Luka Modric, de sobreviviente de guerra a balón de oro

Luka Modric, de sobreviviente de guerra a balón de oro

22 de diciembre del 2018

Para nadie es un secreto que cada uno de los futbolistas que, hoy en día son referencia para millones de niños, debieron pasar en su infancia por grandes obstáculos hasta llegar a lo que son hoy en día y Luka Modric no es la excepción.

Antes de su nacimiento, se estaba formando uno de los conflictos más importantes y sangrientos tras la devastadora Segunda Guerra Mundial. Sus padres, debieron realizar un recorrido de 60 kilómetros para llegar a un hospital y presenciar el nacimiento de su hijo, todo para estar fuera de una atmósfera diaria de bombas y granadas de la que hacían parte.

Seis años después de haber nacido, Modric se encontraba soñando con algún día llegar a ser uno de los mejores jugadores de Croacia y el mundo. Sin embargo, una guerra generada por la disolución de Yugoslavia y el nacimiento de Croacia impactó en Serbia, creando un conflicto que duró una década hasta el 2001, provocando la muerte de 200 mil personas y el desplazamiento de varios millones más.

Su estatura y complexión fueron un impedimento para fichar por varios equipos. A pesar de esto, el NK de Croacia decidió ayudar a Modric a conseguir una prueba en el equipo de sus sueños, el Hajduk. A pesar de su excelente habilidad con el balón sus deficiencias físicas hicieron que sus dirigentes lo descartaran inmediatamente.

A sus 16 años comenzó a escalar dentro de Croacia, esta vez fichando por el Dinamo Zagreb, el más grande de todo el país. Sin embargo, no todo fue felicidad, al momento de llegar al equipo fue cedido a una de las ligas más difíciles en todo el planeta, la liga Bosnia. Cuando volvió fue prestado a otro equipo, esta vez a uno de la liga croata, donde quedó campeón. A sus 19 años ya era titular con el Dinamo, consiguiendo cinco títulos en tres años.

El despertar de un grande

Era inevitable no ver como le comenzaba a quedar pequeña la Liga de Croacia a Luka, por eso varios equipos europeos empezaron a demostrar su interés. El Tottenham ofreció 20 millones de dólares, quedándose con los servicios del croata. Allí deslumbró tanto que uno de los equipos más importantes decidió pagar una cifra, que para aquél entonces, era exorbitante. 30 millones pagó el Real Madrid por vestir de blanco a Luka Modric.

Con el conjunto merengue ya ha conseguido todo lo que soñó desde que era muy pequeño. Una Liga de España, una Copa del Rey, dos Supercopas de España, tres Mundiales de Clubes, tres Supercopas de Europa y cuatro Champions League. Un recorrido que cualquier jugador quisiera tener en su palmarés deportivo.

El único título que se le ha escapado fue coronarse campeón del mundo junto a Croacia en el pasado Mundial de Rusia tras la final con Francia.

2018, el mejor año de su carrera

Los goles, kilómetros corridos y juego en equipo el dieron el titulo del mejor jugador del Mundial al croata Luka Modric. El futbolista se destacó por su técnica y resistencia en el campo de juego, además de desequilibrar con sus tiros libres y jugadas entre líneas.

El croata, fue fundamental para cada ataque y creación de jugadas en el campo de juego que llevaron a Croacia a convertirse en subcampeón de la Copa del Mundo. Su mejor presentación en este certamen orbital.

Su nominación y premiación en los premios The Best causaron sensación, no solo por su fútbol en diferentes competencias internacionales, sino por haberle quitado la hegemonía a Cristiano Ronaldo y Lionel Messi en esta gala que se hace anualmente.

El premio más importante fue adjudicarse el Balón de oro, el premio individual con mayor importancia a nivel futbolístico. A pesar de la polémica generada por un voto ‘fantasma’ en la gala, nadie dudó de su habilidad para haberlo ganado.

El croata deberá conformarse con ser el nuevo rey del fútbol y pasará a la historia como aquél hombre que fue capaz de destronar el reinado que Lionel Messi y Cristiano Ronaldo tenían en cada premio.

¡Haga clic aquí y conozca en tiempo real toda la información de Colombia y el mundo!