Los confidenciales más insólitos de 2011

30 de diciembre del 2011

Kien&ke hizo un resumen de los sucesos más raros del año publicados en la revista.

Los confidenciales más insólitos de 2011

1. Mujer mata a sus hijos pensando que eran vampiros

En Bélgica, una madre de 30 años mata a sus dos hijos creyendo que eran vampiros que la querían asesinar.

Según información policial, la mujer llamada Landu G. padecía de esquizofrenia y el día que mató a sus hijos había consumido marihuana. Los menores tenían 6 y 7 años. En el delirio psiquiátrico sumado al efecto de la droga, la mujer pensó que los niños eran vampiros que querían su sangre. Ante ese pánico imaginario, tomó televisores, mesas y repisas para golpear a sus hijos hasta que fallecieron. Después de la muerte, la asesina no comprendió lo que pasó, solo dijo que se estaba defendiendo y logró vencer en la contienda con los vampiros. Landu G. está detenida en una prisión siquiátrica y enfrenta cargos por doble asesinato.

2. De romance con un delfín

Malcolm Brenner cuenta en el libro ‘Wet Gooddess’ cómo fue su relación con un delfín.

“Después de que hicimos el amor, el delfín puso su hocico en mi hombro, me abrazó con sus aletas y nos miramos a los ojos por un minuto” cuenta Malcolm Brenner en su libro ‘Wet Goddess’ sobre la relación íntima que sostuvo con un delfín durante nueve meses en 1970. La obra ha causado polémica entre los grupos defensores de animales y científicos, diciendo que la historia de Brenner engrandece la sexualidad entre humanos y animales, y esto es un mensaje peligroso.

3. Anciana de cien años celebra con desnudista

Quería celebrar su cumpleaños 100 con un viaje a la luna o con un show de estríper.

Apenas puede moverse pero se le ve contenta. Clare Ormiston cumplió su deseo de ver a ‘Scorpion’, un corpulento hombre vestido de marinero que durante media hora movió sus caderas hasta quedar en ropa interior. El desnudista dijo que era la primera vez que hacía el show en una fiesta de 100 años. Al final, la cumpleañera recibió los abrazos de sus hijas, de sus compañeros de la casa de retiro y una rosa de las manos del bien dotado estríper. Los ancianos le desearon a Ormiston un año más de vida para repetir la celebración.

4. Píldoras hechas de bebés muertos

Los bebés son congelados, deshidratados y pulverizados.

Hay quienes dicen que en China no se desperdicia nada. Después de varios rumores acerca de la existencia de una píldora para la resistencia hecha con bebés fallecidos, un equipo de documentalistas de Corea del Sur obtuvo las píldoras. Tras un análisis de su contenido se demostró que contienen un 99,7 por ciento de material humano. Al parecer, la empresa farmacéutica congela a los bebés muertos y luego los meten en hornos microondas para deshidratarlos, después los pulverizan y los encapsulan. Según el documental todo se hace con el consentimiento de la madre, que recibe dinero por el cuerpo de su fallecido hijo.

5. El cadáver del hada mexicana

Un hombre asegura haber encontrado un hada muerta en el jardín.

Supuestamente el hada se rompió un pie y cayó de un árbol. Su cuerpo, cubierto de brillo, se apagó por el dolor. Un obrero de Guadalajara que no conocía de medicina, y mucho menos de medicina sobrenatural, sumergió a la pequeñísima mujer entre formol. La noticia de un hada madrina en una casa corrió como “polvo mágico” y más de 3.000 personas se congregaron para verla. El obrero se enriqueció por arte de magia cobrando dinero a cada uno de los curiosos. Días después de la extraña aparición, un usuario de la red social Twitter mostró un link con fotos de un hada idéntica a la que se exhibía en México, pero las fotos eran de una muñeca plástica comprada en Disneylandia. Aunque las pruebas de la farsa corríeron por Internet, aún hay personas que creen la leyenda y siguen pagando por verla.

6. Agujas con sida para detener ladrones

Una médica decoró la reja de su casa con jeringas que contienen sida para evitar que la roben.

“Muro con sangre. VIH positivo. NO PASE” es el mensaje de un cartel colocado en la reja de una casa en Brasil. El letrero es una amenaza cierta. En la parte superior de los barrotes que rodean la vivienda, hay una docena de jeringas que contienen agua mezclada con sangre infectada de sida. La dueña de la idea es médica de un hospital en la periferia de la ciudad, y fue allí donde consiguió las muestras letales. La decisión la tomó luego de haber sido robada en varias ocasiones. La junta vecinal se quejó ante la policía, pero los agentes respondieron que no podían hacer nada por ser propiedad privada.

7. Mi hijo por un video juego

En China una pareja vendía sus hijos para jugar.

Hace unos años, los vicios que más imperaban eran el alcohol, las drogas y el cigarrillo, actualmente, con el auge tecnológico, hay vicios nuevos y por esos vicios son capaces de perderlo todo, e incluso a los hijos. En 2007, una pareja de jóvenes, Lin Li y Li Juan, se conoció en un ciber café de China. Los dos tenían gran afición por los juegos en línea y así surgió el amor y la complicidad. Al año de conocerse, los juegos virtuales se tornaron reales y Lin Li quedó embarazada. Cuando nació el bebé, la pareja dejaba al recién nacido a la merced del olvido para seguir alimentando el vicio. En 2009 la mujer volvió a quedar encinta y nació una niña. La joven pareja estaba desempleada y, ante hambre que se avecinaba y una compulsión por el juego que los consumía, decidieron vender a la segunda hija por 300 yuanes equivalentes a 500 dólares, que gastaron en pocos días. Vieron que era buen negocio tener hijos, y, como si se tratara de mercancía, vendieron al hijo mayor por diez veces el valor de la niña. Al año ocurrió lo mismo con un nuevo hijo. La madre, arrepentida por procrear para vender, se entregó a las autoridades.

8. Robaba cadáveres para vestirlos como muñecas

El ruso Anatoly Moskvin, de 45 años, tenía una extraña afición. A altas horas de la noche, marchaba rumbo al cementerio y, con sigilo, desenterraba cadáveres frescos de mujeres entre de 15 y 25 años. Luego las llevaba a su casa, donde las vestía como si fuesen muñecas. A algunos les ponía rostro de oso de peluche; a otros los decoraba con sombreros y pañoletas. Moskvin habla 13 idiomas y es considerado un genio en su ciudad, Nizhny Novgorod. También es conocido por su afición a los cementerios, ha visitado 750. Los familiares de Moskvin hallaron los cadáveres y de inmediato informaron a la policía. Al menos 20 cuerpos de mujeres se encontraron en la casa del ruso, que afirma estar escribiendo un libro sobre cementerios.

9. El cadáver de un extraterrestre en el congelador

Una mujer rusa asegura tener restos de extraterrestre en el refrigerador.

Según Marta Yegorovnam, en el verano de 2009 vio un destello de luz de luz en el cielo que se acercó a gran velocidad a la tierra hasta estrellarse. Ella corrió guiada por el destello y encontró una nave metálica en llamas. Al acercarse un poco más vio un ser con la cabeza de gran tamaño y ojos saltones, casi incinerado. Yegorovnam recogió los restos del ser que ella llama alienígena y los llevó a su casa donde los guardo en el refrigerador. No es la primera vez que alguien asegura tener un cuerpo extraterrestre, otros casos se han dado en Siberia, Rusia y Brasil.

10. Descubierto teniendo sexo con un burro

El hombre descubierto alegó que era una mujer que se convirtió en burro

Los agentes de la policía quedaron sorprendidos al pasar frente a la casa de Sunday Moyo, en Zimbabwe. El hombre estaba teniendo sexo con un burro que estaba atado a un árbol. Al sentirse sorprendido por los agentes, dijo que había contratado a una prostituta que se convirtió mágicamente en un burro. Además, dijo sentirse enamorado del animal. Moyo estaba ebrio cuando fue encontrado.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO