Lina Moreno en el cumpleaños de Pastrana

19 de agosto del 2011

En plena celebración del cumpleaños 57 de Andrés Pastrana, Lina de Uribe lo sorprendió en el restaurante La Brasserie.

Lina Moreno en el cumpleaños de Pastrana

Mientras Álvaro Uribe disparaba a todos los flancos en la Comisión de Acusación, Andrés Pastrana celebraba con un grupo de amigos su cumpleaños número 57 en el restaurante La Brasserie. Entre los temas que trató en la mesa, estuvo la “hackeada” a Daniel Samper Ospina y una biografía para la revista SoHo que le planteó hacer el caricaturista Matador.

En la mesa, le dijo a Darío Restrepo que estaba muy atento de su programa Sala de Redacción; a su amigo Juan Carlos Echeverry, ministro de Hacienda, le manifestó que seguía con juicio las alertas del inversor George Soros sobre el peligro que corre el euro; a Cecilia Orozco le habló acerca de la versión extendida de Noticias Uno; a Pilar Calderón, recién llegada de Panamá, la felicitó por estar al frente de la revista Diners; al excomisionado Camilo Gómez, cercano a él como ninguno, le habló de su tema recurrente, el Caguán; a la violista Liegia Ospina le dio sus opiniones sobre la versión de Mahler que dará la Filarmónica; a Gustavo Gómez le pregunto sobre su salida de Twitter; a Diana Calderón sobre la apabullante sintonía en Caracol Radio, y a Karina Chalita la tomó como informante de los últimos minutos de las declaraciones de Uribe en el Congreso ‒ella, además, lo mantuvo al tanto de las opiniones de Daniel Coronell en su Twitter‒.

En la mesa estaban en una calma divertida, hasta que, luego de terminada la audiencia del expresidente pasadas las 3.30 p. m., Lina Moreno de Uribe, quien minutos antes acompañaba a su esposo en el Congreso, llegó al restaurante con una amiga. La exprimera Dama, vestida de negro y sin una gota de maquillaje, se levantó de su mesa, se acercó a darle un abrazo a Pastrana y, de paso, le dijo a Darío Restrepo: “muy bonito el periodismo que usted hace”, quien no tuvo muy claro si se trataba de un piropo o un vainazo. Los periodistas salieron y Lina se quedó con su amiga en el lugar.

Un par de whiskies Buchanan´s 12 años, una torta de cumpleaños improvisada con profiteroles, dos o tres bromas al ministro Echeverry sobre su locomotora y, sobre todo, el humor de Pastrana, a prueba de Uribes y otras yerbas, en un cumpleaños que tuvo de regalo hasta abrazo de la esposa del exnúmero uno, al que pocas cosas le unen.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO