarle el papel transparente que lo envolvía, cuando terminó de hacerlo una luz encandelilló la casa y sonó un estruendo impresionante. Se quebraron todos los vidrios y el techo se cayó.  Era un explosivo a presión que estaba dentro del libro. Las Farc se lo enviaron a Mario para matarlo”, le relata a KienyKe.com María Echavarría, exintegrante del EPL, madre de Pedro y esposa de Mario.

Lea aquí: A lomo de yegua, en nueve horas escapó de la guerrilla.

El lunes 14 de abril de 1997 Mario Arias, que también había hecho parte del EPL y que en ese entonces era diputado, recibió un regalo en su oficina: un libro titulado ‘La Ética de la Medicina‘, que no dudó en llevárselo a su hijo “Pedrito”, que se había presentado en la Universidad de Antioquia (UDA) para ser médico, lo que Mario no sabía es que se trataba de una bomba.

Le puede interesar: Míriam: Los ojos de Jesús Santrich.

“la onda explosiva envió a Pedro un metro hacia atrás, la mesa del comedor quedó afuera de la casa”, dice María, que se queda callada por unos 10 segundos y se desvía un poco del tema para añadir: “en este mismo espacio y justo donde usted está sentada, hace 19 años Pedro murió por el impacto de la bomba, pero no se asuste que “Pedrito” jamás se nos ha aparecido”, dice y sonríe.

“yo sentí ese estruendo y bajé corriendo descalza y preguntaba ¿qué pasó?, ¿qué pasó?, cuando vi a mi hijo en el suelo boca abajo y sin una pierna lo entendí, las Farc no descansaron hasta cobrar venganza”, afirma María.

alt libro bomba 1

¿De qué se vengaba las Farc?, responder para María fue fácil, “las Farc nos llamaban traidores por ser desmovilizados del partido Comunista Marxista Leninista y del brazo armado que era el EPL, eso fue en 1991, durante el gobierno de César Gaviria. Posterior a eso creamos el partido político con las mismas siglas del EPL, pero ahora esto no significaba Ejército Popular de Liberación, sino Esperanza, Paz y Libertad”.

“Vivir con la angustia que en cualquier momento se puede morir” 

Ese acto terrorista que hizo la Farc con el libro bomba fue el último que recibió la familia, pero no el primero. Antes habían tenido que soportar infinidad de atentados, lo que llevó a María a sincerarse con sus hijos.

“Ya me había preparado psicológicamente para enterrar a Mario, pues él ya había recibido dos atentados con granadas y estaba amenazado, entonces le dije a Pedro y a Natalia que al papá en cualquier momento lo mataban, pero que teníamos que ser fuertes y salir adelante”.

Sin embargo, María sentía algo más, una especie de intuición de mamá que la hizo hablar con Pedro, el primer hijo de la pareja, que nació en medio de los enfrentamientos en la selva con las Farc y el ejército.

Lea también: El comandante del EPL que se quitó las botas para hablar de paz.

“15 días antes de la muerte de mi hijo le había dicho a él –Pedro a mí me da mucho miedo que usted ande tanto con su papá, porque si a usted le pasa algo yo me muero-, llorando se lo dije y él como siempre fue alegre me decía -a fresca “Shokira”, que no nos va a pasar nada-, lo del apodo era que porque según él yo me creía Shakira, pero como soy morena me puso así. Mi muchacho era muy payaso, se mantenía contento y tenía muchas ganas de ser médico, lástima su muerte”.

“Él que tenía que haberse muerto era yo”, dijo Mario cuando después de la explosión lograron identificar que había sido el libro la bomba la causa de la explosión, “cuando mi esposo grito eso, lo abracé fuerte y le dije -amor fue un accidente-, luego me agaché para ver a mi hijo, lo llamé varias veces, le toqué la carita a ver si estaba vivo, pero mi muchacho no reaccionaba, mi actitud fue muy calmada, creo eso se debió a que mi bebé no sufrió”, sostiene la mujer.

 La historia de amor que se hizo en la selva

María es una mujer que desde que tiene uso de razón se recuerda como una enamorada de las ideas de izquierda, ella es la octava de once hermanos, nació en Santa Rosa de Osos- Antioquia, en un hogar conservador, en donde la imaginaban con hábitos religiosos por haber estudiado siempre con monjas, pero eso, no fue un impedimento para que a sus 21 años se fuera a formar parte de la política del EPL, grupo conocido como el Partido Comunista Marxista Leninista, allá conoció a su primer y único amor: Mario Arias, el también era miembro del partido y a quien las Farc perseguía para matar.

alt libro bomba 3

“En la reuniones que hacíamos para apoyar la lucha de los campesinos por sus derechos conocí a Mario, en ese entonces (1970) era secretaria contable y él estudiaba matemática pura en la UDA. Este año ajustamos 39 años juntos, nuestro “pedrito”, nació en los años 80 en una vereda, no fui al hospital y para evitar que lo matarán lo dejamos con una campesina que le tocó amamantarlo”, cuenta María riéndose, define esta época como la mejor de sus vidas.

“La hija Natalia nació al siguiente año de Pedro, a ella si la pude tener en un hospital, Mario me llevó todo creído a la clínica  y estuve como tres días y cuando fuimos a salir había que pagar 500 pesos en esa época (1980), eso era mucha plata y no teníamos, afortunadamente el gerente del hospital era un muchacho de izquierda y nos dejó ir. Luego en la salida nos colamos en una chiva hasta Apartadó”.

“Perdonamos y olvidamos lo que nos hizo las Farc

Desde que Pedro tenía un mes de nacido a la pareja le tocó escabullirse en la selva para evitar que las Farc los asesinaran, “recuerdo que yo era muy lenta para caminar entonces Mario siempre andaba con Pedrito “varias veces nos tocó correr de la guerrilla, cuando el niño tenía tres años le tocó ver el cadáver del papá de uno de sus amigos, creo que Pedro siempre entendió lo que pasaba con las Farc y fue muy maduro”, dice María.

Hoy después de 25 años de haber aguantado y sobrevivido a la furia de las Farc, la pareja le desea a ese grupo lo mejor en su proceso de desmovilización y aunque este proceso pasa por un tiempo de espera, por la victoria del NO en el plebiscito, los felicita y les pide que hagan las cosas con transparencia para que su regreso a la sociedad sea exitoso.

“Cuando el EPL y el partido Comunista Marxista Leninista se desmovilizaron hubo muchos errores, porque fuimos unos de los primeros grupos que lo hizo y no tuvimos en cuenta factores como la sectorización por edad, el género de los desmovilizados, ayuda psicológica, todo lo que se necesitaba para que un ser humano vuelva a ser persona.

Pienso que el Acuerdo de Paz vale la pena, porque ya es hora de tener un país sin Farc, los perdono porque pienso que el odio es un veneno que principalmente lo mata es a uno y a su entorno, entonces pienso que por mucho dolor que hay uno tiene que saberlo asimilar y espero que las Farc ya no tomen más el camino violento”, afirma, Mario Arias.

La familia Arias Echavarría ya perdonó la pérdida de su hijo quien fue una de las tantas víctimas inocentes que tiene el conflicto armado en Colombia, víctimas que han sido llamadas “fruto del amor, pero hijos de la guerra”. En el lugar donde murió Pedro le rinden homenaje con una admirable pintura que cuenta la historia de una víctima inocente más que por culpa de la guerra no cumplió sus sueños.