Encontrado muerto dentro de su carro 18 años después

13 de septiembre del 2019

La historia de un hombre que nunca llegó a su casa al caer a un lago.

Encontrado muerto dentro de su carro 18 años después

William Moldt fue reportado desaparecido en noviembre de 1997. Desde esa fecha el hombre y su vehículo no volvieron a ser vistos. Aunque tanto el sujeto como su carro fueron reportados ante las autoridades nunca más se supo de ellos, hasta hace un par de días, 18 años después.

El misterio llegó a su fin a finales del mes de agosto de este año, cuando un hombre que jugaba con la aplicación de Google Earth, quiso buscar el sector de Grand Islas, en Wellington, Florida, en el sur  de Estados Unidos, cómo se veía el sector donde vivía años atrás.

Al hacerle zoom al lago que estaba rodeado por las viviendas, el hombre vio la silueta de lo que parecía ser un vehículo. Logró comunicarse con uno de los actuales residentes del sector y le informó lo que observó.

El residente actual voló su dron personal y las imágenes le confirmaron lo que su amigo le había comunicado: en efecto había un carro en aquel lago y se comunicó con la policía local, que de inmediato llegó al lugar.

Con ayuda de una grúa el vehículo fue sacado del agua. Según los uniformados, el carro estaba fuertemente calcificado, lo que significaba que estaba en el estanque por una larga cantidad de tiempo.

Dentro del viejo automotor encontraron un esqueleto. La escena quedó a cargo de detectives de la policía, quienes asumieron la investigación. El vehículo y los restos fueron remolcados a la oficina de médico forenses para su procesamiento.

El pasado 10 de septiembre, los restos fueron identificados. Después de largos exámenes médicos, la víctima mortal fue identificada como William Moldt, un hombre reportado como desaparecido a finales de 1997.

Según varios medios locales e información oficial del Sistema Nacional de Personas Desaparecidas y No Identificadas (abreviado en inglés como NamUs), William Moldt, era un agente hipotecario de 40 años.

Al parecer, el día de su desaparición, Moldt estaba tomándose unos tragos en un bar. Al terminarse la fiesta, el hombre llamó a su novia y le dijo que iría para su casa, a la que nunca llegó.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO