Los últimos días de Santofimio en libertad

Los últimos días de Santofimio en libertad

31 de agosto del 2011

Alberto Santofimio completaba este 23 de octubre tres años de estar en libertad, después de haber permanecido el mismo tiempo en la cárcel La Picota. Combinaba su vida entre Ibagué y Cartagena. En el casco antiguo, en el barrio San Diego, Santofimio conservaba una casa donde pasaba largas temporadas dedicado a leer, escribir, tocar guitarra y a conversar con unos pocos amigos. Llevaba una vida más bien reservada. Pocas veces disfrutaba la vida de puertas para afuera en la ciudad amurallada.

En su natal Ibagué, su vida era distinta. Interactuaba con políticos y afinaba su pluma para la opinión a través del blog El Público, donde tenía un espacio titulado Alberto Santofimio Botero, que abrió por invitación del editor del sitio web y con el cual se buscaba “defender su buen nombre”.

Allí aparecen sus pensamientos desde agosto del 2010 hasta abril del 2011. El Público es un blog tolimense, editado por Luis Herrán Méndez, que publica artículos de opinión de Jorge Enrique Robledo, Hugo Neira Sánchez, entre otros políticos tolimenses de distinta filiación política. ‘La vida sin un buen nombre’, así se título su primer artículo del exministro de Justicia.

“En el trance de hilvanar el rastro de estos últimos 30 años, en los cuales ha sido evidente la sistemática saña de algunos medios de comunicación para referirse a mi nombre, y a pesar de quererle hacer honor a la buena memoria que, comúnmente, se me atribuye, me ha resultado difícil construir, en precisas palabras, la que pueda ser una síntesis afortunada del impacto moral que este fenómeno ha producido en nuestro espíritu”, expone Santofimio en las primeras líneas de este artículo en el que hace alusión a la tonelada de injusticias y tergiversaciones que se han hecho para amancillar su nombre. Más que la campaña de desprestigio de una clase específica, el exministro se refiere a la saña de los medios de comunicación en su contra, ya que incluso menciona que a su lista de libros podría sumarle uno que se llame “Las rectificaciones que jamás me publicaron en los medios de comunicación”. Finalmente, la Corte se encargó de mostrar que nunca se trató de un asunto de los medios de comunicación sino de pruebas judiciales que lo comprometen como autor intelectual del magnicidio de Luis Carlos Galán.

Santofimio hablaba en su blog de temas banales como tener que hacer filas en bancos, sus recorridos a pie por las ciudades, las visitas a bibliotecas y centros comerciales como un ciudadano del común. Contaba que las personas que lo reconocen lo felicitan, aunque en algunas ocasiones prefería negar su identidad. Incluso afirma, casi de manera delirante, que alguna vez en Villa de Leyva alguien se le acercó con esta frase: “Queremos decirle que usted es el Presidente de Colombia que no nos han dejado elegir”.

El último artículo de Santofimio en este blog es de abril de este año y lo firma desde La Querencia’, en Villa de Leyva. Es una biografía de la exgobernadora y periodista tolimense Aída Saavedra de García o Celeste Aída como una “testigo excepcional de sucesos cosidos a la historia misma de Ibagué” e hija del fundador del semanario El Derecho, en donde Aída se desempeñó como “una magistral escritora”. De ella rescata que escapó a “los desengaños que tristemente lleva implícita la actividad política donde se agigantan ambiciones, se eclipsan virtudes y se cosechan innumerables ingratitudes, y, en ocasiones, se exhibe la más increíble degradación de la condición humana”.

Entre sus escritos también hace una “Evocación de Núñez”, un hombre que despertó amores  y odios. Quería hacer de este blog una especie de autobiografía a través otros personajes. También promociona sus últimos libros, ‘Palabras y sueños’ y ‘Con mi propia voz’.

A pesar de su interés por su escritura en internet, desde hace cuatro meses Santofimio regresó al silencio, acaso esperando la decisión de la justicia. La misma que ya le llegó.  Le esperan 24 años en la cárcel.